Tom Petty: Ese clásico semidesconocido (guía para principiantes)


Nunca ha tocado en nuestro país, Europa no entra en sus coordenadas y, sin embargo, pese a saber poco de él (se le conoce más por su participación en los Traveling Wilburys), Tom Petty es una figura esencial del rock norteamericano, un músico de corte clásico a la altura de los más grandes. Para aquellos que no sepan demasiado de él, aquí va esta guía para introducirse en lo esencial de su discografía


JUANJO ORDÁS
Efe Eme




Tom Petty es el luminoso rock californiano de The Byrds, las perfectas melodías de The Beatles, la firmeza lírica y rockera de Dylan junto toda la amalgama de sonidos enraizados en la tradición norteamericana. Pero con más contundencia que el grupo de Roger McGuinn, más feroz que los fab four, sin la retórica del de Duluth y aglutinando blues, folk o country sin purismos.

Su temperamento musical y estilo personal hacen del de Florida (con o sin su brutal banda de acompañamiento, The Heartbreakers) un músico inimitable, famoso por su magnífica obra y por el control que ejerce sobre ella. El hecho de no haber trabajado Europa como mercado ha impedido su crecimiento como fenómeno dentro de nuestras fronteras, aunque en EEUU sea una leyenda viva que toca para multitudes. No obstante, la influencia de Petty se aprecia en los nuevos genios musicales españoles como Quique González (¿alguien recuerda ‘Fiesta de la luna llena’?) o en bandas consolidadas como Los Secretos.

La edición de la fantástica y enorme caja “The live anthology” (también en versión reducida y más económica) nos lleva a repasar algunos de los discos fundamentales del americano, puntos de inflexión en una carrera dorada. No están todos los que son pero sí son todos los que están, paradas obligadas para rememorar a un artista tan legendario como Young, Springsteen o el mismísimo Dylan o para iniciarse en su granada discografía.

EL DEBUT:
“Tom Petty and The Heartbreakers”
(SHELTER RECORDS, 1976)

Sólido y espectacular primer trabajo de Petty y sus Heartbreakers, un disco homónimo que presenta excelentes credenciales, con influencias bien diluidas y un estilo propio. La particular voz de Petty resulta sutil y aguerrida cuando es necesario, pero siempre refinada y muy distinguida. Esta inicial colección de canciones resulta perfecta –cada tema está colocado en su exacto lugar–, con distintos ambientes pero todo prensado por una producción sofisticada, cercana a la new wave. No solo contiene el luminoso clásico ‘American girl’ (tema bandera de Petty) sino también las nocturnas ‘Breakdown’ (otro clásico de su cancionero), ‘Strangered in the night’ (con su socarrón estribillo) y paradas en atardeceres taciturnos como ‘The wild one, forever’. El fraseo de Petty en ‘Anything that’s rock and roll’ y su juego de guitarras junto al solista de los Heartbreakers, Mike Campbell, indican dos cosas: Que el primero es un líder nato capaz de reactualizar el rock tradicional y que el segundo no solo es genial a las seis cuerdas, sino que como mano derecha de Petty es imprescindible. Mención a parte también merecen las teclas de Benmont Tench, quien acapara protagonismo en más de una ocasión, articulando con elegancia clásicos como el citado ‘Breakdown’ junto a la cálida batería del soberbio Stan Lynch o aportando nervio a ‘Fooled again (I don’t like it)’. El citado batería, junto a un muy buen bajista como es Ron Blair –gran trabajo el de este hombre en ‘Rockin around (with you)’– forman una sección rítmica impecable, más vibrante que precisa, con alma y rock and roll.


LA EXPLOSIÓN:
“Damn the torpedoes”
(MCA, 1979)

Fue este, su tercer disco, el que lanzó a Tom Petty and The Heartbreakers al estrellato del rock americano. Algo lógico, “Damn the torpedoes” es magnífico, aunque sus dos predecesores no le andaban a la zaga. El exultante Petty de la portada no engaña, sabe que se trae una enorme colección de canciones entre manos y que la banda echa chispas cuando toca. La antítesis entre dos singles como el oscuro ‘Refugee’ y el brillante ‘Don’t do me like that’ fueron las dos ruedas sobre las que “Damn the torpedoes” se lanzó, pero aquí había más, mucho más.

