Expertos europeos admiten que la UE paga la ocupación israelí

RICARDO MIR DE FRANCIA
El Periódico

Tras los acuerdos de Oslo, firmados en 1993, la comunidad internacional, con la Unión Europea (UE) al frente, asumió la financiación de la recién creada Autoridad Nacional Palestina (ANP). Confiaba en que esa autoridad transitoria devendría en breve la columna vertebral de un Estado palestino. Pero han pasado 15 años y el objetivo sigue distante. Ante la frustración reinante por el curso de las actuales negociaciones de paz, europeos y palestinos advierten de que Europa está pagando los costes de la ocupación israelí y perpetuando el statu quo.

La UE es el principal sustento de la ANP, por encima de Arabia Saudí y EEUU. Solo este año ha desembolsado cerca de 550 millones de euros, cantidad que excluye las sumas aportadas individualmente por los estados miembros. Con el dinero del contribuyente europeo se pagan infraestructuras y servicios sociales, combustible y electricidad, pensiones y salarios de profesores, médicos y funcionarios. La gran ironía es que, según la ley internacional, estos gastos debería asumirlos Israel, por su condición de poder ocupante.
Situación provisional

"Claro que estamos pagando la ocupación, todos los sabemos. Pero lo hacemos porque seguimos pensando que será algo transitorio", dice un diplomático europeo. En consonancia con las exigencias de Israel, Bruselas se afana por construir instituciones viables para el futuro Estado palestino. Pero no se atisba el final. Al igual que fallaron los plazos del acuerdo de Oslo y, posteriormente, de la Hoja de ruta, también parece que lo harán los de Annápolis. En 10 meses de negociación, israelís y palestinos no han alcanzado un solo acuerdo. Mientras, Israel no cesa de colonizar tierras y expandir asentamientos.

Entre los funcionarios europeos destacados en la región, algunos piensan que la lluvia de millones a la ANP perpetúa este viaje a ninguna parte. "A Israel le permite seguir dominando el territorio sin pagar por ello y a OLP mantener el poder y los privilegios. El único que no está conforme es el palestino de a pie; pero, como se vio tras invalidar de facto el triunfo electoral de Hamás, su opinión no le importa a nadie", dice una asesora de la UE en Jerusalén.

Escenario poco realista

Si los donantes dejaran de financiar a la ANP, que depende de su ayuda, y esta tuviera que disolverse, como abogan algunos políticos e intelectuales palestinos, Israel debería teóricamente hacerse cargo del bienestar de los más de cuatro millones de palestinos. Nadie cree que sea un escenario realista. "Ni lo hizo en el pasado ni lo hará en el futuro. Hasta 1994, Israel financiaba la ocupación con nuestros impuestos", dice Diana Buttu, exasesora del primer ministro palestino, Salam Fayad, y exportavoz de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP).

Para muchos palestinos como ella, el papel de Europa en el conflicto es "muy decepcionante". Bruselas condena repetidamente los asentamientos y la ocupación, pero las palabras nunca se traducen en medidas de presión concretas. En junio, sin ir más lejos, los 27 renovaron en bloque y sin condiciones expresas el acuerdo comercial preferencial con Israel. "Europa ha claudicado. En lugar de presionar, ha acabado haciendo lo que Ariel Sharon quería: pagar sin jugar", añade Buttu.

Aun consciente de que la política europea no está dando resultados, otro de sus diplomáticos explica el criterio dominante en Bruselas. "Nos guste o no, prevalece la idea de que cuanto más cerca de Israel estemos, más influencia tendremos".

China inicia una reforma para sacar al campo de la pobreza

Los campesinos, a quienes no ha beneficiado el boom económico, podrán transferir tierras

ANDREA RODÉS
Público

Cubierta de pies a cabeza según la costumbre de los uigur, la minoría étnica musulmana que habita la provincia china de Xinjiang, una mujer recoge algodón recién florecido bajo el sol de octubre en la localidad de Opal. Lleva trabajando en el campo desde primera hora de la mañana. "Hay que recoger el algodón antes de que se marchite", explica la campesina. Espera vender en el bazar cada saco de un kilogramo de algodón por 1 yuan (10 céntimos de euro). No puede desperdiciar ni un gramo, teniendo en cuenta el poco algodón que puede cultivar en la parcela de su familia, que solo mide 50 mu equivalente a 3,3 hectáreas, donde también plantan maíz.

