Ettore Scola: “Ya no amo Italia pero sí el cine que habla del hombre y sus problemas”


Un clásico. Ettore Scola no necesita presentación. Autor de películas como Una jornada particular o Competencia desleal, el director italiano explica a El Cultural su abandono del cine y su visceral rechazo de la actual política italiana


JUAN SARDÁ
El Mundo




Siempre nos quedarán los grandes del cine. Harto de soportar una realidad que le provoca náuseas, el legendario Ettore Scola (Treviño, 1931) ha decidido pasar de “turista” de la lectura a “profesional”, lo cual significa “subrayar, releer una y otra vez y pensar en voz alta” además de realizar ilustraciones para los autores que ama: Tácito, Plutarco y todos los poetas grecolatinos, con especial atención a la picaresca española citando a Quevedo o el Lazarillo de Tormes.

Esa realidad que le repugna tiene como santo y seña a Berlusconi. Tal es el sentimiento de tristeza y amargura que invade al mítico cineasta, autor de títulos fundamentales del cine del último siglo como Una jornada particular (1977) o La familia (1987) que después de dirigir Gente di Roma (2003), su postrer homenaje a la Ciudad Eterna, decidió colgar los objetivos. El motivo es muy sencillo: “Italia ha sido protagonista de mis películas. Y para hacerlas hay que amar el contenido de lo que cuentas, y yo ya no amo a Italia”. O sea, que a la lista de agravios atribuibles al simpar Cavaliere hay que añadir uno: quitarle las ganas de trabajar. Ettore Scola recibe a El Cultural en el recién concluido Festival de Valladolid, donde actúa como presidente del Jurado, haciendo una excepción: ha dejado el cine y no tiene muchas ganas de hablar con periodistas.

Destino: el presente

Es un hombre serio, de gesto adusto y economía de palabras que desmonta todos los tópicos sobre los italianos. No es fácil hacerle hablar y quizá todo se deba a su poca afición a la nostalgia, una tentación que define como “peligrosa y reaccionaria”. “Siempre hay que mirar el presente”, añade, aunque ese presente le espante y lo haya apartado de las cámaras. Además, dice, “yo creo que con 35 películas dirigidas y 62 más como guionista he cumplido”. De sobra.

-Pero uno puede seguir amando algo aunque le espante. Usted ha realizado películas sobre la Italia del fascismo, como la célebre Una jornada particular o Competencia desleal (2001).

-Detesto a los nazis y el fascismo pero existía su reverso, la libertad. Ahora tenemos libertad y no veo reverso. Es un problema generalizado de valores, por llamarlo de alguna manera. Berlusconi ha sido la culminación de una situación cada vez más degradada en la que lo único que importa es el dinero, las mujeres y el éxito. Existe un sentimiento de egoísmo, de pensar sólo en el propio beneficio que lo ha invadido todo. Eso sí, aún no he perdido la esperanza de que eso disminuya.

Ideología e igualdad

Palabra de comunista convencido. Interrogado sobre una ideología que hoy casi suena a prehistoria, define su posición de manera sucinta: “Para mí el comunismo significa luchar por la igualdad, ni más ni menos”. Y vuelve a aparecer el nombre de Berlusconi, al que cita una y otra vez sin que nadie se lo pida.

-Usted ya no ama Italia, ¿pero sigue amando el cine?

-Por supuesto. Amo el cine que habla del hombre y sus problemas. Las buenas películas no escriben la biografía del director sino la del público. Por ejemplo, el cine de Buñuel no habla de él sino de mí. Por eso lo amo.

-¿Existe una manera de hacer películas “a la italiana”?

-Existe y nace con el neorrealismo. Ahí está el inicio de todo después del cine fascista. Fue un movimiento que conmovió al mundo, de Inglaterra a Francia pasando por España. A partir de ese amor por la realidad surgen todos los géneros, del melodrama a la comedia, Zavattini es el primer maestro en esta última ramificación. La comedia sigue siendo uno de mis géneros preferidos, me gusta esa forma de abordar desde la diversión los asuntos serios de la vida.

-¿Detecta la influencia del neorrealismo hoy en día?

-La detecto en el cine independiente de Estados Unidos, que es el mejor del mundo. Si uno ve ciertas películas americanas, podrá saber mucho de ese país.

-Se habla de un renacimiento del cine italiano, ¿suscribe esa idea?

-Hay dos directores muy interesantes: Matteo Garrone (Gomorra) y Paolo Sorrentino (Il Divo). Ellos demuestran que aún es posible hacer películas en mi país que disgusten al poder. También me gusta Marco Risi, pero ahí acaba todo.

-Al pensar en el cine italiano, es casi increíble que en un mismo momento coincidieran talentos tan asombrosos como el de Fellini, Rossellini, De Sica y el de usted mismo.

