Carlos Barral, la cuidada voz social


KEPA ARBIZU
Lumpen




Muy probablemente la generación poética de los 50 sea el último movimiento artístico brillante que ha dado España. Como cualquier grupo de escritores adscritos a alguna corriente, son muchas las diferencias estilísticas entre ellos pero también existe una idea, actitud o forma determinada que marca a todos ellos. En este caso es la dramática y decisiva juventud vivida en años del franquismo lo que les llevó a desarrollar una fuerte conciencia social y una visión desesperanzada del ser humano, tratada con mayor cinismo o seriedad según el caso. Los diferentes libros, tanto recopilatorios como ensayos, publicados por Carme Riera son una consulta primordial para entender la obra y contexto de todos ellos.

Carlos Barral forma parte de la escuela de Barcelona, uno de los epicentros de dicho movimiento. Perteneciente, y relacionado, con las clases pudientes hereda la editorial familiar Seix Barral, la que utiliza, en plenos años de dictadura, para promover y dar a conocer a muchos, y variados, autores.

Junto a Caballero Bonald y a José Ángel Valente, estamos ante el miembro del grupo que más se centró en atender a la forma de su escritura, cuidando su lenguaje y dotándolo de complejidad, alejado de formas más coloquiales o irónicas como las de Gil de Biedma o Ángel González.

“Aguas reiteradas” y “Poemas previos” son sus primeros trabajos y en los que ya se atisban indicios de los parámetros que marcarán su estilo. Cuidado e intimista la sombra de Rilke ya se hace notar, al igual que su dedicación por centrarse en momentos cotidianos utilizados para interpretar sus sensaciones y sentimientos. El agua y los motivos marinos aparecerán a lo largo de toda su obra debido al gusto por tal disciplina (“En las aguas profundas/ en las ondas del sueño amurallado/ a menudo apareces/ y en el curso verde y olvidadizo de los ríos”). Su libro “Metropolitano” es el compendio de su primera obra, sirvió para juntar todo lo editado hasta la fecha, y además para perfilar definitivamente su escritura. El paso del tiempo, además de la relación entre naturaleza y ser humano, en la que este último la esclaviza en pro de su sociedad moderna, son los temas esenciales.

“Diecinueve figuras de mi historia civil” es sin duda su libro más representativo, o por lo menos en consonancia con su generación, y de mayor calidad. Centrado, como en los anteriores, en paisajes, momentos concretos y vivencias diarias, esta vez son utilizadas para mostrar, y casi golpear, la vida monótona y vacía de las familias burguesas, incluida la suya propia, en plena época franquista. Estamos ante la época más izquierdista de Barral. Eso se hace notar en su estilo, que deja de ser tan enrevesado y se vuelve más claro y cercano. El poemario comienza con una cita de Brecht, disipando todas las dudas sobre las intenciones que hay detrás, “Cuando hube crecido y vi a mi alrededor/ no me gustaron las gentes de mi clase/ ni mandar ni ser servido”. Y así transcurren las páginas, con una suerte de retratos costumbristas en los que se muestra el horror de esa época y la desidia de muchas personas frente a esa imagen. Los hay basados en la parte más cruda y expresados con horror, “Sangre en las ventanas” y “Pasillos”. Otros camuflados en historias de amor, “Le asocio a mis preocupaciones”, y alguno como ejemplo de un sentido del humor magnífico, como en la erótica-revolucionaria “Baño doméstico”. Se puede hacer un resumen de la desolación de aquella época, y de la necesidad de contarlo, por medio de estos versos, “Eran los tiempos de Auschwitz,/ los peores tiempos de la historia,/ y , aunque no se sabía,/ aunque nadie había podido oír / el graznido de los gansos junto a los crematorios, / no habían dejado a nadie relatar/ el último relámpago de los uniformes, no era en vano aquel día”.

Después de este poemario sus obras posteriores se centran en temas más personales y su estilo, de nuevo, se vuelve algo más barroco y retorcido. Sus poemas, tanto en “Usuras” como en “Lecciones de cosas”, están dedicados a reflexiones sobre el arte, cómo no la mar, la naturaleza y algo habitual entre los compañeros de su generación, una oda al alcohol, o mejor dicho a la resaca , “Evaporación del alcohol”.

Carlos Barral fue la voz más perfecta, en cuanto a técnica, de los escritores de la Generación del 50. Preocupado por la estética de su literatura siempre se fijó en ella, incluso cuando se acercó al realismo social.

La Audiencia Nacional, un tribunal político y especial


La Audiencia Nacional acapara las portadas de los periódicos y se ha convertido en un actor político al que la ciudadanía se va acostumbrando. Expertos internacionales han descalificado reiteradamente este tribunal que cada vez tiene más protagonismo en la vida política. Pero, ¿qué supone realmente la Audiencia Nacional?


PATRICIA MANRIQUE
Diagonal




En ningún país europeo existe un tribunal semejante a la Audiencia Nacional (AN). Si bien, en otros países que han vivido fenómenos de terrorismo o de delincuencia organizada, las legislaciones han ido incorporando salvedades para estos delitos –como excluir al jurado–, la competencia para entender de estos casos recae sobre juzgados ordinarios y ninguno ha creado tribunales centrales. Sin embargo, en el Estado español, al amparo de la lucha contra el terrorismo, la AN ha ido acumulando, bajo el signo de la excepción, competencias muy discutidas. La AN fue creada mediante Real Decreto-Ley el 4 de enero de 1977, el mismo día que se suprimía el denostado Tribunal de Orden público (TOP) de la Dictadura, del que resultó heredera en materia de represión política. Ya la misma creación de ese órgano judicial le valió abundantes críticas. Según señala el abogado Juan Manuel Olarieta, “en la legislación española, sea la franquista o la postconstitucional, no se pueden crear órganos judiciales por Decreto-Ley, de modo que el nuevo tribunal nacía viciado de ilegalidad”.

Pero sin duda la crítica más repetida es el carácter de tribunal de excepción de la AN. Cabe destacar cuatro motivos: que incumple el derecho al juez ordinario; que sus competencias se determinan sin ningún criterio; que favorece y acepta fórmulas inquisitivas de instrucción, como la incomunicación y la tortura; y, por último, que presenta dependencias políticas o, a la inversa, limita el ejercicio del poder ejecutivo.

El derecho al juez ordinario –que incluye el derecho al juez natural– es una pieza clave en el derecho al debido proceso, que garantiza una buena defensa y un buen ejercicio judicial y que el artículo 24.2 de la Constitución consagra. Implica que el juez competente para juzgar sea el del lugar donde se ha cometido el delito porque dispone de mejores medios para la instrucción (testigos, información sobre la sociedad en que se produce…). Y también porque esto “tiende a garantizar la independencia y la imparcialidad dispersando las competencias entre diversos órganos jurisdiccionales, evitando la concentración de funciones y poder”, según José María Asencio, catedrático de Derecho Procesal de la Universidad de Alicante.

Tribunal Excepcional

Aunque la AN tiene jurisdicción sobre todo el territorio español, su sede está en Madrid y concentra en un sólo edificio –el mismo en el que estaba el TOP y rentabilizando a muchos de sus funcionarios–, todas sus instalaciones. Esto, que además entraña una dificultad para quienes se ven obligados a desplazarse desde lugares alejados, “no tiene un sentido jurídico sino político”, sostiene el abogado catalán Jaume Asens. “Rompiendo el principio del juez ordinario con un tribunal especial se consigue que la ‘Razón de Estado’ pueda tener mayor incidencia en la orientación e impulso de las investigaciones y juicios de la Audiencia”.

Ante la violación del principio de juez ordinario, numerosos juristas abogan por la supresión de la AN. Otros, que creen que hay argumentos políticos y jurídicos suficientes –evitar la posible presión política y social– para apoyar esta excepción en el caso de delitos de terrorismo, proponen soluciones intermedias como que la AN no tenga todas las competencias de las distintas fases del proceso: suprimidos sus Juzgados de Instrucción –donde están los jueces estrella– ésta sería realizada por tribunales ordinarios de Madrid.

“Tribunales de excepción”

Uno de los fundamentos del derecho señala la prohibición de establecer un órgano jurisdiccional ad hoc para el enjuiciamiento de un determinado delito, lo que la doctrina denomina “Tribunales de excepción”. Y ésta sería justamente otra de las críticas recurrentes contra la AN. Según muchos abogados, al crear este tribunal, el objetivo de la UCD era tener un órgano heredero del TOP en materia de represión política y su principal función fue la de concentrar todo lo relacionado con delitos de terrorismo. Según el veterano August Gil Matamala, ex presidente de la Asociación Europea de Abogados Demócratas (AED), con la AN, “unos pocos jueces y tribunales dirimen las causas de más trascendencia penal y motivación jurídica, lo que les permite usar elementos excepcionales (prisión, medidas cautelares...). Es una concentración perniciosa y se ajusta a la legislación antiterrorista, excepcional, discriminatoria y que niega la igualdad, lo que requiere un tribunal de excepción”. Aunque es cierto que la AN, desde su creación, tenía atribuidas más competencias, el propio TS reconocía en 1989 que carecen de “un haz unificador inequívoco”. Así la AN trata delitos muy diversos, desde la corrupción a las mafias, pasando por delitos, por ejemplo, contra la Corona.

La polémica en torno a las atribuciones de la AN no ceja, ya que el propio tribunal reclama más competencias. Antes del verano, representantes de la AN reclamaron ocuparse de delitos como el tráfico de personas o el de bandas organizadas.

Politización de la Justicia

En lo relativo a las fórmulas inquisitivas de instrucción que favorece y acepta la AN han sido muchas las denuncias de diversos organismos de derechos humanos. El relator de la ONU para los derechos humanos en la lucha contra el terrorismo, Martin Scheinin, solicitó el año pasado la derogación del régimen de incomunicación de los detenidos y que se estudie el régimen especial de la AN y su monopolio, en detrimento de otros tribunales, de los delitos de terrorismo. A juicio del relator, esto conculca derechos y ahonda en deficiencias estructurales –dificultad para recurrir ante un tribunal superior– en el funcionamiento democrático de la Justicia. En una reciente conferencia organizada por Eskubideak, sección vasca de la AED, se señalaba la AN como “paradigma de la politización de la Justicia y de la judicialización de la política”. Y concluía, asimismo, que “su acción, que se puede calificar de creadora de derecho, genera la expansión de tipos penales”.

Un caso paradigmático lo constituye la labor directiva de la AN en la lucha contra el terrorismo. Así, la tesis de Garzón de que “todo es ETA”, que ha llegado hasta el Supremo, ha cambiado el concepto mismo de lo que es terrorismo. Para el abogado vasco Julen Arzuaga, “lo que fue la teoría de Garzón –no sin obstáculos– se convirtió en la teoría de la AN, para ser, a la postre, la teoría del Estado”. Al respecto, Scheinin alertó de la preocupante deriva del sistema legal español que califica como “terrorismo” –con definiciones “vagas y amplias”– delitos que no lo son.

Jueces estrella

La AN produce “jueces políticos”, en expresión del magistrado del TC Gimeno Sendra: jueces “inquisidores” que, con suma incidencia en la vida pública, se mueven por criterios no estrictamente jurídicos. Son los denominados “jueces estrella”, que marcan la vida política y la agenda de los medios de comunicación. Para Jaume Asens, “hay una hipertrofia de una acción judicial cargada de valores políticos y la AN se convierte en actor político de primer orden. Figuras como Garzón son propias del populismo justiciero, como nueva modalidad inquisitiva de la concepción de la justicia”.