La mujer forma parte de los más de 730 millones de campesinos que el Gobierno chino se ha propuesto sacar de la pobreza a medio plazo. Ayer, el Gobierno anunció una reforma clave para revitalizar las zonas rurales que incluye permitir a los agricultores que alquilen o transfieran la tierra que tienen asignada en usufructo.

En China, la propiedad de la tierra es colectiva desde 1949 y los campesinos obtienen los derechos de explotación de pequeñas parcelas por períodos de 30 años. No poseen la tierra, se quedan con el producto que cosechan en ella. El hecho de no ser propietarios disuade a los campesinos de realizar inversiones para modernizar los cultivos y hace imposible que estos sean rentables.

Pero la situación puede cambiar con la puesta en marcha de la reforma legal del medio rural decidida la semana pasada por la cúpula del Partido Comunista chino (PCCh) en su Plenario anual. El plan pretende proteger los derechos sobre la tierra de los campesinos, modernizar la agricultura y conseguir doblar la capacidad adquisitiva de la población rural en 2020.

Las medidas incluyen la ampliación de los periodos de explotación de la tierra a 70 años, permitir a los campesinos transferir o alquilar sus derechos de usufructo sobre un terreno, o usarlos como avales bancarios.

El primer mercado de intercambio para alquilar o vender derechos de explotación sobre la tierra empezó el lunes pasado en Chengdu y está siendo un éxito, según el diario británico Financial Times, que cita fuentes oficiales.
Algunos analistas internacionales dudan de que las medidas lleguen a aplicarse de forma plena, alegando la falta de acuerdo entre los dirigentes comunistas sobre una reforma encarada a la privatización de la tierra.

Sin embargo, muchos académicos chinos defienden desde hace tiempo que la liberalización del mercado rural es esencial para que los campesinos puedan enriquecerse lo suficiente como para invertir y consumir. Ello, a su vez, estimulará el crecimiento de la economía doméstica ante la crisis mundial, que amenaza con recortar las exportaciones. El objetivo del plan es doblar los ingresos de la población rural desde el nivel actual de 590 dólares por persona y año hasta los 1.200 dólares por persona y año en 2020.

[...]

Expropiaciones forzosas

En Opal todos se conocen. Ninguno de ellos ha salido de Xinjiang. La ciudad más lejana que han pisado es Kashgar, un antiguo enclave de la Ruta de la Seda, con el mayor mercado de la región, a 50 kilómetros de Opal. Por la carretera que une las dos ciudades se ven pasar los modernos vehículos 4x4 de los funcionarios locales.

Según los expertos, la reforma legal de la tierra permitirá ganar seguridad a los campesinos frente a la corrupción de los gobiernos locales. El sistema actual se ha visto plagado de usos abusivos. Los campesinos son víctimas frecuentes de expropiaciones forzosas impulsadas por la especulación inmobiliaria. En ocasiones, los gobiernos locales han confiscado tierras para vendérselas a empresarios con planes de construir viviendas, fábricas o centros comerciales, y han ofrecido una indemnización mínima por la adquisición de las tierras. Por ello, los agricultores son los protagonistas de las miles de revueltas populares que cada año sacuden la China rural y que han generado una creciente preocupación por parte del Gobierno.

Los autocares de comerciantes pakistaníes en busca de ropa y productos electrónicos baratos Made in China pasan por Opal, pero nadie se detiene. Aquí, junto a esta carretera que un día fue un antiguo tramo de la ruta de la seda entre China y lo que es hoy Pakistán, todo el mundo parece a la espera de un boom económico que nunca llega.

La guitarra que afinó el diablo

ENRIC GONZÁLEZ
El País

Yo no creo que el demonio exista. Quizá usted sí crea en su existencia. Acerquemos posiciones: si alguien me convenciera de que hay demonio, apostaría lo que más quiero a que Robert Johnson le conoció personalmente. No por la leyenda, sino por los hechos. La leyenda, muy conocida, dice que Robert Johnson vendió su alma al diablo en el cruce de carreteras de Clarksdale, Misisipi, a cambio de convertirse en el mejor guitarrista del mundo. ¿Los hechos? Casi no hay.