-Siempre ha sucedido así en todas las épocas históricas. De repente uno encuentra en el mismo lugar a grandes músicos, cineastas o pintores o no encuentra nada. La historia es como un paisaje en el que hay montañas y planicies.

Espíritu crítico

La pasión. Ese es el motivo por el que Ettore Scola asegura que ha trabajado incansablemente en el cine durante cincuenta años. Debutó como guionista en un ya lejano 1953 escribiendo Canzoni di mezzo secolo, donde comenzó a trabajar con el director Domenico Paolella con el que realizaría una decena de películas. Y en 1962, año en el que escribió para Dino Rissi el éxito internacional Il Sorpaso, fue el protagonista de esta película, Vittorio Gasman quien le convenció de que debía comenzar a dirigir. Aunque Scola deteste la nostalgia, no es difícil adivinar en el rostro del cineasta un halo de melancolía al recordar el episodio. Dos años después se ponía tras la cámara para dirigir su primer filme, la comedia Se permette parliamo di donne. A partir de aquí, ha tocado todos los palos: más comedia a la italiana en la famosa Feos, sucios y brutos (1976), los aires viscontianos de Una jornada particular, el drama en La terraza (1980), el género histórico en La noche de Varennes (1982) o la belleza crepuscular de ¿Qué hora es? (1989), donde dirigiría a Marcello Mastroiani por última vez.

-¿Está orgulloso de sus películas?

-Nunca las vuelvo a ver pero sí, me siento satisfecho. Para mí el cine siempre ha sido una vocación que surgía de la pasión y creo que todas, aunque las haya mejores y peores, han sido fieles a esa pasión. Se corresponden con lo que vivía y sentía en ese momento.

-¿Cree que el cine sirve para hacer un mundo mejor?

-No creo que las películas sirvan para construir un mundo mejor ni que lo transforme, pero sí deben servir para que los espectadores puedan comprenderlo. Un buen filme debe cultivar el espíritu crítico.

Wikipedia, ¿una biblioteca libre?


La enciclopedia que se ha desarrollado gracias a los esfuerzos de los internautas sufre una crisis de credibilidad. El aumento considerable de sus ingresos económicos gracias a las donaciones de fundaciones de inspiración neoliberal como la de George Soros y de multinacionales como Microsoft, junto con los métodos abusivos por parte de una elite de su voluntariado, han convertido la biblioteca en otra herramienta más de propaganda del “pensamiento único"


CARLOS MARTÍNEZ
El Viejo Topo




En 1985 Richard Stallman elaboró conjuntamente con otros colaboradores el "Manifiesto GNU"1 en el que se establecían los principios de una nueva forma de producción de software basada en el "espíritu de cooperación que prevaleció en los tiempos iniciales de la comunidad de usuarios de computadoras". Ese mismo año se creó la Free Software Foundation (Fundación para el Software Libre- FSF ) que sería la encargada de velar para que el software GNU permaneciera libre para que todos los usuarios pudieran "ejecutarlo, copiarlo, modificarlo y distribuirlo". El proyecto GNU recibió un empuje muy significativo cuando el informático finlandés Linus Torvads donó el código fuente de Linux, un sistema operativo totalmente libre. En todo caso, sin la generalización de Internet no hubiera sido posible que hoy existan miles de programas de código abierto que se desarrollan por una comunidad de usuarios de cualquier parte del mundo. El indudable éxito de GNU/Linux derivó en que este modelo asociativo se reprodujera en otros ámbitos. La era de la digitalización ha hecho posible que gran parte de nuestra cultura se pueda almacenar en código binario y, en consecuencia, generar y distribuir por Internet.

La fundación FSF creó la licencia GPL para proteger los programas informáticos frente a la posible apropiación privativa de aquellos, de forma que cualquiera puede utilizar el código fuente de un programa libre a condición de que el código que añada o modifique también sea libre. El copyleft no sólo es utilizado ahora en la informática sino que su filosofía también impregna otros movimientos de Conocimiento Libre como la Libre Society, la Licencia Arte Libre, Licencia de Documentación Libre de GNU y las licencias Creative Commons2. Esta última, en sus diferentes variantes, ha sido la de mayor uso en la publicación de obras de libre distribución en Internet. En todo caso, y paradójicamente, todas estas licencias aprovechan la dura y estricta regulación en materia de propiedad intelectual e industrial por parte de los tratados internacionales y leyes internas para blindar las obras libres frente a la apropiación privativa del conocimiento que tanta importancia tiene en esta fase de la economía mundial capitalista. Incluso en una de sus últimos artículos, el pensador Andrés Gorz entendió que este fenómeno anunciaba que “la salida del capital ya había empezado”3.

