¿Quién quiere ser vagabundo virtual?


Una web alemana desata la polémica con un videojuego para 'ser' vagabundo en las calles de Berlín. El perfil del jugador registra el dinero acumulado, su nivel de aseo y hasta los índices de alcoholismo


EFE


Un polémico juego gratuito y online en el que el jugador asume el papel de vagabundo alcohólico por los barrios y calles de Berlín se ha convertido en un éxito arrasador en internet en Alemania, donde no ha sido necesario mucho tiempo para que surjan las críticas ante el mal gusto de la oferta lúdica.

Pennergame.de, el juego del vagabundo, es el título de la web que oferta lo que sus creadores llaman "sátira social" y en el que el novato comienza una vida de perros en la capital alemana en la que, pese a todo y por propio esfuerzo, puede llegar a convertirse incluso en Canciller Federal y arrebatar el sillón a Angela Merkel.

"Sin trabajo, sin dinero y abandonado por tu esposa. Ahora eres un solitario vagabundo y un absoluto pipiolo en Berlín", reza el recibimiento de la web a los nuevos inscritos en el original juego de supervivencia urbana.

Vagar virtualmente

Para sobrevivir en el Berlín virtual el jugador deberá convertirse en un maestro del 'gorroneo' en barrios nobles como Zehlendorf, recoger botellas retornables por las calles de Kreuzberg o convertirse en músico callejero en la fina zona comercial de Wilmersdorf.

Mas de 300.000 personas se han apuntado a la experiencia de vagar virtualmente sin rumbo ni techo por las calles de la capital alemana en la primera semana de funcionamiento del juego, según declara Marius Follert, uno de sus creadores, en el rotativo Berliner Zeitung.

La demanda inicial fue tan abrumadora, que a las tres horas de comenzar a funcionar, sus responsables debieron duplicar la capacidad de sus servidores.

Quienes se inscriben en el juego obtienen un perfil personal de vagabundo en el que se va registrando el dinero que consigue acumular, su nivel de aseo y hasta sus índices de alcoholismo, así como sus progresos para subir en la escala social.

Ley seca

Sin embargo, las posibilidades de consumo virtual de alcohol son limitadas y no funcionan entre las 06.00 y las 22.00 horas y se exige de los jugadores que traten de formarse para progresar socialmente, aunque las instrucciones del juego aseguran que "debido al consumo prolongado de alcohol seguro que has perdido más de una célula cerebral".

Al igual que en muchos casos en la vida real, los jugadores deben elegir una mascota animal que les acompañe, un simple pececito al comienzo que, sin embargo, puede llegar a convertirse en un elefante o jirafa dependiendo de los avances logrados.

Para lograr esto último es posible también coordinarse con otros jugadores para formar bandas de vagabundos que rivalizan e incluso luchan por defender sus territorios en los barrios de la capital alemana.

Pennergame.de comenzó hace dos años con una oferta de vagabundeo por Hamburgo y, entre tanto, ofrece juegos similares en Londres o Varsovia, pero sus creadores, dos veinteañeros propietarios de la empresa Farbluft Entertainment GmbH, reconocen que el éxito les abruma desde que funciona la versión berlinesa.

Reacción de las organizaciones

Sin embargo, organizaciones de vagabundos y personas sin techo como la berlinesa Motz & Co. consideran el juego de muy mal gusto, toda vez que en la capital alemana viven unas 10.000 personas que no tienen hogar.

"Es un juego cínico y asqueroso", afirma en el diarioBerliner Zeitung Jürgen Gehrmann, portavoz de Motz & Co., aunque las críticas parecen no hacer mella en la polémica oferta lúdica por internet con un creciente número de adictos.

Intensidad, emoción y tensión: Josetxo Grieta en directo


Se cumple un aniversario de su muerte, a la vez que sale un DVD de un directo

ALEJANDRO ARTECHE
Soitu



El pasado 22 de abril se cumplió el primer aniversario del triste fallecimiento del músico Josetxo Anitua. Habitual en las noches bilbaínas tras la cabina de la sala de conciertos Kafe Antzokia o tras el mostrador de la sucursal de la tienda de ropa Loreak Mendian, su sorprendente e inesperada desaparición nos dejó sin habla a todos. Atrás quedaba Cancer Moon, el grupo con el que revolucionó la escena musical española a finales de los 80 y un disco especial, 'Anitua&Rhumba', una colaboración en directo con Atom Rhumba tocando versiones de Marc Bolan o la Velvet Underground, entre otros, en directo.