Holandeses en el Prado


VÍCTOR NOVOA
Hoy es arte




El Museo del Prado inaugurará el próximo jueves Holandeses en el Prado, una nueva exposición temporal que se podrá visitar hasta el 11 de abril de 2010 y que supone una ocasión inédita para contemplar las obras más representativas de esta corriente.


La muestra, que coincide con la publicación del primer catálogo razonado sobre los holandeses en la pinacoteca madrileña, tendrá como pieza central la Judith en el banquete de Holofernes, de Rembrandt, así como un importante número de obras de diferentes autores distribuidas entre los géneros más destacados de esta escuela: histórico-religioso (Mathías Stomer y Salomón de Bray), paisaje (Jan Both, Herman van Swanevelt y Jacob Ruisdael), naturaleza muerta (Pieter Claesz, Willem Claesz Heda y Jan Davidsz de Heem), escenas de género (Philips Wouwerman y Adrien van Ostade), retrato intimista (Gerard Ter Borch) y pintura de animales (Gabriel Metsu).

Excepcionalmente, la exposición incluye unas vistas de Swanevelt y Both encargados por Felipe IV para el Buen Retiro y unas escenas militares de Philips Wouwerman.

La escuela del Norte

Las colecciones de lo que tradicionalmente conocemos como Pintura del Norte o “Escuela del Norte” se forman, como el resto de colecciones del museo, mediante las adquisiciones que llevaron a cabo los monarcas españoles entre los siglos XVI y XVIII. En este sentido, sabemos de la importancia de dos promotores culturales esenciales en la constitución del Museo del Prado, como fueron los monarcas de la Casa de Austria Carlos V y Felipe II. Ellos fueron los que de un modo inequívoco, introdujeron las nociones de gusto y estilo a la hora de configurar sus respectivos programas políticos que, bien sabemos, eran inseparables de su propio valor icónico como reyes.

Si Carlos V delegó sus empresas artísticas al pintor veneciano Tiziano, Felipe II, con un gusto mucho más universalista, permeable y refinado, abrió las puertas a los maestros flamencos del XV. El imperio en decadencia, se llenó así de los testimonios de pintores como El Bosco, Patinir o Van der Weyden.

Origen de las colecciones

Hubo una serie de condicionantes que determinaron, no obstante, un desequilibrio entre la presencia de maestros de Flandes y maestros de Holanda. El más importante de ellos, fue la inexistencia, casi total, de relaciones políticas con Holanda durante buena parte del sigo XVII a raíz de su adscripción a la Reforma Protestante que, por razones obvias, era incompatible con la corona. Esto hizo que durante aquellos años lo holandés fuera sólo una denominación “menor”. Así, los pocos pintores descendientes de maestros del norte que interesaban aquí, no eran otros que los más italianizantes o, por decirlo de otra manera, los menos holandeses entre los holandeses.

Rubens tuvo mucho que decir en ese siglo, pues sus pinturas, al margen de sus pericias diplomáticas, captaron la atención de Felipe IV y su pintor Velázquez. De hecho, el pintor de Amberes propició que Felipe IV aumentara su pasión por el arte del norte, hasta tal punto que aún hoy sea considerado como el verdadero “origen” de las colecciones flamencas del museo madrileño.

Obras maestras

Será, sin embargo, en el siglo XVIII y con los Borbones cuando aumenten considerablemente las adquisiciones de cuadros holandeses. El número de obras netamente holandesas que pertenecen al Museo del Prado se aproxima hoy a doscientas piezas. Y aunque no hay presencia de Vermeer ni de Frans Hals, existen obras maestras como la Artemisa de Rembrandt, que Carlos III compró en la famosa almoneda del marqués de la Ensenada en 1769.

Además, coincidiendo con la celebración de esta exposición y como complemento a la misma, el Prado expondrá en una sala anexa La compañía del capitán Reael, de Franz Hals y Pieter Codde, procedente del Rijksmuseum de Amsterdam. Esta pintura, que se exhibe en el Prado como parte del programa 'La obra invitada', permanecerá expuesta en el museo hasta el 28 de febrero.

Avanza la tala ilegal del Amazonas


Una ONG realiza el primer informe que estudia de forma directa la selva amazónica talada irregularmente. El 89% de la madera que se extrae en Pará carece de autorización legal



NAZARET CASTRO
Público


El 89% de la madera que se tala en Pará, el Estado brasileño del que se extrae el 45% del total de la madera del Amazonas, carece de autorización legal para su explotación. Así de contundente es la conclusión de un reciente informe del Instituto do Homen e Meio Ambiente daAmazônia (Imazon), una ONG brasileña que lucha por el control de la deforestación en la selva amazónica.

La importancia de este informe radica en que es el primero que hace una estimación directa del porcentaje de selva talada irregularmente. Hasta ahora, se daban apenas estimaciones, que oscilaban entre el 10% alegado por las autoridades paraenses al 70%-80% aducido por Greenpeace. Imazon se sirve de imágenes de satélite para elaborar mapas sobre el estado de la selva y extrae conclusiones a partir del daño de la capa superior, la que puede verse desde el aire.

En el Amazonas, la tala suele ser el primer paso para la deforestación. En muchos casos, esa área que se ha ganado a la selva acaba utilizándose como vía de colonización y transformación del suelo en pastos para el ganado o los cultivos de soja.

Teóricamente, la tala en Pará sigue un plan aprobado por el SEMA (Secretaría de Estado de Medio Ambiente paraense) que garantiza que la madera sea extraída a un ritmo moderado, escogiendo ejemplares maduros y minimizando el daño a aquellas plantas de las que no se hará un uso comercial.

Sin embargo, las cuentas no cuadran: el 89% (casi 375.000 hectáreas) del área explotada no se corresponde con lugares en que la actividad maderera fue aprobada por el Estado. Y además, también en ese otro 11% del área cuya explotación sí había sido autorizada se han detectado irregularidades, como la concesión de licencias en propiedades donde ya se estaba talando anteriormente o en zonas completamente deforestadas.

De poco parece haber servido el esperanzador acuerdo para el control de la selva al que llegaron, en julio de 2008, el Estado de Pará, el Ministerio de Medio Ambiente brasileño y los representantes de la industria maderera de este país. Para Imazon, este estudio evidencia que los sistemas de control no están funcionando. "Acabamos siguiendo el tema sólo por denuncias; además, sabemos que se están registrando los datos de modo erróneo, muchas veces a propósito", afirmó André Monteiro, uno de los autores del informe, al diario Folha de São Paulo.

Se calcula que los países europeos importan la mitad de la madera amazónica, por lo que la Unión Europea tiene una especial responsabilidad en este asunto. España está, por detrás de Francia y junto a Italia, entre los tres mayores importadores de madera amazónica de la Unión Europea, según datos de la ONG.

Reglamento en marcha

Desde 2003, existe en el Parlamento europeo un reglamento en desarrollo: el Plan de Acción para la Aplicación de leyes, gobernanza y comercio forestales, o Plan FLEGT. Se trata de una ley según la cual todas las empresas de la cadena productiva de la madera tendrán que proveer información sobre el origen de la materia prima de los productos que comercializan en Europa. El objetivo es, a semejanza de la Ley Lacey aprobada en Estados Unidos en 2008, impedir la entrada de madera extraída ilegalmente.

Pero "todo va muy lento en la Unión Europea, faltan todavía años para que los distintos países adapten su legislación", señala Miguel Ángel Soto, responsable de Bosques para Greenpeace. Mientras, la asociación ecologista está demandando a los Gobiernos que las compras públicas garanticen un origen legal de la materia prima. Soto destaca la Certificación Forestal (FSC), que viene a ser a la madera lo que es el sello de comercio justo para otros productos como el café o el cacao. Empresas comoLeroy Merlin e Ikea ya han empezado a trabajar con FSC.

Este tipo de soluciones se vuelven indispensables cuando, según el último informe de Greenpeace sobre esta materia, seis compañías madereras que operan en la Amazonia han sido repetidamente multadas y han cometido todo tipo de ilegalidades, desde la corrupción al uso de la intimidación y la violencia.Y estas seis empresas, asentadas en Pará, son habituales proveedoras de madera tropical al mercado español. En 2007, este Estado proporcionaba el 86% de la madera importada en España.

El problema no es simple, ni tampoco lo es su solución. La deforestación tropical provoca una quinta parte de las emisiones de gases de efecto invernadero en el mundo, lo que es más incluso que el sector del transporte. Y los bosques tropicales, que cubren el 7% de la superficie terrestre, son el único colchón contra el cambio climático. Un colchón en grave peligro de extinción.

La influencia de la ex ministra Marina Silva

Los ecologistas brasileños han recibido con euforia la noticia de que Marina Silva, ex ministra de Medio Ambiente con Luiz Inácio Lula da Silva, se pasaba al Partido Verde y se perfilaba como candidata a la presidencia en 2010. Aun conscientes de que sus oportunidades de victoria son mínimas, muchos creen que la entrada de Silva en la carrera presidencial coloca las cuestiones ambientales, y en particular la protección de la selva amazónica, en un lugar privilegiado de la agenda política. Los partidos políticos se verán obligados a “colorear de verde” sus programas.

Tal vez por ello, Lula decidió dar bombo y platillo al anuncio, el pasado 12 de noviembre, de los últimos datos sobre deforestación, que muestran el menor índice de caída en los últimos 21 años. Y otorgó todo el protagonismo a su candidata, Dilma Rousseff. Silva no fue convidada al acto.

El mandatario brasileño, además, se reunió el pasado viernes con su homólogo francés, Nicolas Sarkozy, en una cumbre sobre el clima de los países amazónicos. Lula acusó a Obama de no comprometerse suficiente en su reciente oferta de reducción de emisiones. “La propuesta de EEUU para Copenhague está muy por debajo de su responsabilidad”, dijo.

Al Jackson Jr: The human timekeeper


RAGTIME WILLIE
El mañana nunca espera




Hoy (27 Noviembre) hubiera sido el cumpleaños de un baterista realmente excepcional. Protagonista de la mejor música parida desde el viejo y profundo Sur de los Estados Unidos, durante los años sesenta y primeros setenta. El perfecto marcador del ritmo, preciso, conciso, sin ninguna nota sobrante.

Al Jackson Jr significa ritmo, significa marcar el tiempo de manera perfecta. Este nombre significa el ritmo glorioso del mejor soul sureño. El baterista más admirado por este que escribe, poseedor de un don divino que le valió el calificativo de “The Human TimeKeeper”, el ritmo personificado.

Al es el hijo de Al Jackson Senior, un famoso baterista que lideraba una extensa banda de jazz en Memphis y que acogió pronto al chaval de 5 años en muchos de los números de la orquesta.