Paralelamente, un joven broker llamado Jimmy Wales4, seguidor del objetivismo5, corriente filosófica que considera al capitalismo liberal como el mejor de los diferentes modelos económicos, funda un sitio pornográfico llamado Bomis.com. Aprovechando el relativo éxito cosechado y conjuntamente con algunos empleados suyos, funda Nupedia6 que se alojaría en los mismos servidores que la web Bomis.com. Nupedia era una enciclopedia en línea cuyas entradas estaban escritas por autores expertos y registrados posteriormente bajo licencia de contenido libre, pero no era una wiki, es decir, no era públicamente editable. El propósito inicial de Jimmy Wales era que reputados académicos ofrecieran contenidos voluntaria y gratuitamente. Debido a todas estas características, la enciclopedia no tuvo éxito y apenas tenia artículos, por lo que en 2001 este mismo equipo empezó a desarrollar Wikipedia como un proyecto paralelo que tuvo mucha más aceptación y fulgurante crecimiento de entradas.

El éxito de Wikipedia requería cada vez mayores inversiones en servidores y más ancho de banda en su conexión a Internet. Jimmy Wales propuso que todas las páginas de Wikipedia tuvieran la publicidad de su portal pornogŕafico Bomis.com. Esta pretensión produjo una primera escisión en el proyecto de Wikipedia y un grupo de colaboradores de la Wikipedia en España decidió comenzar un proyecto separado, naciendo de esta forma, la Enciclopedia Libre Universal en Español7. Wales, sopesando el revuelo planteado, decidió que la Wikipedia se independizara de la empresa que gestionaba Bomis.com y creó una fundación que se encargaría de la financiación de la biblioteca, consistente básicamente en gastos en servidores, sueldos de los administrativos y dirección de la fundación.

Wikipedia fue recibida con gran alborozo por la comunidad de Internet. Hasta entonces las bibliotecas eran las clásicas grandes obras impresas (Espasa, Británica) que tienen los graves inconvenientes de su precio y dificultad de actualización de contenidos. El monopolio de las enciclopedias digitales era ostentado (como en casi todo lo relacionado con la informática) por la corporación multinacional Microsoft a través de su producto Encarta que se vendía en formato cd-rom.

La posición predominante de Encarta no sólo estaba mal vista por los usuarios a quienes la información que proporcionaba esta enciclopedia le parecía tendenciosa, insuficiente y/o conservadora, sino, también, por su rival más directo: la multinacional Google. A raíz de la popularización de Wikipedia y el aumento de su contenido, Google, intencionadamente o no (el código de su algoritmo es secreto), puso siempre entre los primeros resultados de una búsqueda las entradas de la Wikipedia. Lo que, a su vez, empujó más aún hacia el éxito a la enciclopedia libre.

En estos primeros años de desarrollo de Wikipedia, la enciclopedia era tratada con auténtica animadversión por los medios tradicionales y conservadores. Dos columnistas de la publicación ultraconservadora “Libertad Digital” escribieron en 2005 contra la enciclopedia, uno de ellos llamó imbéciles a muchos de sus colaboradores8 (LibertadDigital.es 25/09/2007) y otro la tildó de judeófoba9 (LD 16-12-2005). En poco más de tres años ese recelo se tornó entusiasmo, y en un artículo de junio de 2008 de la misma publicación se afirmaba que “Una web de extrema izquierda intenta sabotear y desacreditar Wikipedia”10. Y en enero de este mismo año el ex miembro del Grapo y actualmente ultraconservador Pío Moa, tras escribir un artículo laudatorio del Israel, solicitaba donaciones para Wikipedia11 (LD 1-01-2009). ¿Que ha ocurrido en estos últimos años en Wikipedia para que se dé este giro en la opinión conservadora?

La financiación de Wikipedia

Descartada la publicidad en las páginas de la Wikipedia, la fundación creada por Jimy Wales se lanzó a una campaña para conseguir donaciones que permitieran el matenimiento de la web12. Lo cierto es que las pequeñas y anónimas donaciones no han cubierto más que una tercera parte del presupuesto de la fundación. En su último informe financiero completo disponible en la red, correspondiente al ejercicio fiscal 2007-2008, la Fundación Wikimedia reconoce unos gastos de tres millones y medio de dolares13. Para el mismo ejercicio la Fundación confiesa unos ingresos de siete millones de dólares, lo que supone un superávit de nada menos que de cuatro millones de dólares. Este aumento imparable de los ingresos de la Fundación (prácticamente un millón de euros más por cada ejercicio fiscal) es poco justificable. En primer lugar, siendo el trabajo que hacen los wikipedistas voluntario, el grueso del gasto se tendría que dedicar al mantenimiento de servidores y conexión de Internet. Lo cierto es que aunque se han ampliado los servidores y conexiones año a año no está justificado el aumento de este gasto en tal magnitud puesto que también el precio de estos servicios y hardware ha ido descendiendo paulatinamente durante el último decenio.