Un año después, sus amigos músicos se han reunido en el mismo local en el que Josetxo hizo bailar muchos fines de semana al todo Bilbao (y parte del extranjero). Atom Rhumba, El Inquilino Comunista, Cujo, Cápsula, Jukebox Racket o Planeta Leta —el nuevo proyecto de uno de los baterías de We Are Standard— son algunos de los grupos que se subieron al escenario del Kafe Antzokia para rendir homenaje a uno de los artistas más transgresores, creativos e interesantes de la escena musical vasca.

"Me encuentro en Italia en estos momentos y me fue imposible acudir, pero tengo mis dudas sobre si hubiese ido o no. Cada uno es libre de hacer lo que quiera, pero creo que estas cosas siempre llegan un poco tarde. Yo, por mi parte, le haré mi particular homenaje". Esta es la respuesta que nos dio Asier Abio sobre si iba a asistir al homenaje a Josetxo. Asier es el responsable de 'Hitzak, eginak, animaliak, pertsonak' ('Palabras, hechos, animales, personas'), el dvd que recoge íntegro el último concierto que celebraron Josetxo Grieta, el último grupo que había formado Josetxo Anitua.

Rodado en el antiguo Matadero de Azkoitia (Guipúzcoa) reconvertido en gaztetxe, la grabación es de las más sobrecogedoras que he podido ver en mucho tiempo, por la intensidad que desprende toda la actuación. Repartidos por todo el local con la batería de Iñigo sobre el escenario del antiguo matadero y Mattin con su guitarra y Josetxo al micrófono distribuyéndose por la platea, la emoción traspasa la pantalla del televisor. Los ritmos sincopados de la batería, los gritos y lamentos de Josetxo retorciéndose en una especie de exorcismo y dejando al trío salir lo más primitivo de ellos mismos a través de la música son algo impresionante. Más si sabemos en las condiciones en que se rodó el dvd y que ahora nos cuenta Asier.

"Era un viernes bastante crudo de lluvia y frío y recuerdo que se comentó antes de comenzar la escasez de público que había. La gente del gaztetxe decía que podría ser porque había otro concierto en el pueblo de al lado, pero bueno, este tipo de música tampoco es para todos los públicos". Si no se conocen los detalles, la grabación podría pasar por un ensayo o una actuación privada para una escasa docena de personas, no creo que haya más viendo la actuación. Aún así, el grupo toca al cien por cien de sus posibilidades y Josetxo se desgañita y se entrega como si estuviese ante un estadio lleno de gente. Lo sucedido días más tarde hace que ahora este dvd sea un dignísimo testamento artístico.

Pero que nadie piense que por parte de la discográfica o el realizador hay intereses ocultos o morbo, todo ha sido una maldita casualidad. Desde el momento de su realización estaba pensado editar el dvd y ponerlo a la venta. De hecho, Josetxo colaboró en la realización, como nos cuenta desde Italia Asier: "Yo conocía personalmente a Josetxo Anitua, le propuse la idea y me dijo que no había ningún problema. Grabé el concierto, le pasé una copia en dvd, le encantó y, directamente, sin ningún atisbo de duda, me dijo que había que sacar el vídeo a la venta, que él se encargaba de mezclar el audio que yo tenía con el que él registró y añadirlo al vídeo. Inicialmente no había intención de sacar el dvd. La idea de grabarlo parte de que les había visto un par de veces en directo, me encantaba lo que hacían y deseaba plasmar toda esa energía que derrochaban sobre el escenario de una manera visual".

No hay palabras para describir lo que destila la actuación de Josetxo Grieta. Bueno sí: emoción, intensidad, tensión y sobre todo mucha, mucha energía y electricidad. Un año después de que Josetxo Anitua nos dejara, se pone a la venta en edición limitada 'Hitzak, eginak, animaliak, pertsonak', una grabación para poder ver cuantas veces queramos la creatividad y el arte de Josetxo como músico. Al Josetxo como persona, los que le tratamos alguna vez, coincidimos con él en un concierto o cruzamos dos palabras (siempre amabilidad, siempre con una sonrisa) y todos los que alguna noche compartimos cabina con él o bailamos con sus sesiones, le llevamos todos los días en el corazón.