Al Jackson Jr. Nace en Memphis en 1935 y su andadura musical es altamente precoz. Con cinco años ya salía junto a su viejo y pronto comienza a valerse por sí mismo. En su adolescencia toca junto a la banda de Willie Mitchell (futuro productor de Al Green), el afamado trompetista y productor de la factoría Hi! Records. Es allí donde se curte en las arduas labores del directo; y es tocando con la banda de Mitchell, que unos jóvenes Steve Cropper y Donald “Duck” Dunn (futuros miembros de los MG’s y músicos de sesión de Stax) observan atónitos al joven Jackson establecer un ritmo contagioso con su batería. Habla Dunn: “Cuando trabajaba con los Mar-Keys, Al tocaba con Willie Mitchell en un club. Y yo tocaba en un club de rockabilly. Empezaba a las nueve, acababa a la una y, de regreso a casa, paraba en el Club Manhattan donde tocaba Al. Nunca hablaba demasiado, solamente me sentaba en la parte de atrás y soñaba con tocar con él algún día. Llegaba a casa a las cuatro o cinco de la mañana. En aquella época era distribuidor de King Records, estaba casado y tenía hijos; dormía tres horas al día. Pero lo único que tenía que hacer era escuchar a Al. Simplemente era impecable, tío. No había nada como él”.

El prodigio rítmico del joven Jackson, no solo impresionó a Dunn, sino también a quien iba a ser el futuro líder de su banda Booker T Jones. Jones entró en la orquesta de Mitchell, en principio como trompetista, aunque más tarde tomó el puesto del bajista, teniendo que acompañar rítmicamente al prodigio Jackson. Jones realmente se sentía intimidado: “El estaba sentado justo detrás de mi en el escenario y me gritaba “Cabrón, ¿no puedes mantener el ritmo?”

El propio Jones decidió contratar a Jackson como baterista de sesión para Stax y le consiguió una sesión de audición, aunque todo el mundo sabía que Jackson era el mejor baterista de Memphis. La sesión se preparó para respaldar a Billy Lee Riley, un cantante de rockabilly, y junto a Jackson estaban el bajista Lewie Steinberg y Steve Cropper a la guitarra, junto a Booker T Jones a los teclados. Cropper recuerda: “Una sesión con Al y todos supimos que debíamos contratar al mejor baterista de Memphis. Al Jackson fue la primera persona en Stax en cobrar un salario semanal, todos los demás cobrábamos por sesión”.

En un principio Jackson compaginaba su trabajo como baterista de sesión en Stax por el día y como baterista en la banda de Willie Mitchell por la noche, aunque pronto se dedicó en cuerpo y alma a Stax, produciendo, tocando y componiendo. Como dice Steve Cropper: “Si escuchabas una canción en la radio, sabías que era de Stax por el ritmo de la batería de Jackson”.

La incomparable manera de tocar de Jackson, su limpidez y su sorprendente solidez rítmica se resumía en su lema y leit motiv: “menos es más”

A través de horas y horas de ensayos y jams, aparece Booker T and The MG’s el grupo básicamente instrumental compuesto por el corazón de la sesión rítmica de Stax: Booker T Jones, Steve Cropper, el bajista Donald Duck Dunn y el propio Jackson. Juntos fueron proclamados como la mejor sección rítmica del mundo, en gran medida, gracias a la impronta rítmica de Jackson, quien comandaba muchos de los arreglos de la banda.

Como productor, relanzó, desde Stax, la carrera del guitarrista de blues Albert King quien grabó junto a los MG’s y los Memphis Horns docenas de discos luminosos.

Jackson nunca perdió el contacto con Willie Mitchell, su antiguo líder de la banda con la que tocó más veces en los días de su adolescencia y temprana madurez. Ahora, Mitchell gozaba de una popularidad artística encomiable, a través de su labor como productor en Hi! Records, especialmente con el soberbio Al Green. Jackson escribió varios temas para Green y tocó en muchísimos temas de sus discos inmortales, además de tocar también en muchas obras de otra protegida de Mitchell, Ann Puebles.

Yo conocí a Jackson a través de los créditos de los discos de Al Green, uno de mis cantantes preferidos. Aunque luego descubrí que Jackson había tocado en sesiones sin acreditar de Otis Redding, Sam & Dave………..es decir, que formó parte de ese ritmo del demonio que configuró el mejor soul sureño, para mí el mejor de la historia. A través de Al Green comprendí e identifiqué la maestría de este tipo musical e íntegro, profesional y agotadoramente trabajador.

El 30 de septiembre de 1975, Jackson tenía que volar a Detroit para producir a Major Lance, pero decidió quedarse en Memphis a última hora para ver en el cine la película “The Thrilla in Manila”, el frenético y genial combate de Joe Frazier y Muhammad Ali. Después del cine, Jackson regresó a casa y encontró a intrusos merodeando por las habitaciones. Ante el fatal descubrimiento, Jackson fue tiroteado cinco veces en la espalda. Un caso de asesinato oscuro y actualmente todavía abierto.

El truculento asesinato de Jackson dejó huérfana la música de Memphis. Menos de un año después de su crimen, Stax cerró sus puertas definitivamente.

Todavía resuena en mi cabeza su sentido único del tiempo en el tema de Otis “Try A Little Tenderness” o su prodigio en “How Can You Mend A Broken Heart?” de Al Green. Nunca un baterista me ha proporcionado tan buenos momentos.

Nunca sabremos todo el potencial desperdiciado del mejor baterista de sesión del Sur de los Estados Unidos, quizás el mejor de todo el país en los años sesenta y primeros setenta. Su muerte a los 39 años cortó de raíz un talento que cortaba la respiración.

Un disparo directo al corazón. "En Grand Central Station me senté y lloré", Elizabeth Smart


MERCEDES MONMANY
ABC




«¿Quién saldrá con vida?... El amor me posee y no tengo alternativa? No existe un solo ángulo en el mundo que el amor en mis ojos no pueda convertir en símbolo del amor». En 1937, una joven y atractiva canadiense, Elizabeth Smart (1913-1986) nacida en el seno de una importante y adinerada familia de Ottawa, entró en una librería de Londres, donde estudiaba. Allí, en la forma de un disparo directo al corazón, se topó por casualidad con un libro, cuyo autor, según decidió de inmediato, sería el hombre de su vida. Su nombre era George Barker y Elizabeth, que ignoraba entonces que estaba casado, no sólo había quedado fulminada por su poesía, sino que además sufrió lo que se convertiría en un místico y feroz enamoramiento, con el tiempo lleno de pasión y febril sensualidad, que le duraría toda la vida.

Obra de culto. En los años siguientes, Elizabeth iría repitiendo que quería conocerlo, porque tenía pensado casarse con él. A través del escritor Lawrence Durrell entrarían en contacto y lo invitó, junto a su mujer, a California, donde entonces residía, en una colonia de artistas de la costa. La chispa, o devastador huracán, no tardó en producirse y, un año después, Elizabeth Smart estaba embarazada, para escándalo de su familia, del primer hijo de los cuatro que tendría con Barker a lo largo del tiempo, sin casarse. Católico convencido, Barker, a pesar de sus promesas, nunca se separaría de su mujer, cosa que no impediría que llegara a tener quince hijos a lo largo de su vida, con distintas mujeres.

La relación con Elizabeth Smart sería tormentosa, agitada y en ocasiones violenta, en la que más de una vez alguno de ellos, en sus periódicos encuentros y reencuentros, saldría herido. El relato de toda aquella fogosa unión de espíritus y de erótica y apasionada carnalidad, Elizabeth lo narraría en un inolvidable libro, de prosa poética de gran belleza. Una de las más arrebatadoras y bellas historias de amor jamás contadas, aparecida por vez primera en 1945, que se convertiría en una obra de culto del pasado siglo. Smart lo titularía, de forma no menos memorable, En Grand Central Station me senté y lloré, inspirándose en el Salmo 137 («junto a los ríos de Babilonia nos sentamos y lloramos, recordando a Sión»).

Fuerzas furiosas. Con reminiscencias bíblicas, citas de Shakespeare -por el que sentía devoción- y de una gran cantidad de poetas, desde Dante a Blake, Smart iniciaría su relato como si se tratara de una fatal y cruenta tragedia griega de la época moderna, en la que la hipocresía social, la decencia, lo prohibido, «las fuerzas furiosas de la reprobación», el arrepentimiento, la piedad por las víctimas sacrificadas, o el miedo a resultar masacrados en un baño de sangre, como en cualquier guerra (motivo ambiental que se repite en la novela), ya no tenían vuelta atrás ni fingimiento posible: «Negar el amor, y engañarlo mezquinamente asegurando que lo no consumado será eterno, o que el amor sublimado se eleva hasta lo celestial, es repulsivo». Durante mucho tiempo autora de una sola obra, Elizabeth Smart (sobre la que hace unos años apareció en nuestro país, en Circe, una excelente biografía firmada por Rosemary Sullivan) tardaría más de treinta años en volver a publicar sus siguientes trabajos, recopilaciones de poesía y prosa, así como sus dos volúmenes de diarios.

En su novela (excelentemente traducida por Laura Freixas), un hombre casado se enamora de una joven mientras están en California y huyen juntos. En Arizona son arrestados por la policía al registrarse en una misma habitación de hotel. Ella, embarazada, regresará a su casa, a Canadá, donde inmediatamente se inicia el implacable ataque de su entorno biempensante, comenzando por su propia madre. Smart narraría la destructora historia de este amor imposible, bombardeado por las fuerzas de la «Realidad» y de una «sedante» y mediocre monotonía que los mantenía a todos a resguardo, entre los ecos lejanos de la Segunda Guerra Mundial, en su fase más cruenta en aquellos momentos en Europa. Aunque todos hablaban a su alrededor de deber para con la patria y de sacrificio colectivo, nada lograba hacerle olvidar a ella, a la narradora, la única «catástrofe» mortífera, es decir, el sufrimiento del amor en la más total de las soledades, por el que lloraba y se desgarraba a diario.

El expolio de minerales se dispara en Congo


Los grupos armados y oficiales del Ejército sacan millones de dólares al año de la explotación de recursos. Empresas ya denunciadas en 2008 siguen operando sin cortapisas

ISABEL COELLO
Público




Oro, coltán, casiterita y otros minerales continúan siendo exportados masiva y fraudulentamente de la República Democrática del Congo (RDC), contribuyendo a financiar a los grupos armados que mantienen un conflicto que ha desplazado a 1.350.000 personas.

Un estudio del propio Senado congolés estima que más de 40 toneladas de oro, valoradas en 1.200 millones de dólares, son exportadas al año de modo fraudulento. "El nivel de exportaciones fraudulentas de minerales ha aumentado significativamente desde 2008", apunta el informe del Grupo de Expertos sobre la RDC. Quienes se benefician de este comercio ilegal son altos mandos del Ejército de la RDC y los diferentes grupos armados que operan en el este.

A pesar de que teóricamente se ha integrado en el Ejército como resultado de un acuerdo de paz, el grupo armado pro-ruandés Consejo Nacional para la Defensa del Pueblo (CNDP) sigue poseyendo amplios arsenales de armas nunca entregadas y ha tomado el control de varias minas en territorio robado a su enemigo.

Por su parte, el Frente Democrático para la Liberación de Ruanda (FDLR), el grupo armado opuesto al régimen de Kigali y que cuenta entre sus líderes con algunos implicados en el genocidio de 1994, saca "millones de dólares de la explotación de minas de oro y casiterita", según denuncia el Grupo de Expertos.

Compañías reincidentes

El documento, destinado al Comité de Sanciones de la ONU y al Consejo de Seguridad, es un mazazo para quienes creen que los esfuerzos por controlar las fuentes de financiación del largo conflicto congoleño están teniendo éxito.

No sólo el fraude no disminuye sino que aumenta y las medidas propuestas a raíz del informe del año anterior no están siendo aplicadas. Compañías ya señaladas en 2008 como exportadoras de minerales adquiridos a grupos armados siguen operando tranquilamente.