También ha sido objeto de críticas el uso que ha hecho su fundador, Jimy Wales, de todo este capital. Por ejemplo, la denuncia que formuló Danny Wool, quien hasta el año 2007 trabajó en la Fundación Wikimedia. Wool publicó un artículo en el que afirmaba que Wales facturaba a la organización el coste de artículos extravagantes como una visita al masajista en Moscú, una comida por 1.300 dólares en Florida y botellas de vino exclusivas, lo que le llevó a endeudarse con la organización por unos 30.000 dólares14.

El espectacular aumento de los ingresos ha sido posible gracias a grandes donantes que cubren casi el 40% del presupuesto en la actualidad. La Fundación, en congruencia con su política de “transparencia”, explica en su web15 que “es normal que las organizaciones tengan fondos de reserva o contingencia. Los fondos de reserva son fundamentales para preparar la organización en el caso de gastos imprevistos, emergencias y/o déficit de ingresos”. Además explican la importancia que tienen los grandes donantes en la actual financiación de Wikipedia: “El éxito de nuestra campaña de donaciones a la comunidad ha significado que el funcionamiento de la Fundación Wikimedia está ahora cubierto. Eso significa que ahora son capaces de centrarse en el desarrollo de propuestas de subvención para proyectos específicos, en lugar de solicitar que las fundaciones financien nuestras operaciones generales. Esto es bueno para la Fundación Wikimedia, porque significa que será capaz de poner en marcha proyectos que nos ayudarán a acelerar el progreso hacia el cumplimiento de la misión general - por ejemplo, la Iniciativa de usabilidad de la Wikipedia, para los que hemos recibido 890.000 dólares de la Fundación Stanton.”

Los grandes donantes de la Wikipedia

Como hemos visto, Wikipedia se mantiene en gran parte por los grandes donantes. Todos ellos son empresas o fundaciones anglosajonas, estas últimas vinculadas a accionistas y directivos de grandes corporaciones estadounidenses (General Motors, CBS...) y que por tanto, aún promoviendo obras benéficas, no pueden dejar de estar influenciadas por su visión del mundo y su interés en el mantenimiento del sistema capitalita que tan buenos resultados les ha dado. Por ejemplo, la última conferencia anual de Wikimania, celebrada este agosto de 2009 en Buenos Aires, en la página web del evento16 se publicitan quienes han auspiciado esta reunión: además del gobierno de la ciudad que acogía el encuentro, Terra, Telefónica y otras compañías tecnológicas a las que lógicamente les favorece la generalización del uso de Internet, aparece el apoyo de dos fundaciones: la “Richard Lounsbery Foundation” y “The Open Society Institute”.

La primera Fundación “Richard Lounsbery” es una fundación estadounidense que además de promover “la ciencia y tecnología”, también patrocina otro tipo de actividades como la conferencia celebrada en febrero de 2008 bajo el título “La reintegración de Francia en la OTAN. ¿Una visión nueva de la presidencia de Sarkozy?17. En su cuadro directivo cuenta con dos ex embajadores de Estados Unidos en la OTAN: el presidente de la Fundación David M. Abshire y R. Nicholas Burns, que también fue embajador de Estados Unidos en Grecia18. Además del apoyo a la Wikimania, la fundación “Richard Lounsbery” ha contribuido en diversas ocasiones al mantenimiento de Wikipedia19.

Otro copatrocinador de las “Wikimanias” y uno de los principales donantes a la Fundación Wikimedia es “The Open Society Institute”20, una fundación con sede en Nueva York, creada en 1993 por el multimillonario George Soros, famoso por acumular su fortuna mediante inversiones especulativas. El principal objetivo de esta fundación ha sido apoyar las “revoluciones de terciopelo” en la Europa oriental.

Otros grandes sostenedores de Wikipedia21 son la “Alfred P. Sloan Foundation”, creada en 1934 por Alfred P. Sloan, quien en ese momento era presidente y director ejecutivo de la General Motors. Esta fundación también subvenciona proyectos del Departamento de Estado de EE.UU. para la prevención del bioterrorismo22. Las otras dos grandes fundaciones son la “Stanton Foundation” (creada en honor del antiguo presidente de la CBS Frank Stanton) y “Arcadia”, ambas con programas que demuestran una especial sensibilidad hacia la causa judía23. En la siguiente escala de donantes aparece el buscador Bing, propiedad de la multinacional Microsoft, antigua competidora de la enciclopedia que ha abandonado su propio proyecto (Encarta) y se ha rendido ante el modelo de Wikipedia.