Robert Johnson pasó por la vida como una sombra. Se desconoce su fecha de nacimiento, se desconoce la causa de su muerte (parece probable un asesinato con veneno), y quienes le trataron le recordaban como alguien fugaz, huidizo, sonriente, carente de amigos, en un continuo viaje. En palabras de Martin Scorsese, uno de sus devotos: "Robert Johnson sólo existió en sus discos, fue pura leyenda".

Muchos biógrafos y musicólogos han trabajado durante años para desenterrar algunos datos. La hermanastra Carrie creía recordar que su madre le había dicho que Robert nació el 8 de mayo de 1911 en Hazlehurst, Misisipi. Es posible, pero no existen registros. Dicen que el padre de Robert abandonó a la familia porque un grupo de terratenientes blancos le perseguía para lincharlo. Sí se sabe que en 1929, con 18 años, se casó con Virginia Travis, y que Virginia murió al año siguiente mientras paría.

El músico de blues Son House trató a Robert Johnson en esa época desgraciada, y le recordaba como un guitarrista pésimo, carente del más mínimo talento. Son House contaba que Robert Johnson desapareció durante unos meses, y que volvió convertido en un maestro supremo de la guitarra. Ahí comenzó la leyenda del diablo, de la que el propio Johnson habló alguna vez. Decía que, en efecto, había vendido su alma. Seis de sus canciones hablaban del diablo.

Investigaciones posteriores indican que House no tardó unos meses, sino casi dos años, en rencontrarse con Johnson. En cualquier caso, Robert Johnson aprendió a tocar, cantar y componer ya adulto y en muy poco tiempo. Atención, no estamos hablando de niveles normales. Hablamos del mejor bluesman de todos los tiempos. Hablamos del compositor de Love in vain. Hablamos de un hombre que sólo dejó dos sesiones de grabación y hoy es considerado uno de los mejores guitarristas de la historia. Cuando los Rolling Stones hicieron una versión de Love in vain para el disco Let it bleed, Keith Richards se negó a interpretarla como blues para no incurrir en sacrilegio.

En noviembre de 1936, Robert Johnson grabó varias canciones en San Antonio (Tejas). Entre ellas, Crossroad blues (El blues de la encrucijada). Si la escuchan ("Fui a la encrucijada y caí de rodillas, pedí al Señor, ten piedad, salva, por favor, al pobre Bob") creerán que, en efecto, Johnson sufrió una experiencia terrible en un cruce de caminos, porque en su voz se percibe un terror absoluto. Parece verosímil, y menos sobrenatural, que en una encrucijada hubiera corrido un serio peligro de linchamiento. Al año siguiente, en Dallas (Tejas), grabó otro puñado de canciones. Una de ellas era Love in vain, maravillosa, inmensamente triste.

Robert Johnson murió el 16 de agosto de 1938, a los 27 años, en un cruce de caminos, cerca de Greenwood (Misisipi). Todo hace pensar que fue envenenado. El músico Sonny Boy Williamson, que tocaba con él aquellos días, explicó que alguien puso estricnina en el whisky de Johnson por un lío de faldas. Hay tres lápidas en Greenwood dedicadas a Robert Johnson, sobre tres supuestas tumbas. No parece que ninguna sea auténtica. Se cree (al menos lo cree Sony, que edita sus grabaciones) que el guitarrista fue enterrado bajo un árbol, sin lápida ni cruz, al lado del cruce de caminos.

En su canción Yo y el diablo, Robert Johnson decía: "Enterrad mi cuerpo junto a la carretera, para que mi viejo y malvado espíritu pueda subirse a un autobús de la Greyhound y viajar".
El cruce de las carreteras 61 y 49 en Clarksdale (Misisipi), donde se supone que el diablo afinó la guitarra de Johnson, se ha convertido en lugar de peregrinación.

En 1973 se descubrieron dos fotografías de Robert Johnson, en poder de su hermanastra Carrie. Una de ellas ilustra este artículo. Eso y unas pocas grabaciones es todo lo que hay. El resto es leyenda diabólica.