Empresas compradoras de la mercancía en Asia y Europa siguen adquiriendo los minerales de grupos armados. Es el caso de Thailand Smelting and Refining Company (Thaisarco) que forma parte del grupo metalúrgico británico AMC y de Malaysian Smelting Corporation (MSC) También African Ventures, registrada en Samoa pero con sede en Hong Kong.

"El único sistema que los exportadores usan para evitar comprar minerales de zonas de conflicto es la garantía verbal", señala otro informe de la organización Enough. "Simplemente, preguntan ¿Esto viene de una zona de conflicto?. Y si la respuesta es no, continúan con la venta".

El Grupo de Expertos apunta a compañías como Glory Minerals, que adquiere oro de minas controladas por el FDLR y se lo vende a la compañía belga Tony Goetz & Zonen.

El producto de las minas que controla el FDLR en la provincia de Kivu Sur sale por Burundi. Un empresario burundés le da luego salida, beneficiándose "de la protección de altos cargos en Burundi y en Congo".

Por otro lado, miembros de lo que era el CNDP, hoy integrados en apariencia en las fuerzas armadas regulares, han hecho suyas muchas de las minas que estaban ocupadas por el FDLR antes de que una operación militar conjunta de Ruanda y Congo lo obligara a dispersarse en enero de 2009. Es el caso de la mina de Bisie, en Walikale.

De cada 2.000 francos congoleños (1,43 euros) que se tasan por 50 kilos de casiterita, "1.000 van a parar a funcionarios de seguridad y entre 30% y 40% son para oficiales del Ejército". Ello supone, según las estimaciones del informe, que los comandantes militares en la mina de Bisie pueden ganar hasta 43.000 euros sólo a través de esta tasa.

Así pues, a menudo el control de las minas simplemente ha cambiado de manos entre distintos grupos armados.

Oficiales del antiguo CNDP obtienen dinero no sólo de los minerales, sino de otros recursos naturales. Las redes del ex general Bosco Ntaganda recaudan en controles de carretera e impuestos sobre madera y carbón vegetal 178.000 euros dólares al mes, según la estimación de la ONU.

"Acciones contundentes"

Las estadísticas oficiales de Kivu Norte y Kivu Sur, dos de las provincias ricas en minerales, indican que, entre enero y septiembre de 2009, las exportaciones de coltán fueron de 573.985 kilogramos; las de casiterita sumaron 11.236.051 kilos; y las de wolframita fueron de 514.455 kilos. Pero, dado el nivel de fraude, dicen el Grupo de Expertos, estos datos se pueden considerar "puramente indicativos".

La organización Global Witness, dedicada a denunciar el uso de recursos naturales en los conflictos, reaccionó ayer a los datos del informe. "A día de hoy ninguna compañía, comerciante de minerales o procesador ha sido puesto en la lista de sanciones de la ONU", dijo el director de campañas Gavin Hayman, quien pidió que Naciones Unidas tome "acciones contundentes".

"Es increíble que el Reino Unido no haya tomado todavía medidas efectivas contra las compañías y ciudadanos británicos involucrados en este comercio", añadió.

Trucos y tratos


La cuidada reedición de los dos primeros álbumes de Bauhaus saca a los autores de «Bela Lugosi's death» del nicho del Rock Gótico, subgénero que fundaron y superaron con una obra que concentra las mudanzas musicales de la nueva ola británica


JESÚS LILLO
ABC




Treinta años después de su edición, Bela Lugosi's Death, pieza con la que debutó Bauhaus, todavía es el canon que mide, define e incluso contiene la desproporción de un subgénero, el gótico, que en las últimas décadas no ha dejado de incorporar accesorios -también extramusicales, muy celebrados e imitados por el público adolescente- hasta degenerar en adefesio. La sobriedad de las líneas marcadas por el cuarteto británico en aquella canción fundacional y esencial ha dado paso a un abigarrado catálogo de imposturas, musicales y escénicas. Sirva la nueva e inminente minigira española de Marilyn Manson para comprobar hasta dónde puede llegar el pasacalle cuando atraviesa los suficientes puestos de avituallamiento y suministro: electrónicos, cosméticos o de lo que, sobre la marcha, vaya haciendo falta.

Escorado hacia la dramaturgia circense y los excesos sonoros del metal, campo en el que Black Sabbath puso todo de su parte a comienzos de los años setenta para llevar a su terreno musical las fantasías del lado oscuro, el movimiento gótico se filtra y regenera este otoño con el relanzamiento de los dos primeros álbumes de Bauhaus, Mask e In The Flat Field, que regresan al mercado con numeroso material extra -en esta ocasión justificado y provechoso- y sendos libros de carácter documental que reconstruyen y ambientan la era en la que fueron grabados.

Oficio de tinieblas. En su última visita a Madrid, y a caballo de una de esas giras de reunión organizadas para satisfacción de nostálgicos y aficionados a la historia, un Peter Murphy ya avejentado, bastante de vuelta de las sombras y los gestos del expresionismo cinematográfico alemán que recicló en su juventud, pisó las tablas envuelto en una capa: el líder del grupo imitó el vuelo del murciélago, gesto aplaudido por el público, y ejecutó otros cuantos ejercicios escénicos propios del oficio de tinieblas que desempeñó en los primeros años ochenta, pero fue el repertorio de la banda de Northampton lo que finalmente caló entre el público, más pendiente del legado musical de los autores de Terror Couple Kill Colonel que de la fantasmada, negocio en el que para competir, y volvemos a Marilyn Manson, hay que ir muy bien preparado de atrezo.

Quizás haya sido el propio proceso de corrupción del rock gótico el que haya permitido su permanencia a lo largo de las últimas décadas, pero resulta difícil establecer conexiones formales entre la obra de Bauhaus -en su día expuesta a las mudanzas y la urgencia de la Nueva Ola británica- y la de quienes a estas alturas siguen añadiendo postizos coyunturales a su esqueleto, musculado y activado hoy por elementos de quita y pon para adecuarse a los gustos de una audiencia adicta al sobresalto.

La evolución del rock gótico, etiqueta que ha terminado por quedarle pequeña a Bauhaus, si no ridícula, dado su notable deterioro, ha ido en paralelo a la crisis del cine de terror, género en cuya versión actual se valora más el susto que el misterio y cuyo voluminoso público objetivo mezcla espantos y palomitas con la misma naturalidad con que consume las canciones de la última banda presuntamente endemoniada facturada por la industria del rock o de la moda, tanto da. Los planteamientos efectistas cotizan al alza sobre argumentos cogidos con alfileres.

Con una duración superior a los nueve minutos -metraje más propio del rock progresivo que de un punk surgido para combatir, entre otras cosas, la ampulosidad y la falta de inmediatez de aquél-, Bela Lugosi?s Death fue la desafiante pieza con que Bauhaus instituyó un subgénero marcado de origen por la inestabilidad de sus hechuras melódicas y rítmicas. Sólo la temática de las canciones grabadas por el cuarteto británico fue capaz de mantener la unidad de un repertorio cuyas formas musicales siguen hoy representando un excepcional dossier sobre la ansiedad de los músicos del post-punk y la Nueva Ola por incorporar nuevos registros a su obra, sacrificando por el camino cualquier seña de identidad.

Combinar corrientes. Los comentarios y reflexiones de Peter Murphy, Daniel Ash, Kevin Haskins y David J. incluidos, junto a fotografías y material gráfico de la época, en la reedición de sus dos primeros trabajos discográficos, sirven para trazar el febril relato de una de las empresas musicales que mejor ilustran el desequilibrio creativo que afectó al mejor rock de los primeros años ochenta. Pasar por fundadores del rock gótico ha neutralizado la onda expansiva de una banda que, como las más grandes de su tiempo, de Joy Division-New Order a PIL, se hizo permeable para asimilar, adaptar y combinar tantas corrientes, y fueron muchas, como fue capaz de sintonizar y reproducir.

¿Pertenece España a los militares?



Una cuantiosa red de infraestructuras convierte al Ejército en el principal terrateniente del Estado




COLECTIVO UTOPÍA CONTAGIOSA

Antes se solía decir que España éramos todos (con la sana intención de recaudar solidariamente los impuestos al contribuyente). En nuestra opinión puede que España seamos todos, pero todos somos del Ejército. Los datos vienen a continuación y las fuentes son de toda fiabilidad (el propio gobierno y los militares). Sabemos que queda mucho oculto en este listado inicial que os ofrecemos. No hemos podido encontrar, por ejemplo, el listado de acuartelamientos por provincias y ello elevaría en mucho metros cuadrados y en muchas edificaciones los inmuebles del Ministerio de Defensa. ¿Por qué no se publicitan estos datos? ¿Hay algo que ocultar? No creemos que así sea porque sólo con la punta del iceberg que os ofrecemos a continuación queda claro quién manda en España a nivel de infraestructuras.

El ejército cuenta con una cuantiosa red de infraestructuras que lo convierte en el principal terrateniente del estado. Entre otros cuenta con las instalaciones de los cuarteles militares, instalaciones de comunicaciones, pistas de aviación, carreteras, ferrocarriles, campos de entrenamiento y tiro, centros de investigación, de vigilancia, bases en diversos territorios y en territorios fuera de España, centros tecnológicos y de investigación, centros de cría caballar, hospitales, aeropuertos, puertos militares, e incluso islas y cementerios, etc. Una amplia información se puede encontrar en la siguiente noticia de Ecodiario: “Defensa cuenta con 11 millones de m2 para su enajenación”, del 23/11/2008. En la noticia se cuenta que desde 2004 hasta 2008, el Ministerio de Defensa ha vendido unos 9,3 millones de metros cuadrados de terrenos militares. Otra fuente para contrastar las posesiones sin límite del Ministerio de Defensa es el Ministerio de Vivienda que nos habla de 28 convenios desde 2004 a 2007.

Esta política de obtención de dinero líquido mediante las desamortizaciones tiene mucha tradición. Ya en tiempos (1997) del ministro Serra del Partido Popular el diario EL PAÍS titulaba “La tercera desamortización” en la que explicaba que eran más de 1.500 millones de metros cuadrados de superficie, de los que 13,4 millones corresponden a edificios los terrenos que querían enajenar los militares. También reflejaba que en Ceuta y Melilla, sus propiedades suponen un tercio del término municipal. En la Península, dicho porcentaje ronda el 0,5% de la superficie de muchas provincias; aunque hay notables excepciones como Zaragoza (2,1%), Cádiz (1,7%), Madrid o Toledo (1,1%).

Es tanto el trabajo y el interés que tiene el Ministerio de Defensa en conseguir financiación mediante la enajenación de terrenos que, de hecho, hay en la página web del Ministerio un apartado dedicado a la Gerencia de Infraestructuras donde se explica que es un organismo autónomo dependiente de la Secretaría de Estado de la Defensa y que dedica a gestionar la venta de determinadas propiedades que ya no tienen un interés militar. La gestión se suele realizar por tres métodos:

* Subastas: por ejemplo, en el momento de redactar estas líneas (año 2009) son tres las subastas adjudicadas con muy escasa información en su página web: la Batería Cabo Salinas en Santayí, Baleares, el 02/08/2007; el producto del descorche del Cortijo de Botafuegos en Algeciras, Cádiz, el 29/11/2007; y los terrenos de la Línea de Tiro de Artillería en Boadilla del Monte, Madrid, el 27703/2008.