Podría pensarse que la ideología de los donantes no influye en la línea editorial de la enciclopedia, pero es algo altamente improbable y no creemos que sea casual que la Wikipedia hoy, en temas candentes como es el genocidio palestino o el golpe de estado de Honduras 24, mantiene una línea editorial claramente conservadora que en ningún caso desaprobarán sus principales donantes. Pero también de la evolución organizativa de la Wikipedia podríamos aprender la lección de cómo un proyecto libre es copado por los neocons.

Algunas muestras de lo que dice la Wikipedia

La gran mayoría de artículos de la Wikipedia no son objeto de discusión. Los peores y menos neutrales artículos de la Wikipedia en español son los referidos al movimiento sionista y, recientemente, a los procesos revolucionarios en América Latina.

La actuación de los bibliotecarios pareciera coordinada por el Ministerio de Exteriores Israelí, que organiza abiertamente campañas de voluntarios de todo el mundo para mejorar la imagen del Estado de Israel en Internet 25. Para comprobar lo tendenciosa que es la información sobre Palestina basta con acudir a la entrada de la Wikipedia dedicada a Rachel Corrie, activista estadounidense que fue asesinada al intentar evitar la demolición de una vivienda palestina por el ejercito israelí, de hecho así se recoge en la entrada de la enciclopedia en inglés26, sin embargo, si consultamos la página en español presentan su asesinato como una muerte justificada y su resistencia pacífica como una acción de complicidad con el terrorismo “Fue una miembro del Movimiento Internacional de Solidaridad (ISM) que viajó como activista pro palestina a la Franja de Gaza durante la Intifada de Al-Aqsa. Murió cuando intentaba detener a una excavadora Caterpillar D9 de las Fuerzas de Defensa Israelíes (IDF) que operaba en Rafah, durante una protesta contra la destrucción de hogares palestinos por parte de la IDF en la Franja de Gaza. El ejército israelí afirmó que el incidente se habría producido mientras la IDF realizaba una operación militar, consistente en la eliminación de arbustos en Rafah, cerca de la frontera entre Israel y Egipto, para descubrir explosivos y destruir túneles utilizados por terroristas palestinos para el contrabando ilegal de armas procedentes desde Egipto hacia Gaza. Según algunas fuentes, Corrie fue a interferir una operación militar para demoler una casa vacía utilizada para ocultar uno de los túneles utilizados por los terroristas”27. No se trata de un error, el artículo ha sido discutido hasta la saciedad y los bibliotecarios han impuesto este texto definitivo.

Ejemplos como el anterior pueblan la Wikipedia, parcialidad que se vio agravada por la inclusión por parte de tres bibliotecarios en la lista de “spammers” al sitio de Internet Rebelión.org a causa de su política informativa sobre Palestina. La lista, que tiene como objetivo impedir los enlaces desde Wikipedia a las webs “castigadas” por abusar de los vínculos de Wikipedia hacia ellas, se utilizó para bloquear a Rebelión con la excusa de “ser fuente no fiable”, argumento arbitrario y sin fundamentos que ha sido alterado recientemente por otro igual de falso: “ reemplazo de referencias originales”28. Se da la circunstancia de que Rebelion.org es el único medio de comunicación vetado para ser vinculado desde la Wikipedia.

Cómo se organiza una biblioteca “libre”

Wikipedia nació como una enciclopedia libre, en el que cualquier puede crear y modificar artículos. Sin embargo, existen votaciones para elegir a usuarios con ciertos privilegios (bibliotecarios, burócratas, checkuser y supervisor) que pueden borrar, bloquear o restaurar páginas e incluso expulsar a otros usuarios de forma sumaria.

Cualquiera puede ser usuario y después bibliotecario de Wikipedia. “Sólo” hacen falta tres requisitos: poseer un conocimiento avanzado de los temas que van a ser objeto de la colaboración, disponer de mucho tiempo libre y tener acceso a Internet. Esto último puede parecer una perogrullada pero no es así, sólo el 3% de la población de América Latina tiene acceso de banda ancha a la red. Según datos del Observatorio para la Sociedad de la Información en América Latina y el Caribe (Osilac) de la Cepal, el acceso a Internet en los hogares del segmento más rico de la población supera en 30 veces al acceso del segmento más pobre. El promedio de acceso a computador en los hogares de áreas urbanas es nueve veces más alto que el acceso a computador en los hogares de zonas rurales29. Por otro lado, es evidente que el sector social que dispone de más tiempo libre es el más acaudalado.

Por tanto, el hecho de ser un wikipedista activo, especialmente en América Látina, significa, generalmente, que es una persona que se encuentra entre el segmento de la población perteneciente a las clases más altas. En el caso de la Wikipedia en castellano el resultado es que está controlada mayoritariamente por un grupo de estudiantes y profesores universitarios y de entre ellos sobresale la influencia de un grupo de wikipedistas argentinos de religión judía.