“Ahora, con los medios que hay, se puede fabricar mucho dinero” Entrevista con Lucio Urtubia, anarquista, atracador pero sobre todo albañil


VIDA DE UN ANARQUISTA. Lucio Uturbia es una persona de acción, que no gusta de mensajes condescendientes y que se muestra todavía implacable en la lucha contra las injusticias. Se introdujo en la acción clandestina de la mano del mítico anarquista Quico Sabaté, y fue amigo del que fuera dirigente de la CNT Cipriano Mera. Toda una vida de lucha por sus ideas. “Ahora estoy muy involucrado en la lucha por la libertad de Pablo Ibar, que lleva 14 años en el corredor de la muerte, en EE UU. Es mi amigo. No sé lo que ha hecho, pero es indecente tener a una persona así. Los gobiernos son los criminales”.




DIAGONAL


En septiembre de 2007, en la sección Zabaltegui del Festival de cine de San Sebastián se presentó Lucio, un documental dirigido por Aitor Arregui y José María Goenaga.

Lucio Urtubia, nacido en Cascante (Navarra) en 1931, anarquista exiliado en París, estafó a mediados de los años ‘70 más de 300 millones de pesetas en francos del First National Bank con una falsificación masiva de cheques de viaje. Un golpe magistral, que no era el primero de sus actos ‘conspirativos’.

Reclutado para el servicio militar, descubriría muy pronto la facilidad para realizar contrabando en la frontera hispano-francesa. En 1954, todavía en España, con otros compañeros del servicio, desvalijó un almacén de la compañía en la que estaba adscrito. Al ser descubierto, desertó y huyó a Francia. En París comenzó a trabajar de albañil, oficio que le acompañará toda su vida. Al poco tiempo de vivir en la capital francesa, y ya introducido en los grupos libertarios del exilio francés, se le pidió que escondiera a un miembro del maquis antifranquista en su casa. El refugiado resultó ser el mítico guerrillero antifascista Quico Sabaté, con el que compartió casa durante varios años, hasta la muerte de éste. Sería a partir de este encuentro cuando Lucio decidió iniciarse en las actividades conspirativas contra el régimen de Franco.

Tras el estreno del documental en San Sebastián y la posterior presentación de un libro sobre su vida, ha recorrido medio mundo dando conferencias sobre su vida y sus actividades, sobre la “importancia fundamental del trabajo”, y sobre su práctica anarquista, que ahora aplica en el Espace Louis Michele, un centro cultural sin ánimo de lucro de París.

Lucio se presenta en la redacción de DIAGONAL con cierta desconfianza. “Es que los periódicos tienen mucha responsabilidad de cómo vivimos los pobres”, dice, con ganas de hablar sobre su vida, “aunque yo siempre he sido uno más”, añade. “Si sirvo para trasmitir la idea anarquista, pues muy bien”.

DIAGONAL: ¿Cómo vives el impacto del documental y el libro?

LUCIO URTUBIA: Es algo inesperado, estoy recibiendo elogios que no merezco. He sido un militante libertario como miles. Yo me digo a veces que ir por el mundo hablando de mi experiencia es algo increíble, que no merezco. Pero la verdad es que estoy muy contento por ver que las ideas libertarias que parecían acabadas son hoy más necesarias que nunca. Por ejemplo, en mi país, la experiencia de los gaztetxes [centros sociales autogestionados] están llenos de gente, y ahí existe un poso libertario muy fuerte.

D.: Anarquista, atracador... pero sobre todo albañil, dice el cartel del documental. ¿Cómo es esto?

L.U.: Yo, en tanto que anarquista, estoy por el trabajo. Si queremos saber y tener una cultura tenemos que trabajar. Yo lo digo siempre, un permiso de conducir se puede falsificar, es muy fácil, pero para poder conducir hay que hacer miles y miles de kilómetros. Sin el trabajo no hacemos nada. Hay muchos jóvenes que se dicen revolucionarios pero viven como burgueses. La explotación es otra cosa, y contra ella tenemos nuestra fuerza para protestar, y ver si somos capaces de crear una sociedad autogestionada.

D.: ¿Cómo empezó tu relación con las ideas anarquistas?