‘Here comes my girl’ proponía un modelo específico de canción, con estrofas habladas, un puente cantado y un estribillo fulminantemente hermoso. El órgano de Benmont Tench vuelve a ser parte fundamental del disco en combinación perfecta con la guitarra rítmica de Petty y la soltura de Campbell, quien completa los temas con escogidos arreglos y su alambicada guitarra solista. Buen ejemplo de todo ello son las radiantes ‘Even the loosers’ y la ya citada ‘Don’t do me like that’, ambas clásicas de sus conciertos aunque la última fuera rescatada del repertorio de Mudcrutch, banda seminal de Petty, Campbell y Tench.

“Damn the torpedoes” son buenas vibraciones constantes, un petardazo de electricidad americana preparado para dinamitar un estadio tras otro. Y eso es lo que afotunadamente hizo, pues las disputas entre Petty y la discográfica dejaron a este en una débil situación económica aunque acabó saliéndose con la suya. En cualquier caso, el disco reventó las listas y demostró a la industria que Petty defendía su obra e integridad hasta las últimas consecuencias.

EN SOLITARIO:
“Full moon fever”
(MCA, 1989)

Primer disco en solitario sin el respaldo de los Heartbreakers –tan solo Mike Campbell fue mantenido en nómina, los demás, meros invitados– y con Jeff Lynne (Electric Light Orchestra) como mano derecha. Petty precisa liberarse del peso que supone liderar a una banda y jugar con nuevas dinámicas creativas junto a Lynne. “Full moon fever” es un trabajo que los Heartbreakers jamás habrían grabado, con un sonido de autor más que de banda, moldeable y dúctil incluso en las piezas más aceleradas. Hay mucho más espacio en las canciones, más oxígeno.

Se abre con ‘Free fallin’ (una canción digna del mejor songwritter), hace hueco para la acústica y folkie ‘Yer so bad’ y cede espacio para apuntes rockeros de categoría como ‘Running down a dream’ (¡atentos a ese riff!) o la melodía de ‘Love is a long road’. En el imparable single ‘I won’t back down’ (un inmejorable medio tiempo pop de guitarras meditadas) se deja escuchar la guitarra y coros de George Harrison aunque también hay que mencionar las voces de Howie Epstein, el otro gran bajista tras la salida de Ron Blair, que contribuyó a la banda con su talento a las seis cuerdas y a las voces (él permitió que Petty pudiera jugar con aún más con armonías vocales).

Pese a tratarse de un disco en solitario, las canciones se incorporaron al repertorio de los Heartbreakers, con la banda haciendo suyas piezas con las que apenas habían tenido nada que ver. “Full moon fever” ayudó a Petty a romper fórmulas y a mantener viva a una banda que supo interpretar los deseos de su líder en solitario y adaptarlos a su historia grupal.

EL RECOPILATORIO:
“Greatest hits”
(MCA, 1994)

Para aquellos que deseen introducirse en la obra de Petty sin recurrir a ningún disco concreto existe este “Greatest hits”, editado en 1994. Hay otras recopilaciones más completas, pero esta no solo es efectiva y la más económica de todas, sino que es la que contiene dos temas inéditos, una versión de ‘Something in the air’ de Thunderclap Newman y una canción de nuevo cuño, la magnífica ‘Mary Jane’s last dance’.

Estas fueron las últimas grabaciones del batería Stan Lynch junto a la banda. El músico se sentía molesto por las escapadas en solitario de Petty, resultándole complicado asimilar que las canciones del líder formaran parte del repertorio de los Heartbreakers.

El repaso concluye con temas del que fue el disco de regreso de Petty junto a los Heartbrakers, “Into the great wide open” –en cuya gira se había incorporado como miembro permanente el multiinstrumentista Scott Thurston (Iggy Pop, Stooges)– y con las citadas inéditas, por lo que da una cobertura certera y no demasiado extensa de la carrera del músico y su banda. Además, obviamente se incluyen temas que no aparecen en los discos reseñados en este artículo y que son imprescindibles como ‘Listen to her heart’ o ‘The waiting’.

LA MADUREZ:
“Wildflowers”
(WARNER, 1994)

Tras “Into the great wide open” y el “Greatest Hits”, Petty regresa en solitario al estudio de grabación, aunque el título engaña. Firmar “Wildflowers” únicamente con su nombre viene a ser una cuestión de dominio creativo más que un golpe autoritario. Y es que para este trabajo Petty se rodeó de los Heartbreakers como acompañamiento, con él y el productor Rick Rubin controlando la grabación. Y es que parece que el líder disfruta de estas pequeñas fugas que se traducen en trabajaos más personales y menos grupales.