Es cierto que existen elecciones que posibilitarían el cambio editorial de Wikipedia, pero la realidad es que los “bibliotecarios” y “burócratas” que copan el proyecto no han dudado en expulsar sin argumentos o con argumentos falsos a quienes no han compartido su criterio30. De esta forma, no hay posibilidad de cambio en la Wikipedia puesto que se proscribe la disidencia y mal puede haber usuarios díscolos que puedan presentarse a las elecciones a bibliotecario.

La expulsión sin motivo aparente de bibliotecarios y usuarios ya fue denunciada por la publicación “The Register” que descubrió una lista de correo oculta mediante la cual un reducido grupo de administradores tomaban decisiones sobre los contenidos al margen de la comunidad, acordando la expulsión de los usuarios que entorpecían sus planes31.

La cada vez mayor represión interna en Wikipedia se suma a los proyectos para limitar la libertad de edición en la biblioteca. Así, la inclusión en inglés de una nueva entrada sobre personas vivas no será publicada hasta que un editor autorizado revise el texto y lo apruebe. Antes ya fueron los wikipedistas alemanes los primeros en imponer esta revisión previa a comienzos de año. Son unos 7.500 bibliotecarios los que tendrán la capacidad de decidir si se publican las aportaciones del usuario32. Al final de este proceso, Wikipedia será muy similar a Nupedia, el proyecto inicial de Jimmy Wales por el que pretendía que expertos le proveyeran gratis de una enciclopedia de textos de distribución libre.

La neutralidad

El planteamiento de la Wikipedia es formalmente incontestable, aboga por la neutralidad, por reflejar en sus entradas los diferentes puntos de vista y por que los conflictos los resuelva la comunidad de una forma democrática. Pero esta teórica neutralidad es afectada por múltiples factores: las motivaciones de los patrones de la fundación, por las fundaciones y empresas que con sus donaciones sostienen el proyecto y, por último, por las ideología de los que ejercen el poder sobre las entradas y usuarios de la Wikipedia. Al final, la llamada enciclopedia libre no es más que un reflejo de la sociedad en que se desarrolla, en ella se plasman en Internet los mismos conflictos que en el mundo real, la mismas relaciones de poder y los mismos vencedores. Como no podría ser de otra manera, aquí el que paga manda y los soldados se reclutan entre la población que más formación y acceso tecnológico posee y de más tiempo libre disfruta, es decir, la clase acomodada.

La conclusión es que los sectores más progresistas no podemos abandonar estos espacios esperando a que cambien las relaciones de producción, pero tampoco debemos caer en la ingenuidad de pensar que proyectos que nacieron libres como la Wikipedia son espacios consolidados para servir de altavoz a ideologías alternativas, porque, en realidad, terrenos abonados para el cambio social hay pocos y ni siquiera Internet es la panacea que algunos imaginan.

Jean Giraud "Moebius es un creador entre dos mundos que se unen cuando dibujo"


MARTA CABALLERO
El Mundo




Jean Giraud tiene pinta de todo menos de Moebius. Señor francés de gesto entrañable y enamorado de su mujer, a la que nombra todo el tiempo mientras ella se pasea distraída por la Fnac, no parece a simple vista ese explorador de mundos, sino un tranquilo jubilado que pocos asociarían al muy caricaturesco universo de los dibujantes. Hablante de un español casi perfecto, explica que su serie autobiográfica Inside Moebius, que ahora Norma presenta en España, comenzó como una sátira sobre un hombre -él- que quiso dejar la marihuana pero que acabó siendo el fresco de todas sus historias, de la juventud a los libros, de los libros al cine, del cine hasta ese personaje cómico, tal y como lo ha dibujado, que es hoy quien firmó El garaje hermético y el historietista más influyente de Europa.

PREGUNTA.- Publica en España Inside Moebius, que vende como un viaje hacia su propia biografía. ¿Es que el resto de sus libros no son también un 'inside'?

RESPUESTA.- Sí, lo son, pero aquí lo he hecho de una manera más chistosa, porque me apetecía mucho dibujar con humor. Aquí soy yo el que está en escena, y eso me permite dibujar de una forma satírica. No obstante, comencé haciendo unas viñetas en las que el personaje era más o menos normal y acabé por dibujarme como una caricatura, cada vez más loca, con una horrible nariz. Me volví un muñeco de mi propio personaje, ha sido un juego conmigo mismo.

P.- ¿Y por qué le dio ahora por la sátira?

R.- Porque yo soy un tipo muy chistoso de naturaleza. ¿No me cree? Pregúntele a mi esposa, está mirándonos desde ahí detrás.

P.- Esta es quizá su obra más terrenal, más local: Moebius ha vuelto a la tierra y ha prescindido de reflejar mundos extraños. ¿Ya no tiene la vocación exploradora que le llevó a crear, por ejemplo, El garaje hermético?