L.U.: Yo deserté del ejército y pasé a Francia. En el trabajo conocí a anarquistas exiliados, yo entonces creía que era comunista, porque en aquella época el Franquismo decía que toda la oposición a Franco era comunista. En este grupo es cuando entro en contacto con las ideas. Piensa que en España, antes de la guerra, había un movimiento anarquista impresionante.

D.: ¿Qué ambiente se vivía en los grupos libertarios del exilio?

L.U.: Necesitábamos medios económicos, porque no los teníamos. En aquella época los atracos no nos resultaban nada fácil. No es fácil ponerle a alguien una metralleta en el estómago, así que yo prefería falsificar y crear dinero o documentos que fueran útiles.

D.: ¿Qué se hacía con ese dinero? ¿Se llevaba al interior de España?

L.U.: Con ese dinero se ayudaba a los presos y sus familias, en la medida de lo posible. Se alquilaban pisos, para el paso de compañeros, o para grupos. Nuestro deber era luchar, y apoyar esas luchas con el dinero que conseguíamos.

D.: Cuándo hablas de nosotros , a quién te refieres. ¿Una sociedad dedicada a la falsificación?

L.U.: Claro, nosotros éramos un grupo. Cantidad de gente que nos ayudábamos. Llegamos a falsificar todos los documentos administrativos que en la época había en Europa. Yo era el que daba el visto bueno, para ver si estaban bien hechos, y luego los ponía en circulación, poniendo en juego la vida y la libertad.

D.: ¿Quién fue el maestro que te enseñó las técnicas de la falsificación?

L.U.: Fuimos poco a poco. El primer trabajo que hicimos fue a través de dos hospitales que controlábamos. Cuando moría la gente nos daban sus documentos, y nosotros cambiábamos la foto y el nombre. Hasta que cierto día yo ayudé a unos amigos que tenían una imprenta libertaria. Había sido atacada por un grupo fascista y fui a construirles una puerta. Les pedí que me hicieran documentos, y ellos me pasaron la dirección de un médico francés, muy involucrado en la lucha antifranquista. Él tenía un contacto de un taller acojonante, donde hacer el fotograbado, la separación de colores, etcétera. Se pensaba que yo quería editar panfletos, pero le convencí para que me ayudara a falsificar documentos oficiales. Allí empezó la falsificación con una calidad excelente y de gran precisión. Falsificamos también pagas y cheques, y después los cheques de viaje, muy fáciles de hacer y que reportaban mucho dinero.

D.: Toda esta organización era una estructura autónoma, o dependiente de organismos confederales, como Defensa Interior [organismo de acción de CNT]

L.U.: Yo era muy marginal, yo con Defensa Interior tuve muchos problemas. He sido muy autónomo, muy independiente y muy anarquista. He tenido amigos delincuentes tan honrados o más que compañeros de militancia. Conmigo han estado italianos, tupamaros uruguayos, vascos, gente de Acción Directa...

D.: Hubo relación con esos grupos...

L.U.: Trabajaba también para ellos, porque necesitaban dinero para sus luchas. Nosotros teníamos la infraestructura, y con nosotros trabajaba quién quería trabajar. Lo que hay que exigir en esta sociedad es la práctica, menos sermones, y más acción.

D.: ¿Y con otros grupos del exilio, como el Partido Comunista de España?

L.U.: No. Yo tenía contactos con los grupos que he explicado. Todavía continúo ayudando, por ejemplo, luchando contra las cárceles. Esto no significa que yo esté de acuerdo con ciertos actos, ni mucho menos, pero la cárcel no es solución para nada.

D.: ¿Cuáles son los límites?

L.U.: Ahora, con los medios que hay, se puede fabricar mucho dinero. No hay derecho que sean los bancos y los gobiernos los únicos que imprimen billetes. Hay que perder el respeto al poder y luchar contra él. Lo que no me parece bien es matar a nadie. Estoy por el respeto a la vida.

D.: ¿Cómo se combina esta vida conspirativa con la familia?

L.U.: Cuando se llega a mi edad hay que ver qué hizo uno por cambiar el mundo. La vida no es sólo comer y dormir. Hay que luchar. Los periodistas tienen que denunciar, insistir, trabajar. Si fuéramos dueños de los grandes medios de comunicación hacíamos la revolución en dos días.