* Ventas: también, justo en estos momentos, se venden tres propiedades: en Ferrol, La Coruña, las parcelas 8.C y 18.1 del Polígono de Esteiro, la primera con 1.447’32 m2, y la segunda con 159’97 m2. Ambas por un valor estimado de 3.755.114’05 €. La siguiente venta se hace en Lugo, la Parcela L-1.B del Sector Sur K. Su extensión es de 4.905 m2 y su valoración son 10.235.352’38 €. La tercer venta es del Sanatorio de Marina y Parcela sin edificar de Los Molinos, Madrid. La extensión son 94.375 m2 y su valoración 7.325.763’27 €. Por lo tanto, del conjunto se espera sacar un montante de más de 21 millones de € (es decir, más de 3.500 millones de pesetas).

* Convenios con otras administraciones: hasta ahora, mitad de 2009, no se ha celebrado ningún convenio del que informe la web del GIED, sin embargo, en 2008 se convenió con el ayuntamiento de San Sebastián de los Reyes, Madrid, la venta de 115.000 m2 de la Estación Radiotelegráfica que el ayuntamiento compró para equipamiento público. En el año 2007 se convenió la compra por el ayuntamiento de Hinojosa del Duque, en Córdoba, de 2 millones de metros cuadrados (200 Ha) para políticas de empleo rural; etc.

En fin, como se puede comprobar en las notas a pie de página anteriores, las ventas se cuentan por millones de metros cuadrados, tanto en fincas rústicas como en ciudades y para usos rurales y/o empresariales o de construcción de viviendas. ¿Dónde va actualmente este dinero? Suponemos que a financiar, directamente el modelo militarista de dominación-violencia. ¿Sería lícito y moral usarlo para reconvertir el modelo de defensa militar a otro noviolento?

Por otro lado, si hablamos de espacios naturales, las Fuerzas Armadas disponen de 33 campos de maniobras y entrenamiento repartidos por todo el territorio nacional, con una extensión global superior a las 150.000 hectáreas, 1.500 millones de metros cuadrados. El cinismo del Ministerio llega al límite de decir que estos espacios están protegidos porque “la utilización por parte de los Ejércitos evita las agresiones comunes a otras áreas naturales de España”. Nada se habla de que en ellos se realizan prácticas de tiro con distintos armamentos y ejercicios de entrenamiento con la consiguiente contaminación de metales pesados, impactos acústicos, contaminación de aguas, suelos, aire, etc. Sin embargo, presumen, en la misma referencia anterior, de que “durante los años 2007 y 2008 se va a impulsar de forma prioritaria las actuaciones ambientales en estos espacios naturales, y se establecerán normas que prevengan el deterioro del medio natural y faciliten su conservación. Asimismo, se impulsarán medidas para la conservación, mejora y recuperación del patrimonio natural, con actuaciones agroforestales para aumentar los sumideros de CO2 en las instalaciones de Defensa (mediante las reforestaciones, el cuidado de los bosques, la lucha contra la erosión o la reforestación de terrenos agrícolas abandonados) , el desarrollo de un plan de defensa y mejora específico para fauna y flora autóctonas, experiencias piloto de cría y liberación de especies y acciones encaminadas a la lucha ecológica contra plagas.” Sin embargo, lo más lógico y natural es que estos espacios naturales tuviesen una gestión civil y un uso más abierto y público para disfrute de todos.

Desde otro punto de vista, también son infraestructura militares que deberían reconvertirse a uso civil dos importantes centros de investigación:

* El Canal de Experiencias Hidrodinámicas de El Pardo.

* El Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial.

También posee otro instituto, el ISFAS con múltiples infraestructuras sanitarias como los hospitales militares de Madrid, Zaragoza, San Fernando (Cádiz), Ceuta y Melilla; y unas 60 delegaciones por toda la geografía nacional.

Además, el propio Ministerio de Defensa posee unas 60 delegaciones por toda España.

En el aspecto educativo, el Ministerio de Defensa posee una Escuela Militar de Sanidad, una Escuela de Militar de Estudios Jurídicos, una Escuela Militar de Ciencias de la Educación, una Escuela Militar de Intervención, una Escuela Militar de Músicas Militares y una Escuela Militar de Idiomas.

Aunque sabemos que va a sonar un poco a guasa, también poseen los militares diversas infraestructuras, no despreciables como se verá a continuación, dedicadas a la cría caballar. En concreto un centro de Dirección Gerencia en Madrid, un centro de cría en Jerez (Cádiz), otro en Écija (Sevilla), otro en Ávila, otro en Zaragoza, una escuela militar ecuestre y un Laboratorio de investigación aplicada. Por más que hemos buscado algo relacionado con la cría de cabras para la Legión, no hemos sido capaces de dar con los datos, aunque algo ha de existir porque la susodicha cabra desfila bastante bien y en algún lado habrán tenido que criarla, seleccionarla y educarla castrensemente. Siguiendo con el apartado zoológico, el Ministerio de Defensa posee un Museo, Biblioteca y Centro de Investigación Histórica del Centro Nacional de Veterinaria, en Madrid.

No podría faltar una Red de Bibliotecas de Defensa que está considerada de uso restringido pero que cuenta con 37 centros. Para completar la oferta existen, además, 25 archivos de temática militar.

Si seguimos con el tema cultural, la Red de Museos Militares está presidida por los tres Museos Nacionales pertenecientes a los Ejércitos de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire, ubicados todos ellos en Madrid. Además, la red se completa con otros 18 museos.

Con más arraigo histórico son las posesiones militares que tienen que ver con fortificaciones y castillos, con un total de 16 centros.

No hemos podido conseguir datos estadísticos de cuantos acuartelamientos hay en cada provincia, el Ministerio no los hace públicos, al menos en su web ni tampoco en internet.

‘La superbe’, Benjamin Biolay (2009)



AIDA M. PEREDA
Lumpen



Benjamin Biolay, uno de los exponentes más aclamados de la nouvelle chanson, acaba de publicar un disco doble, ‘La superbe’, un trabajo desigual en estilo y resultado.

Comparado con Serge Gainsbourg hasta la saciedad y acostumbrado a salir en la prensa del corazón francesa por su matrimonio con Chiara Mastroianni, hija de Catherine Deneuve y Marcello Mastroianni, su separación parece que no le sentó mal musicalmente hablando, pues engendró un romántico y magnífico trabajo, Trash Yéyé (2007), que le dio a conocer en España. También trabaja como actor ocasional y es letrista, arreglista y productor para cantantes galos como Françoise Hardy, Keren Ann o Carla Bruni, a quien tilda de oportunista por arrimarse a Sarkozy, cuyo gobierno, asegura, es "una catástrofe terrible".

En ‘La Superbe’, el compositor francés deja a un lado la atmósfera fílmica que envolvía las composiciones de Trash Yéyé (‘Basura Yeyé’), y apuesta por priorizar su lado más electrónico. Sin embargo, no puede esconder su formación clásica como músico, motivada seguramente por su padre, clarinetista en una orquesta, que le llevó a estudiar violín, tuba, trombón, guitarra y piano. Por ello, recurre a una orquestación muy elaborada, pero que resulta excesiva, ya que los arreglos terminan actuando no como relleno sino como base de las canciones. Al final, la mezcla de elementos electrónicos y clásicos resulta no sólo barroca sino algo hortera. Por otro lado, apostaría a que los violines están hechos con sintetizador, lo que se me hace incomprensible, más aún siendo él mismo violinista.

Si entramos a desgranar el disco, encontramos como apertura una pieza homónima de seis minutos que ya deja ver los pies de los que cojea el disco: ritmo monótono y demasiada spoken word. En ‘Miss Catastrophe’, aunque incorpora un aire más jazz en la instrumentación, sigue pareciendo un rapero lírico en una canción chill out.

Hay que esperar hasta el track 5 para encontrar el primer tema interesante, ‘Ton héritage’. Una canción sencilla pero bella, donde canta tan sólo acompañado de un piano. En ella, habla del peso de la herencia personal. El estribillo dice así: “no es tu culpa, es tu herencia (...) no es tu culpa, es tu carne, tu sangre, tendrás que tirar con ello, o más bien, sin ello”.

Una de las mayores sorpresas es ‘Si tu suis mon regard’, de gran vitalidad, con un ritmo pegadizo y efectista de marcado tinte pop, que ayuda a ampliar las miras de la música en francés.

‘Night shop’, a pesar de su tono trágico, no llega a emocionar, y acaba siendo algo insípida. Lo contrario de ‘Tu es mon amour’, que bien podría ser la heredera de ‘Dans le merco Benz’ pero con un ritmo más latino que hace recordar al Manu Chao más melancólico.

En ‘La toxicomanie’ recupera la sensualidad del jazz, pero se hace patente su limitación vocal. Y ‘L’espoir fait vivre’, la canción que cierra el primer volumen, evoca los guateques de los sesenta. Muy pegadiza, pero algo socarrona.

La segunda parte da comienzo con ‘Prenons le large’, una pieza sobresaliente en la que Biolay se convierte por unos minutos en el Bono francés. Acto seguido aparece ‘Tout ça me tourmente’, una de mis preferidas junto con ‘Raté’ y 'Sans viser personne', por esa tristeza contagiosa que desprenden.

De ‘Assez parlé de moi’ mejor ni hablar, lo peor del disco sin duda alguna. En ‘Buenos Aires’, por su parte, intenta de nuevo imitar el universo musical de Manu Chao, pero esta vez sin éxito. El pop reaparece en ‘Reviens mon amour’, un tema amable . Y del resto del segundo disco, en mi opinión, no merece la pena hablar mucho más.

Mejor hubiese sido que Biolay hubiera publicado un único disco con una criba más homogénea (¡tenía 56 canciones para elegir!), pues algunos temas logran nublar la belleza, que sin duda hay, en otros. En mi opinión, los altibajos de ‘La superbe’ impiden que esté a la altura de sus anteriores trabajos.

Blueberry Hill, del folk al pop sin perder la identidad


RAÜL RUIZ
Sonicwave magazine




Tras presentarse en el circuito discográfico con un álbum debut muy cercano al sonido folk norteamericano, la banda barcelonesa cambia de estilo en su segundo disco, “Giants”. Su apuesta por el pop parece responder a una inercia natural producto del espíritu indagador que abandera BLUEBERRY HILL. Incondicionales de la búsqueda de pinceladas con las que decorar de detalles su música, no han dudado en desplazarse hasta Islandia para grabar en los mismos estudios que la polifacética BJÖRK. Hablamos con María Bennassar e Ivó Iglesias.

Han pasado ya cuatro años desde la aparición de ‘Thanks’, vuestro álbum debut, y supongo que son muchos los que esperaban la aparición de un nuevo trabajo. ¿Cuándo empezó a gestarse este ‘Giants’?

Hay canciones del Giants que tocábamos en los directos hace ya cuatro años, así que no te lo sabríamos decir. Nunca nos hemos sentado a pensar: hay que hacer temas para el segundo disco, no funcionamos así, simplemente sacas lo que tienes dentro cuando lo necesitas; pones unos arreglitos por aquí, violines por allá… Se trata de disfrutar componiendo, hasta que te das cuenta que tienes un material precioso, coherente, y es entonces cuando te lanzas.

Parece que en este segundo disco habéis pasado una transición musical, relegando el neo country en beneficio de melodías más poperas. ¿Por qué este cambio?