R.- Cada uno de nosotros somos muchas cosas a la vez. Somos algo distinto arriba, abajo, a la izquierda y a la derecha. Yo a veces he dejado fluir mi pose más seria; otras, mi vena mística y otras la de la diversión, la del puro gozo, que encontrarán en este libro, donde lo que he hecho ha sido, fundamentalmente, disfrutar.

P.- Dejar el consumo de marihuana no le debió resultar tan entretenido. Ése es, además, el origen de este libro, la vida antes y después de la hierba…

R.- Era una oportunidad de hablar de mí mismo en una situación concreta, de dibujarme. Pensé que sería interesante hacer un documento sobre esta decisión, con sus dificultades y sus momentos de angustias. En cambio, después de algunas páginas, esta idea se evaporó y empecé sin darme cuenta a hablar de otras cosas: de mi juventud, de mis amigos… dejé que las historias viniesen como querían, y acabó siendo un placer, en serio, por poder ver, no sólo a mi persona sino también todas mis personalidades. Lo que más me gusta es trabajar en un espacio donde todo se puede contar, situarme en un desierto y, desde ahí, soñar cualquier cosa.

P.- Ya que menciona los sueños, sus dibujos tienen muchas veces apariencias oníricas, ¿Estos mundos se le aparecieron mientras dormía?

R.- No, sucede al contrario: no dibujo lo que sueño, pero a veces sueño lo que dibujo. Cuando hablo de sueños no me refiero a sueños verdaderos sino a ideas que vienen como sueños y que luego yo plasmo en el papel. Digamos que sueño despierto.

P.- La relación de su obra con el cine no ha sido muy celebrada por usted hasta la fecha. Pero, en caso de reincidir, ¿Le gustaría ver Inside Moebius en fotogramas?

R.- Muchísimo. Me encantaría hacer una película de animación sobre mi vida, creo que sería una experiencia muy interesante, porque me gusta la idea de poder enseñar a un autor con sus mundos, pero que todos estos se muevan. El movimiento enriquecería mucho la historia.

P.- Usted, que es la gran eminencia del cómic europeo, ¿envidia alguna vez el modelo de Estados Unidos?

R.- Ahora no, porque observo que, sobre todo en Francia, pero también en otros países de Europa y en Japón, hay un fenómeno de creación muy poderoso. Sin embargo, y a diferencia de lo que ocurre en América, aquí este movimiento se da de forma muy anárquica. Se están creando formas de expresión muy interesantes, pero no trascienden las fronteras de sus propios países. Los franceses no conocen lo que están haciendo los españoles y viceversa, y eso no pasa en Estados Unidos, donde todo se exporta.

P.- No me dejan seguir preguntando más tiempo. Así que ahí va una pregunta bomba que vale por seis. ¿Este Moebius quién es en la historia del cómic y también de la literatura?

R.- Un dibujante que tuvo la conciencia de pertenecer a una época, de los 50 a los 60, que de repente se acabó, y que entonces pasó a pertenecer a otra, de los 60 en adelante. Así que, eso, soy un creador entre dos mundos que se unen cuando dibujo.

Otro chollo fiscal: las "SOCIMI"

RICARDO RODRÍGUEZ
Rebelión




¿Saben ustedes lo que es una SOCIMI? Es que ustedes no leen habitualmente las páginas de los especuladores, también apodados en elegante "inversores", que andan estos días entusiasmados con el invento. Pues vean, vean:

Una SOCIMI es una Sociedad Anónima Cotizada de Inversión en el Mercado Inmobiliario, una nueva modalidad societaria creada por Ley 11/2009, de 26 de octubre (BOE del 27 de octubre). O sea, hace apenas unos días.

¿Cuáles son sus características? Una SOCIMI es una figura jurídica que en el mundo anglosajón existe desde hace tiempo con el nombre Real Estate Investemet Trust (REIT) y que ahora se introduce por primera vez en España. Se trata de una sociedad cuyo objeto social principal (al menos un 80% de su activo) ha de consistir en la adquisición y promoción de bienes inmuebles urbanos para destinarlos al alquiler. Su capital social debe ser como mínimo de 15 millones de euros (cantidad de la que es probable que no dispongamos ni ustedes ni yo en estos momentos) y los inmuebles (viviendas, locales comerciales y otros) que alquilen han de ser propiedad de la sociedad.

¿Cuáles son sus ventajas fiscales?

- Tributarán al 18% en el Impuesto de Sociedades en lugar del tipo general del 30%. Téngase en cuenta que en este caso no se trata, como en las SICAV, de las que tanto se ha escrito estos últimos meses, de un pseudo fondo de inversión con activos financieros, ni siquiera en teoría. Se trata de sociedades que harán negocios con inmuebles, un bien muy palpable. Y tampoco se exige un número determinado de socios.