Un coronel con alma de capitán revolucionario

Pasados 35 años de la Revolución de los Claveles, historiadores y analistas coinciden en que "el eterno capitán de abril" Vasco Lourenço fue una figura insustituible en el acto fundador de la democracia en Portugal


MARIO DE QUEIROZ
IPS



Lourenço es el de mayor consenso entre los militares que el 25 de abril de 1974 dieron un golpe de Estado contrario al espíritu castrense hasta entonces registrado en el mundo, al calar sus bayonetas para derrocar la dictadura, desmantelar el más viejo imperio colonial del mundo, imponer la libertad y abrir paso a la democracia.

El ahora coronel de infantería en retiro Vasco Correia Lourenço nació hace 67 años en Castelo Branco, en el centro de Portugal. Formó parte desde sus inicios de la conspiración para derrocar al llamado "O Estado Novo" corporativista instaurado en 1932 por Antonio de Oliveira Salazar, llevado al poder por el golpe militar de extrema derecha de 1926.

Coordinó la primera reunión clandestina del Movimiento de los Capitanes, en septiembre de 1973. En marzo del año siguiente fue confinado en una prisión militar en los entornos de Lisboa y desde allí fue trasladado al archipiélago de Azores, una solución del alto mando para neutralizarle sin levantar protestas entre sus camaradas de arma.

Junto a los mayores Ernesto de Melo Antunes, Vítor Alves y Otelo Saraiva de Carvalho, hizo parte del primer núcleo dirigente del Movimiento de las Fuerzas Armadas (MFA).

Es el único militar que siempre perteneció a todos los órganos máximos del MFA: Comisión Coordinadora del Programa, Consejo del Estado y Consejo de la Revolución.

En septiembre de 1975 fue graduado general de brigada para asumir el comando de la Región Militar de Lisboa y en agosto de 1976 asciende a general de división y es investido gobernador militar de la capital portuguesa.

En 1978 deja esos cargos y regresa a su grado de mayor, manteniendo sus funciones como miembro del Consejo de la Revolución, hasta su extinción en 1982. En la actualidad preside la Asociación 25 de Abril, que congrega a militares en la reserva y activos que todavía hoy se identifican con la gesta libertaria.

Tras el lanzamiento del libro "Do Interior da Revolução" (La revolución desde dentro), 574 páginas de diálogo entre Lourenço y la periodista Maria Manuela Cruzeiro, el coronel que nunca dejó de sentirse capitán de la Revolución de los Claveles, concedió una entrevista con IPS.

IPS: Sus camaradas de arma le califican con frecuencia como el más puro de los puros, un coronel con alma de capitán, que sigue creyendo en los ideales de hace 35 años. ¿Esto afectó su carrera?

VASCO LOURENÇO: No sólo a mi. Todos los militares que participaron en el 25 de abril y que no se arrepintieron ni cambiaron de posición fueron evidentemente perjudicados en sus carreras. La inmensa mayoría de los dirigentes de la revolución que tuvieron una intervención mayor acabaron su carrera con el grado de teniente-coronel.

El trío inicial que dirigía el MFA, Vítor Alves, Otelo de Carvalho y yo, terminamos la carrera con ese grado. Melo Antunes, que era el responsable del programa político, también terminó como teniente-coronel. Las promociones a coronel (suya y de Alves), vienen más tarde, cuando ya estábamos en la reserva.

IPS: Pero con algunas excepciones…

VL: Claro que existen algunas excepciones de destacados dirigentes del MFA que llegaron a oficiales generales, pero no a la cima de la carrera. Por ejemplo, a Pedro Pezarat Correia, uno de los más brillantes de siempre del ejército portugués, sólo le permitieron llegar a general de brigada y otro tanto ocurrió con Franco Charais.

Los militares de abril, pese al disgusto por el desarrollo de esa situación, de las desilusiones, no nos arrepentimos. Continuamos creyendo que valió la pena.

IPS: La suerte de los "capitanes de abril" fue echada el 25 de noviembre de 1975, cuando las unidades fieles al llamado "grupo de izquierda moderada", suyo y de Melo Antunes, terminó con el poder militar revolucionario, tanto comunista del general Vasco Gonçalves como de la izquierda radical del mayor Otelo de Carvalho. Pero poco después, la derecha militar se aprovechaba de la situación…

VL: El 25 de noviembre, yo fui el comandante operacional y mi adjunto fue (el general Antonio dos Santos) Ramalho Eanes (presidente portugués de 1976 a 1986). Hasta hoy asumo mi papel, no estoy arrepentido.