Solo hay un requisito en el grupo para decidir si un tema sigue adelante o no: que sea una buena canción. Seguimos apostando por las buenas melodías y los arreglos, y ya sabemos cuándo un tema es BLUEBERRY HILL. A partir de aquí ¿por qué no seguir explorando?

Aun así vuestro nombre sigue sonando a American Western... ¿Es este uno de lo motivos de que decidieseis incluir un tema como ‘Country Is Dead’?

Que conste que no hemos renunciado al rock americano. Seguimos disfrutando escuchando a Gillian Welch, pero en su momento necesitábamos aire fresco y, una autoparodia, siempre viene bien. Al fin y al cabo, tal y como nos preguntó mucha gente con el “Thanks”: ¿qué hace un grupo catalán, con cantante mallorquina, haciendo música americana?, y la respuesta era: pasárnoslo bien. Esto es lo mismo: en Islandia existieron 15 días seguidos con dolor de estómago de tanto reír. ‘Country Is Dead’ o ‘Pornstar’ son un reflejo de nosotros mismos.

Entonces, supongo que no habrán existido cambios significativos a la hora de componer… ¿La inspiración ha surgido sola o se ha tenido que forzar para adecuarla a esta reorientación?

Lo bueno de BLUEBERRY HILL es que compone todo el mundo. Hay épocas en que a unos les apetece más que a otros, pero todos teníamos claro que el proyecto tenía que ser menos folki… e inspiraciones o ideas no faltaron. De hecho, hubo unos cuantos temas que no pudieron coger el avión a Islandia, ¡y eran buenos! Eso me alegra, porque creemos que forzar la inspiración no funciona.

Y ¿cómo acontece esto de grabar el disco en Reykiavik ¿Pasábais por allí y dijisteis: ¡hey! Podríamos grabar aquí el disco? No, en serio, ¿cómo contactáis con Sturla “Mio”?

Nunca sabes si habrá un próximo disco así que siempre quieres hacerlo lo mejor posible. “Thanks” fue especial al contar con Carlos Raya, Garth Hudson o Richard Dodd, y “Giants” tamniçen tenía que serlo, así que pensamos que para ese proyecto diferente que teníamos entre manos necesitábamos un productor especial. BJÖRK, COCO ROSIE, SIGURDSON tienen ese algo más que estábamos buscando. Islandia, de hecho, lo tiene. Fue contactar con GreenHouse, enviar los temas, y aceptaron.

Ahora que lo mencionáis, debe de haber sido una gozada grabar con quien ya ha trabajado con artistas de la talla de BJÖRK…

El currículum de GreenHouse es impresionante. Son profesionales experimentando con la parte técnica, los instrumentos y la música en general. Y eso se ve en temas como ‘Freaks‘ o ‘KO’. Si a eso le añades que el factor humano fue genial, el resultado es una experiencia y un disco inolvidable; al menos para nosotros…

Y veo que esta vez habéis cambiado también de sello, apostando por Lucinda Records… ¿o fueron ellos quienes apostaron por vosotros?

Entre tanta crisis, tantas malas noticias y tanto quejarse, es genial ver como un sello como Lucinda sigue adelante, apostando por la música con tanta ilusión. Y eso es gracias a Vicente Úbeda, que es un entusiasta como muy pocos. Quienes le conocen saben que no podrían decirle nunca que no.

En el poco tiempo que lleva el disco en el mercado ¿qué sensaciones se respiran? ¿Cómo se está recibiendo este disco comparado con el primero?

De momento, las críticas son muy buenas. Parece que a la gente no le importa este cambio, al contrario, todo el mundo nos dice que hemos ganado en profundidad. Solo esperamos que, al margen de las etiquetas, el público pueda disfrutarlo tanto como nosotros. Al fin y al cabo seguimos siendo y sonando a BLUEBERRY HILL.

¿Tenéis gira de presentación ya programada?

Vamos montando los conciertos poco a poco, sobre la marcha. De momento, hemos estado presentándolo en Barcelona y, antes de navidad, pisaremos Madrid y Mallorca.

¿Probaréis otra variación de estilo en vuestro próximo disco?

¡Nunca se sabe! En menos de un año han aparecido raps, canciones de navidad, temas en castellano, en catalán... Pero no nos avancemos, ahora toca disfrutar con éste. Como diría Eckhart Tolle, vive el aquí y el ahora.

Ken Loach: "Soy un socialista de corazón, aunque vivo bien no me gusta el lujo"


Vuelve hoy Ken Loach a nuestras pantallas con Buscando a Eric, una comedia social que cuenta con el futbolista Eric Cantona como actor y como leit motiv. Mientras, ultima ya el rodaje de Route Irish, una historia del Irak actual



BEATRICE SARTORI
El Mundo




El director británico Ken Loach (Nuneaton, 1936) y el futbolista francés y leyenda viviente Eric Cantona forman una pareja más extraña que Lemmon y Matthau. En el pasado Festival de Cannes, y a propósito de la presentación de Buscando a Eric, recibieron un auténtico baño de Justificar a ambos ladosmultitud. Loach recibe a El Cultural en el Hotel Martínez acompañado del futbolista. Ambos están exultantes. Confían en ganar el partido en la taquilla.

-En 45 años de carrera, tras casi 40 películas, 68 premios y 61 nominaciones dirige su primera comedia...

-Yo no la veo tanto como una comedia sino como una historia de amor, de amistad y sobre la familia. He hecho una película que no tenía pensado hacer.

-Parece que la amistad es fundamental para Eric Cantona.

-Sí, es un hombre de verdad, nada endiosado, sin ego. Durante el rodaje se quedaba el último para firmar autógrafos a todos los que se le acercaban. Nadie se iba de vacío. Cuando rodamos la escena con los 50 seguidores del Manchester United con máscaras de Eric Cantona, pude ver lágrimas en sus ojos. Me lo hizo ver su mujer, Rachida. él siempre cita a Serge Gainsbourg, que dijo: “Puedo contar a mis amigos con los dedos de las manos del guitarrista Django Reinhardt”.

Sin embargo, Cantona adquirió mala fama cuando le asestó un golpe de kung-fu a un seguidor que le hizo comentarios racistas en el Crystal Palace. Estuvo sancionado sin jugar nueve meses y cuando regresó le metió un golazo al Liverpool. Sus seguidores lloraban mostrándole su apoyo total, pese a su mal comportamiento. Es un intocable. Buscando a Eric narra la vida de un funcionario de correos de Manchester llamado Eric Bishop (Steve Evets, que cuando habla debería llevar subtítulos por el grueso acento escocés) cuya vida se desmorona. Su matrimonio se ha roto e intenta reconquistar a su reacia mujer Lily (Stephanie Bishop), a la que abandonó por otra. Un día, se le aparece Cantona.

- El futbolista se revela también como un profundo filósofo.

-Lo es. Es un deportista atípico. Su visión de la vida es profunda y muy sana. Todos buscamos a un héroe para seguirle, y en ese momento es cuando Eric encuentra a Eric. Al acabar la película no sabemos si ha ocurrido en realidad o ha sido una pura visión.

-Su frase “no soy humano, soy Cantona” levantó aplausos y risas en el Grand Palais.

-Paul Laverty escribió el guión, pero la frase fue del propio Cantona, que colaboró a crear su propio personaje. ¿Sabe? Eric es un gran poeta. Le diré que en España fotografía las corridas de toros en blanco y negro. Son de una gran belleza.

-¿Cómo logró atraerle?

-¡Fue él el que me atrajo a mí! Se retiró de la competición en 1997 y, desde entonces, está intentando construir una carrera interpretando y dirigiendo. Vino con el proyecto y se puso a trabajar con Laverty. Fue un rodaje rápido.

-¿Cuál es el trabajo que más le gusta de Cantona?

-Una película francesa que hizo en 2003, The Outremanguer (El comilón), de Thierry Binisti. Era la historia de un policía bulímico de Marsella de 160 kilos que todas las noches comía enormes cantidades llorando. Cantona hizo una interpretación profundamente conmovedora. Además, Rachida Brakni interpretó a Elsa y cuatro años más tarde se casaron.

El último héroe rojo

-¿Cómo reclutó a los fanáticos seguidores del United?

-Pusimos un anuncio en la prensa local: “¿Te apetecería rodar una película con Ken Loach? Haremos un casting el día del próximo partido”. Se presentó un ejército de fanáticos que hablaron a la cámara de su amor por el club y del último héroe de rojo. Fue una idea de él, quería que auténticos fans se interpretaran a sí mismos.Tenga en cuenta que Manchester es una ciudad que se ha degradado y la pobreza ha entrado a saco.

Un ser enigmático

-Es como si Eric viera las cosas más intensamente que el resto de los humanos...

-Sí, puede parecer muy duro y después es un oso de peluche. Es muy fiero en la protección de su vida privada, le obsesiona la persecución de los medios. Suele decir de ello que “si las gaviotas siguen a un barco es porque piensan que les va a tirar sardinas”. Es muy enigmático.

-¿Es el Manchester United su equipo favorito?

- No, lo siento. Es el City of Bath, FC. No me pierdo ni un solo partido, salvo si estoy rodando claro.

Ken Loach es, junto a Mike Leigh, el último gran exponente del realismo británico que tiene a la clase media como protagonista. Autor comprometido, incisivo y a ratos genial, Loach ha rodado títulos esenciales del cine de los últimos años como Lloviendo piedras (1993), Tierra y libertad (1993) sobre la Guerra Civil española, Sweet Sixteen (2002) o El viento que agita la cebada (2006), por la que ganó la Palma de Oro en Cannes. Ahora prepara un filme sobre el conflicto de Iraq, Route Irish.

-Rechazó la Orden del Imperio Británico, está en la lista de los grandes directores ingleses y no ha hecho caso a Hollywood. ¿Cómo consigue rodar sin hacer concesiones?

- Soy un socialista de corazón. Aunque vivo bien no me gusta el lujo. Hago películas de bajo presupuesto, que siempre encuentran financiación. Un filme mío de los comienzos, Cathy Come Home, realizado para la televisión, cambió la ley para los sin techo. Nada me hizo sentirme más orgulloso. Respecto a la Orden del Imperio Británico es el exponente de lo peor de mi país: abuso y conquista.

-El año pasado, Slumdog Millonaire se llevó todos los premios gordos.¿Nos encontramos ante una revitalización del cine británico o es un espejismo?

- Hay razones para un optimismo moderado. Este año en Cannes hubo tres películas británicas: Fish Tank, de Andrea Arnold; Bright Star, de Jane Campion, y la mía. No está mal.

-Fue a Cannes en plena preproducción de Route Irish. ¿Cómo va todo?

-Bueno, Paul (Laverty) está ultimando el guión. Se trata de un drama que narra la historia de un jefe de seguridad en Iraq, que inicia la investigación para descubrir las razones de la muerte de un compañero al margen de la versión oficial. Estarán Stephen Lord y John Bishop, y muchos de mis actores habituales.

Barricada: Rock con conciencia


La edición del impresionante nuevo trabajo de Barricada, el discolibro “La tierra está sorda”, nos permite entrevistar a Enrique “El Drogas” Villareal, su mítico bajista y vocalista. En los últimos años los de Navarra han mantenido un buen nivel creativo, pero con esta nueva obra se sitúan a años luz de ellos mismos



JUANJO ORDÁS
Efe Eme




Barricada da un salto de gigante con “La tierra está sorda”, un discolibro alrededor de la Guerra Civil y más en concreto sobre la recuperación de la memoria de los perdedores de la misma. Una obra valiente tanto en lo literario y en lo musical que rompe con la imagen que se pudiera tener del grupo que tiene en Enrique “El Drogas” Villareal su cabeza más visible y que ha sido el principal impulsor de este nuevo trabajo. Él es quien responde a nuestras preguntas.