- Los dividendos quedarán exentos de pago de IRPF cuando los socios sean personas físicas y no residentes y pagarán una cantidad reducida en el caso de que los socios sean a su vez sociedades mercantiles. Recuérdese que las rentas del capital ("rentas derivadas del ahorro") pagan en la actualidad el 18% y se supone que pagarán el 19 o el 21% si se aprueba la reforma anunciada por el gobierno. Pues los socios de las SOCIMI ¡nada de nada!

- Quedan eximidas del pago de Transmisiones Patrimoniales por cualquiera de sus operaciones societarias (constitución, aumento de capital, etc) y se les bonifica con el 95% (nada menos) en la adquisición de inmuebles.

- Se ha de realizar reparto anual de beneficios -con el consiguiente cambio de la fecha de devengo del Impuesto de Sociedades a la junta de accionistas que lo acuerde-, lo que resulta muy atractivo para quien invierta en ellas, y mucho más teniendo en cuenta la gratuidad fiscal de los dividendos.

- Se considerará como promoción inmobiliaria para estas sociedades la rehabilitación, para lo que se modifica la ley de IVA con el fin de que puedan disfrutar también de un IVA reducido.

Hay otras ventajas fiscales menores, o no tanto (referidas al alquiler con opción a compra y otras), pero con las enumeradas pueden hacerse ustedes una idea somera de por dónde van los tiros. Por si cupiese alguna duda, en la exposición de motivos de la ley queda meridianamente clara su finalidad. Se busca "proporcionar liquidez a las inversiones inmobiliarias, al ser éste un mercado que participa en el Producto Interior Bruto de las economías avanzadas en un porcentaje alrededor del 10 por ciento, si bien en España ese porcentaje se incrementa hasta cerca del 16 por ciento".

Pero ¿no nos habíamos convencido ya todos de que la desmesura e hipertrofia de nuestro sector inmobiliario era la causa principal tanto de la vulneración del derecho ciudadano a una vivienda digna como de la naturaleza particularmente grave de la crisis económica en nuestro país? ¿No habíamos concluido todos que era imprescindible un cambio profundo del modelo económico, abordando cuando menos su diversificación, para evitar una catástrofe mucho mayor en unos años? Pues no, nuestros gobernantes y en general nuestros parlamentarios creen que lo que hay que hacer es volver a inflar la burbuja, para que se recuperen los beneficios de los mismos golfos que nos llevaron al borde del abismo y que, una vez recuperados, todos retornemos a la prosperidad de los conseguidores. Siguiendo con la lectura de la exposición de motivos de la ley de las SOCIMI (no me digan que el nombre no es ocurrente) la cosa se explica por sí sola: es la "rentabilidad estable" del inversor lo que se persigue.

Por supuesto, el chollo se justifica como una medida para fomentar el alquiler de vivienda (y lo de crear amplios parques de vivienda pública en alquiler ni se les pasa por la cabeza, desde luego; hasta ahí podíamos llegar). Pero si piensan ustedes en la cantidad de patrimonio inmobiliario acumulado por los bancos se darán cuenta de cuál es la verdadera musa del legislador.

Y, ahora, díganme. ¿Se habían enterado ustedes del nacimiento de estas Sociedades Anónimas Cotizadas de Inversión en el Mercado Inmobiliario? ¿A que no? ¿Han leído algo en la prensa al respecto en estos días? ¿A que no? Pues busquen en google y se encontrarán con las páginas de los "inversores" (que éstos sí que se enteran) frotándose las manos ante la nueva oportunidad de negocio que les ofrece este gran gobierno de los parias de la Tierra. Para nosotros, los que no pertenecemos a la insigne casta, dejan la noticia de que tal vez se mantenga la deducción de los 400 euros para rentas con bases imponibles de hasta 12.000 euros. Y nos ponemos tan contentos, sin pensar que una gran parte de quienes se mueven en ese nivel de renta ni siquiera presentan IRPF y casi nunca tienen retenciones suficientes para percibir los 400 euros. Lo que quiere decir, en la práctica, que haciendo uso de una técnica tributaria endiablada (reducción de retenciones y posterior deducción minorada en la declaración) los más afortunados recibirán sus 30 0 40 euros con 25 céntimos. Y ello cuando se opera sobre un impuesto con una tarifa progresiva que sencillamente podían haber variado para incrementar el pago de los más ricos, sin tanto lío. Total, para nosotros el chocolate del loro, como siempre.

Quedaría una duda más por resolver. Cabe esperar que los portavoces de la izquierda en el Congreso habrán tronado coléricos contra este nuevo privilegio fiscal para los ladrilleros. Pues lean, en la página web del Congreso, el diario de sesiones del día 15 de octubre, que es cuando se aprobó la ley, y ya si eso se ríen (o lloran) ustedes mismos.