En esa ocasión estaba el grupo de los vencedores y el grupo de los vencidos. Pero también en el grupo de los vencedores, hubo un grupo vencedor y uno vencido. Del vencedor hacíamos parte los que logramos crear condiciones para que el objetivo principal del 25 de abril, aprobar la constitución democrática, se verificase, lo que ocurrió en abril de 1976.

El grupo de los vencidos dentro de los vencedores quería ir más allá, quería liquidar a los comunistas, quería "sangre" y nosotros lo paramos, no dejándoles ir hasta eso punto.

IPS: Entre éstos, el comandante del regimiento de comandos de Amadora, coronel Jaime Neves, que en la época propuso atacar militarmente las sedes del Partido Comunista, será ahora ascendido, ya en la reserva, al grado de general. ¿Por qué se decide esto justamente en vísperas de los 35 años de libertad en Portugal?

VL: El contexto político en que es realizada esa promoción es una señal preocupante. Es un acto político que pretende valorizar una postura que tiene que ver muy poco con los valores del 25 de abril. Tiene mucho más que ver con la represión.

No logramos saber el porqué de esta promoción. Nos dijeron que era por acción del ejército, (pero) es falso. La iniciativa fue del presidente de Portugal (el conservador Aníbal Cavaco Silva). Es una iniciativa de carácter política que él disfrazó de militar. Es un acto que va contra todas las reglas militares.

Neves, portavoz del grupo de los más duros, pasados 33 años y en el momento de las conmemoraciones del 25 de abril, va a ser promovido a general "por distinción". Con qué argumento, no lo sabemos. Lo que sí sabemos es que es una ofensa al propio 25 de abril.

IPS: El MFA pedía acabar con inmensas diferencias sociales, pero las porfiadas estadísticas sitúan hoy a Portugal como el país más injusto de la Unión Europea, la corrupción en franco aumento y con una población que cada vez confía menos en los políticos y en la justicia. ¿Quedó por cumplir cabalmente el sueño de los capitanes?

VL: Hay señales preocupantes, pero pasados 35 años la democracia es sólida y espero que no esté en peligro. Yo diría que en Portugal los problemas creados por la crisis (mundial) son muy fuertes, con indicadores que son muy preocupantes, pero la democracia aún no está en peligro, a pesar de haber señales preocupantes.

Es necesario encontrar nuevas fórmulas, a través de una participación mayor de la sociedad civil, de la democracia, de las libertades y no de la represión, reencontrando los valores de la ética, el honor, la honestidad, que fueron perdidos, y acabar con la corrupción, que se expandió enormemente.

Si no se recuperan esos valores, para encontrar soluciones a la crisis creo que nos colocaríamos al borde de una nueva "rebelión de los esclavos", algo que siempre creó nuevos problemas, comenzando para los propios "esclavos".

IPS: Una situación que se repite en mayor o menos grado en todo el mundo…

VL: El mundo enfrenta una situación muy complicada y las políticas hasta ahora seguidas fallaron. La crisis es fundamentalmente de valores y de consecuencias económicas demasiado fuertes.

Hemos verificados estos últimos años que la defensa del primado de la economía sobre la política falló rotundamente. No me parece que esas políticas, que resultaron en fracaso, sirvan ahora para sacarnos de la crisis.

Pero la historia nos enseña que la sociedad siempre encuentra salidas. En este momento, está encontrando una, que es (el presidente de Estados Unidos, Barack) Obama, pero vamos a ver si él tiene condiciones para llevar a la práctica las medidas que él mismo propone. La pregunta que se impone es: ¿Podrá implantar las medidas necesarias para superar la crisis?.

IPS: En Portugal se han levantado varias voces, entre ellas la de los "capitanes de abril", contra la impunidad de la tortura y las prácticas represivas en Estados Unidos, tan comunes en Portugal antes de 1974. ¿Le parece que Obama está dispuesto a cambiar de raíz esta imagen negativa de su país?

VL: Es evidente que es una señal preocupante que haya dicho que no va a castigar a los torturadores. Eso es ya una indicación, de que estaría de acuerdo con la sanción, pero que no lo va a hacer.

En Estados Unidos, la tendencia enorme fue limitar libertades en nombre de la defensa contra el terrorismo, intentando arrastrar a otros países en esa política de limitar las libertades. En algunos casos lo lograron, en Portugal, afortunadamente no.