“La tierra está sorda” es un trabajo brillante. ¿Está viviendo Barricada una nueva juventud?

Para Barricada es importante proponerse nuevos retos con el fin de huir de la sensación de repetición. Esto permite a la cabeza indagar caminos desconocidos sin ningún miedo, dando la sensación –debido a este meneo– de ser un grupo en constante búsqueda y poniendo siempre en duda nuestras propias convicciones. Cuando la inercia se apodera del trabajo de una banda, las canciones comienzan a arrugarse y a secarse.

Se trata de un disco que se puede escuchar sin prestar atención al libro que le acompaña, aunque el citado libro es fundamental para comprender la obra. ¿Hasta qué punto crees que son indivisibles?

El libro es tan imprescindible como decida el receptor de la música. Para mí es fundamental ya que la obra en su conjunto resulta más comprensible.

La temática se limita a un periodo histórico, aunque la Guerra Civil da para bastante. ¿Tuvisteis que cribar temáticas?

Había que poner punto final al trabajo, con lo que esto conlleva de no tratar a fondo algunos aspectos de la temática. De no haber tomado esta decisión, el trabajo hubiese sido infinito. El sistema para escribir las letras también ayudaba a no individualizar en personas concretas cada canción, aunque fuese un punto de partida. Encontrar hechos comunes en diferentes historias creo que fue una decisión acertada para dar las pinceladas deseadas a cada tema. Aunque por ejemplo, no se hace mención a ninguna batalla, por decisión propia, sí se me ha quedado la espina clavada de que la temática de los “topos” no aparezca por ningún lado.

Jamás me imaginé que escucharía el ‘Cara al sol’ en un disco de Barricada. ‘Desfilan’ es un tema que, nada más comenzar, realmente asusta, da miedo. ¿Era esa la intención?

‘Desfilan’ hace la función de introducción al trabajo. Había que reflejar de manera escueta qué organizaciones armadas y qué personajes apoyaron el golpe de Estado del treinta y seis y cómo hubo que teorizar toda la violencia ejercida sobre los perdedores para hacer “legal” algo incomprensible. El himno de Falange creo que da menos miedo que las actuaciones de sus militantes en retaguardia. Además, Franco utilizó a su lider, Jose Antonio, como acompañante en su viaje de delirio porque estaba muerto.

LA MÚSICA

Vuestras sonoridades han ido ampliándose, hasta el punto de contar con sonidos muy actuales, como el solo de guitarra de ‘Sotanas’. ¿Cómo reactualiza Barricada su sonido?

El sonido en nuestros discos va en consonancia con lo que se escucha en el grupo. Por concretar más, en los últimos trabajos es definitiva la influencia en el sonido de Alfredo [Piedrafita, guitarra]. Ahora mismo es el que más música escucha y eso se nota. Por supuesto que este trabajo no hubiese sido lo mismo sin las aportaciones de Iker Piedrafita [hijo de Alfredo y componente del grupo Dikers], tanto en sonidos como en arreglos.

El piano en ‘Maestros’ es uno de los puntos álgidos del disco, ¿cómo trabajasteis un instrumento tan ajeno a vuestra instrumentación típica?

Esta vez se ha trabajado sin complejos a la hora de meter ciertos arreglos. Nuestra experiencia con el acústico fue alucinante. Enredar con voces, saxo y teclados daba otra dimensión a las canciones y eso que aprendimos con el “Mordiscos” lo hemos llevado a la práctica. Además, repito que contar con la sabiduría de Iker ha sido un lujo

¡En ‘Matilde Landa’ sonáis folk! Siempre os han gustado los sonidos acústicos, ¿os sentís muy cómodos con ellos?

La verdad que ambientar una canción es un proceso muy interesante. Enredar con los instrumentos, desarreglar lo que ya parecía acabado… A veces nos pasamos de rosca y hay que desandar el camino. Pero, en general, escuchar la simpleza de una canción tras haberla ido desnudando es un placer

Es genial el contraste entre la energía rockera del grupo y esas letras tan fuertes y profundas. ¿Cómo conseguisteis que empastaran sin problemas?

Había que jugar entre las frases con la instrumentación. Los riffs de guitarra tenían que poner las comas, los puntos, los acentos, etc. La emotividad y la rabia no sólo debía estar en las letras, sino también en la música. No se debía perder lo que siempre hemos defendido: Trabajar letra y música para la canción.

¿Ha sido duro emocionalmente crear una obra tan dramática como “La tierra está sorda”?

Lo más duro quizás no sea lo que refleja el trabajo en sí, sino el olvido al que gran parte del país se aferra. Emociona ver gente trabajando en recuperar para la memoria colectiva todos los aspectos que debieran realizarse por instituciones tanto públicas como privadas. No puede ser que los gastos de una exhumación corran a cargo de las familias. No puede ser que, por ejemplo, en Navarra la Institución Príncipe de Viana no controle los destrozos que se están llevando a cabo en el interior del fuerte-prisión de San Cristobal. No puede ser que en el nuevo Palacio de Congresos de Badajoz no haya ninguna referencia a los sucesos allí acaecidos cuando fue plaza de toros y entraron en la ciudad los franquistas. No puede ser continuar leyendo a los historietógrafos que en el Valle de los Caidos no hubo presos republicanos trabajando como esclavos. Estos hechos y un largo etcétera es lo realmente duro. Hay un libro de Emilio Majuelo dedicado a Ricardo Zabalza que define muy bien a esos hombres y mujeres que se quiere borrar de la Historia: “La generación perdida”

¿Cómo crees que encajarán estas canciones con el repertorio clásico?

Ahora mismo no es algo que nos preocupe ya que la próxima gira tendrá dos partes diferencidas. Con el paso del tiempo veremos qué canciones quedan o cómo lo planteamos

¿Y cómo vais a plantear la gira?

En una primera parte irán las 18 canciones de este disco. Llevaremos a Iker Piedrafita como músico de apoyo (teclados, bajo, guitarra, coros) y en el escenario queremos dar una sensación más íntima jugando con la iluminación, de tal manera que será la parte “reflexiva”. Tras un pequeño paréntesis de cinco o diez minutos, para adaptar el escenario, llegará el turno a unas 33 canciones donde la voz la pondrá la gente. En total vendrán a ser tres horas de festival.

Al abordaje de los caladeros africanos


El agotamiento de las aguas de la UE ha llevado a la pesca industrial a las costas africanas. Allí, la ausencia de estructuras estatales, como en Somalia, o la escasez de capital local, abren grandes oportunidades de negocio

SARAH BABIKER
Diagonal




Serigne tiene 34 años y vive en Madrid. Llegó en 2006 a Canarias desde Saint-Luis, tras diez días de viaje en cayuco, una embarcación que usaba en su trabajo de pescador en Kayar, un pueblo costero de Senegal. "Esta profesión la tengo en la sangre", afirma Serigne. Como otros 600.000 senegaleses, Serigne vivía directamente del pescado. Lo hizo durante diez años. Hasta que tuvo que emigrar.

Y como él, muchos otros. El padre Jerôme, un sacerdote nigeriano que lleva desde 2003 al frente de la misión católica de Nuadibú, en la costa mauritana, lleva el único registro de inmigrantes que eligen el camino del Norte: "El hecho es que la mayoría de los senegaleses aquí son pescadores, podría decir el 80% de ellos".

Serigne recuerda con claridad el proceso: "Cuando estudiaba ya se notaba que cada año disminuía la cantidad de pescado, lo noté más cuando empecé a pescar, porque cada año había menos pescados. Notábamos que cada día pescábamos peces más jóvenes y más pequeños".

Los acuerdos de pesca bilaterales con la Unión Europea entre 1979 y 2006 tienen mucho que ver. Entre 1994 y 2005 el peso de las capturas en aguas senegalesas cayó de 95.000 a 45.000 toneladas, mientras que el número de embarcaciones pertenecientes a ciudadanos senegaleses descendió drásticamente al no poder competir con los enormes pesqueros europeos, según detalla el informe Selfish Europe, de Action Aid.

La devaluación de la moneda senegalesa profundizó la orientación de la pesca hacia el mercado exterior, descuidando el consumo local. Así lo corroboraba el Programa de la ONU para el Medio Ambiente (PNUMA) en 2002, cuando anunciaba que la seguridad alimentaria local y los puestos de trabajo estaban siendo amenazados por la escasez del pescado capturado localmente.

El último acuerdo con Senegal cubrió cuatro años entre julio de 2002 y junio de 2006. El coste total del presupuesto europeo era de 64 millones de euros, el 19% destinado a medidas de apoyo, como seguimiento de recursos, inspección o seguridad. A cambio, 125 barcos consiguieron acceso a las aguas senegalesas, sin límites de captura y en competencia directa con la pesca artesanal.

“Los gobiernos son culpables de todo esto, antes vivíamos muy bien, cada familia tenía uno o dos barcos artesanales y cogían lo suficiente para sobrevivir, pero con los acuerdos con los países europeos y Japón había más presencia de grandes buques pesqueros y arrastraban todo, porque son más modernos, tienen más capacidad y pueden congelar al mismo tiempo”, afirma Serigne.

En 2006 Senegal se negó a renovar los acuerdos bilaterales. Sin embargo, según denuncia Action Aid, los pesqueros europeos han encontrado en la ’senegalización’ de sus barcos, la compra y acumulación de cotas de pesca senegalesas, el trasbordo de capturas, o las joint ventures para la transformación del pescado, el modo de esquivar los esfuerzos del Gobierno para regular el acceso y el control de los recursos marinos.

"Ya es muy tarde", protesta Serigne, "en Kayar hay menos pescadores que hace diez años, porque muchos han probado el camino de las pateras. Uno se va con sus hermanos y no captura suficiente para la familia y hay que intentar algo; es lo que explica las pateras".

Acuerdos bilaterales

Según la Convención del Mar de 1982, las zonas económicas exclusivas comprenderán un máximo de 200 millas desde la línea de costa de un país. Entre otras cosas, el Estado tiene derecho de pesca sobre este espacio. Sin embargo, la misma convención establece que cualquier país debe poner a disposición de flotas extranjeras el pescado que no alcance a pescar, siempre y cuando no se sobrepase el máximo de explotación sostenible.

La Unión Europea paga aproximadamente 156 millones de euros al año para asegurar el acceso a las pesquerías de terceros países, según fishsubsidy.org. Actualmente, la UE tiene una docena de acuerdos de pesca con países africanos. Su firma plantea una serie de dudas. Algunas veces porque se firman con países con déficit democrático que comprometen los recursos de sus pueblos. Una muestra de este dilema se puso de manifiesto en octubre, cuando la comisión de pesca del Parlamento Europeo bloqueó el acuerdo con Guinea Conakry tras la muerte de 160 personas que se manifestaban contra el presidente golpista. La representante del Grupo Popular se lamentó de que esta decisión supusiera “un amarre temporal por un periodo indeterminado” de la flota comunitaria. También es objeto de polémica el actual acuerdo de pesca con Marruecos, que no excluye explícitamente las aguas del Sáhara Occidental, permitiendo la pesca de flotas europeas en aguas que no pertenecen a ninguno de los dos firmantes.

De hecho, los acuerdos llevan años en el centro de la polémica. En 2003, un informe del Instituto Europeo de Política Ambiental analizaba los pactos firmados con Senegal, Angola, Mauritania y Santo Tomé y Príncipe. Entre las conclusiones, criticaba la arbitrariedad en las cantidades pagadas por la UE, que variaban de 11.111 euros por buque comunitario en Santo Tomé a los 346.774 euros en Mauritania. También criticaba el desajuste entre la cantidad pagada y el beneficio potencial de las capturas: en el caso de Santo Tomé y Príncipe "para los atuneros, el valor de la captura puede ser 40 veces mayor que las tasas de acceso". El informe también señalaba el problema de la ausencia de límites de captura en Senegal y Mauritania.

Seis años después, los acuerdos de pesca de Santo Tomé y Mauritania han sido renovados. Sin embargo, Angola y Senegal se negaron en su momento a poner de nuevo sus aguas territoriales a disposición de las flotas comunitarias. En 2005 Angola no llegó a un acuerdo, tras exigir una mayor soberanía sobre las capturas. El caso de Senegal, por su parte, ilustra los efectos adversos de una asociación en desigualdad de condiciones.

Pesca ilegal

No sólo los pescadores que perdieron su trabajo transitan hacia las Islas Canarias, también lo hace gran parte del pescado proveniente de África Occidental hacia Europa. Según denuncian Enviromental Justice Foundation y Greenpeace, gran parte del pescado que llega a las islas también es "clandestino". El puerto de las Palmas de Gran Canaria tiene estatus de zona franca económica, algo que implica regulaciones aduaneras favorables y pocos controles: en 2006 había cinco inspectores de puerto para controlar la procedencia de 360.000 toneladas de pescado que pasan al año por su puerto. El abuso de las compañías pesqueras de este estatus ha dado como resultado que Las Palmas sea considerado el más importante puerto de conveniencia de Europa para las actividades de pesca ilegal, no documentada y no reglamentada (INDNR).

"La pesca [ilegal] está reconocida internacionalmente como una de las mayores amenazas, especialmente para caladeros que padezcan sobrepesca. Hay varias iniciativas para combatirla. Ya en el año 2000 la FAO adoptó un ’Plan internacional’ (…) y recientemente, en 2009, las naciones han acordado un compromiso legal para adoptar medidas contra la pesca ilegal en sus puertos", afirman desde la ONG Oceana. Las organizaciones señalan un escollo a la hora de luchar contra estas prácticas: la existencia de banderas de conveniencia, pabellones que los armadores adquieren con el fin de agilizar burocracias, evadir impuestos y esquivar regulaciones. Se calcula que hay unos 40 Estados –a la cabeza de los cuales se encuentran Honduras, Panamá y Camboya– con registros abiertos, donde uno puede inscribir su embarcación cómodamente. 59 pesqueros españoles aparecen registrados con banderas de conveniencia en 2009.

Descontrol, igual a negocio

Tal vez por ello, tal como denuncia la Coordinadora Verde, España se opuso, cuando hace algunos años hubo un intento internacional de adoptar medidas contra esta práctica. Según el derecho del mar, el país cuya bandera ondea en las embarcaciones es el que tiene que velar por el respeto a la legalidad de sus barcos. Normalmente, estos países no están en condiciones de ejercer este control.

Por ello, con una bandera de conveniencia resulta fácil dedicarse a la pesca ilegal, no documentada y no reglamentada. El negocio es lucrativo: las naciones pierden por esta actividad entre 10.000 y 23.500 millones de dólares al año, que representan entre 11 y 26 millones de toneladas de pescado. Se calcula que la pesca ilegal les cuesta mil millones de dólares anuales a los países africanos. La propia Comisión Europea estima en un informe emitido en 2007 que más del 50% del total de las capturas en Somalia, Liberia y Guinea Conakry son practicadas de manera ilegal, según afirma la Coordinadora Verde. "Hacen de todo en África y sin control, porque saben que no tienen medios para controlar la pesca. Tienen la circulación libre, se llevan todo el pescado, dejando el continente muerto", concluye Serigne, ex pescador senegalés, ahora inmigrante en Madrid.

"Las administraciones deben servir a sus ciudadanos y no ser visitadores médicos de los laboratorios"

AIDA M. PEREDA/KEPA ARBIZU
Lumpen




Mucho se ha hablado acerca de la Gripe A. Casi todo lo dicho ha ido encaminado a crear alarma y a dar por buenas las directrices marcadas por los laboratorios y las instituciones. Miguel Jara, escritor y periodista especializado en ecología y salud, por medio de su páginas web (http://www.migueljara.com/) y sus diferentes libros ("La salud que viene" de reciente aparición), analiza de manera crítica el fenómeno de las pandemias y todo lo que rodea a estos sucesos. Por medio de esta entrevista nos aclara muchos aspectos.

Hay muchas voces que advierten de los posibles efectos secundarios y de la poca efectividad de la vacunación masiva. ¿Qué opina usted y por qué el estado ha obviado estos peligros y está incitando a ella?

Según los médicos a los que yo consulto y cuyas informaciones publico en mi blog (http://www.migueljara.com/) las vacunas contra la gripe A no han demostrado su eficacia, ni su seguridad y peor aún no son necesarias para una simple gripe. Además llevan como conservante Timerosal hecho a base de mercurio un producto muy tóxico que puede causar autismo y otros problemas neurológicos en niños, como intentan demostrar 60 familias a la Audiencia Nacional española. Estos peligros se obvian por la influencia de los grandes laboratorios.

En el último año la OMS ha cambiado la definición de pandemia. ¿En qué sentido lo ha hecho y cuál es tu valoración?

Ha subido con muchas prisas los diferentes grados de afeccción de la enfermedad para poder afirmar con rapidez que nos encontramos ante una pandemia, puede discutirse si la definición actual o la anterior es la más apropiada pero no parece que el momento de hacer cambios en la definición sea cuando se avecina o estamos inmersos en un problema de este tipo. La OMS ya actuó imprudentemente hace unos años con la gripe aviar, dijo que 150 millones de personas morirían y con el tiempo hemos visto que en todo el mundo han sido unas 250. Con actuaciones que interesan de manera descarada a los laboratorios está quedando en ridículo.

¿Qué sentido tiene que el estado compre las vacunas de la gripe A por adelantado, con el fin de estar preparado por si se produce una “pandemia”? ¿No sería más lógico comprárselas a los laboratorios cuando sea oportuno, ya que tienen las dosis preparadas, y así no acarrear con un gasto que puede ser innecesario y aún más en tiempos de crisis?

Es una buena idea, ir comprando según la demanda. El problema aquí es que la vacuna no es necesaria como le dije antes. El negocio es claro, se expande el marketing del miedo, el temor a enfermar por gripe A y se venden por adelantado unos productos llamados vacunas que ni siquiera puede comprobarse si son eficaces y seguros y que han sido aprobados por el procedimiento de urgencia con la excusa de la pandemia. Ahora cuando comiencen a producir efectos secundarios graves o a sobrar dosis por las muchas que se han comprado a ver quién se hace responsable. Evidentemente la Administración es la máxima responsable de todo esto.

Tanto los medios de comunicación como los estados responden a las“pandemias” creando miedo y alarma social. ¿Sucede esto por falta de información, por un pésimo asesoramiento o por intereses más oscuros?

Hay de todos, hay intereses políticos y económicos muy fuertes detrás. También que el periodismo tal y como lo conocemos hoy vive la mayor crisis de su historia y se intenta buscar salida a la misma con amarillismo y sensacionalismo y también que los periodistas de la redacciones, por lo general, no están especializados en asuntos como este y escriben sin muchos miramientos al respecto, sin importarles mucho a quién le están haciendo el juego o los daños que se puedan deducir de sus publicaciones atemorizadoras.

También resulta sospechoso que el Tamiflu (de los laboratorios Roche), remedio que supuestamente servía para la “pandemia” de la gripe aviar, que finalmente no sucedió, sirva ahora también contra la gripe A, ¿no será que las farmaceúticas quieren colocarnos el muerto? ¿Qué papel juega Rumsfeld en la implantación de este medicamento?

El Tamiflu es un antiviral de todo uso poco eficaz en estos casos, según los profesionales sanitarios que yo consulto. Las influencias de los laboratorios quedan patentes cuando vemos que la Administración compra este fármaco y no por ejemplo la amantadina, genérico existente en la farmacias mucho más barato y más eficaz. El papel de Rumsfeld como el de otros tantos Rumsfeld es el de meter miedo a la población para que acepte tratamientos que si fueran analizados con toda la información y tras un debate abierto y sosegado no se aceptarían.

Hoy en día, la salud se ha convertido en un negocio, bien es sabido que hay enfermedades que asolan el “tercer mundo” mientras que en los países ricos no tienen repercusión, de hecho, las farmaceúticas fueron denunciadas ante la Corte de la Haya, acusadas de expandir las enfermedades y de evitar curas que las erradiquen, ya que su negocio se sostiene sólo en la perpetuidad de las mismas, ¿de qué manera están corrompidas las empresas sanitarias y son responsables de las muertes en el mundo?

Hay que entender que la industria farmacéutica es un sector de inversión, especulativo, puramente financiero, fabrican objetos de consumo destinados a la enfermedad o a la salud como podrían fabricar cualquier otra cosa.

En general todas las grandes industrias funcionan con las miras en sus accionistas y no en la ciudadanía lo que ocurre es que este sector ha conseguido imponer la idea de que los sistemas sanitarios han de girar en torno suyo y por ello es el negocio legal más lucrativo del planeta. Una de las pruebas de que la salud pública no les importa es que muchos laboratorios farmacéuticos son además empresas de productos químicos también tóxicos como los pesticidas, conservantes, productos de limpieza y demás sustancias nocivas con las que convivimos a diario.

Cada vez es más creciente la idea, no sólo entre la opinión pública sino entrediferentes sectores del mundo científico, de que la OMS, lejos de ser independiente, está al servicio de intereses comerciales. ¿Cuál es su opinión y por qué?

La OMS también trabaja de la mano de las farmacéuticas y como en cualquier institución clave de la sanidad mundial lo laboratorios tienen influencia, hacen un trabajo de lobby diario, cotidiano, bajo la excusa de exponer a las autoridades sus "puntos de vista". Es el lobbismo lo que está produciendo ese contante descrédito de las instituciones y ese falseamiento de la democracia.

Viendo la deriva de la OMS, que los remedios que se presentan noson tales, que el mercado ha fagocitado al interés por curar... ¿qué soluciones pueden y deben tomarse para conseguir una red sanitaria mundial fiable y de calidad?

Las administraciones deben servir a sus ciudadanos y no ser visitadores médicos de los laboratorios. Las leyes deben regular qué medicamentos se consumen en un país con criterios de calidad, seguridad, eficiencia en el gasto de modo que sólo un porcentaje de los fármacos que ahora compra Sanidad serían subvencionados. Las leyes deben hace efectivo que se recete por principio activo. Y se debe apoyar tratamientos complementarios y alternativos que funcionan. Además de hacer una verdadera política de prevención, que incluiría desterrar de la sociedad o regularlos al máximo los productos y servicio contaminantes, que son muchos y provocan numerosas enfermedades "invisibles".