El legendario músico de sesión Steve Ferrone se incorpora como Heartbreaker para sustituir a Stan Lynch y dota a “Wildflowers” de uno de los mejores sonidos de batería que se hayan escuchado nunca, contundente y limpio.

“Wildflowers” es un disco campestre, aunque no necesariamente acústico. Sí, hay canciones de corte desenchufado (‘Wildflowers’) y sin distorsión (la melancólica ‘It’s good to be king’, un encuentro entre Dylan y los Fab Four) pero también piezas eléctricas de temática rural (las indómitas ‘Cabin down below’ y ‘Honey bee’ podrían ser entonadas por un red neck en un buen día) o reflexivos temas que también tiran de enchufe (el genial sigle ‘You don´t know how it feels’ o‘Time to move on’, con un gran teclado de Benmont Tench). La citada influencia de los Beatles (‘Only a broken heart’, ‘To find a friend’ con Ringo Starr de invitado) se hace sentir con más fuerza que nunca en un trabajo artesanal, hermoso y magnífico en el que Petty se consolida como un gran letrista, capaz de crear imágenes a partir de esbozos de lenguaje.

A lo largo del disco, el bajista Howie Epstein no solo ejecuta un gran trabajo a las cuatro cuerdas, sino que provee armonías vocales preciosas que se ajustan a la voz de Petty a la perfección, con una sensibilidad única. Epstein moriría por abuso de drogas en 2003. Con el dolor en sus corazones, Petty y la banda le reemplazaría por Ron Blair, su primer bajista. Nadie ha dejado jamás de hablar bien de él.

LA CAJA:
“The live anthology”
(WARNER, 2009)

Fabulosa caja que repasa en cinco CDs algunos de los mejores momentos de Tom Petty y los Heartbreakers sobre el escenario, aparte de un completísimo libreto (Petty comenta cada una de las canciones), un EP pirata facsímil, un DVD con un documental parcialmente inédito sobre la grabación del ya comentado “Wildflowers” y un DVD con un concierto del 78. Impresionante. Existe una versión sencilla compuesta por cuatro CDs, aunque el desembolso por el paquete completo bien vale la suma que cuesta.

Centrándonos en la parte exclusivamente musical, los cinco CDs se nutren de grabaciones de distintos conciertos, aunque se han tratado de tal forma que el sonido es completamente homogéneo y sin fisuras, ¡realmente no se sabe cuándo se salta de una época a otra! Quienes deseen disfrutar de un concierto completo puede hacerse con alguno de los múltiples DVDs que Petty y su banda han editado a lo largo de los años, en “The live anthology” el concepto es recorrer la historia del grupo y un buen puñado de sus mejores canciones. Hay que insistir en el trabajo que ha debido suponer para el ingeniero de sonido Ryan Ulyate empastar con tan buena mano temas que van desde los setenta hasta prácticamente la actualidad; aunque Petty y Campbell también han trabajado lo suyo junto a Ulyate escuchándose más de tres mil canciones.

Lo mejor de todo es que cada disco tiene una estructura muy pensada que hace de cada CD una pieza con ritmo propio. Claro que se pueden escuchar todos seguidos, pero individualmente funcionan a la perfección, como pequeños conciertos independientes con sus medidos inicios, sus detonaciones rockeras, sus momentos intimistas y sus estampidas finales (quizá el tercer CD se centre un tanto más en el desarrollo instrumental, que no canciones instrumentales). Una gran idea que hace de su escucha una delicia.

Pero los temas seleccionados no solo se ciñen a los clásicos. Claro que aquí se encuentran muchas de las canciones que se han citado a lo largo del presente texto (aunque en el tintero quedan algunas imprescindibles como ‘Listen to her heart’ y ‘Walls’) pero gran parte de lo atractivo del repertorio son los temas inéditos (‘Surrender’ y ‘Melinda’ son prodigiosas) y las diecisiete versiones desperdigadas a los largo del minutaje con estupendas redenciones de Grateful Dead, Willie Nixon The Byrds.

«Fiare decidirá en 2010 si se une a la Banca Popolare y a La Nef» Peru Sasia


El director del proyecto de Banca Etica Fiare, Peru Sasia, explica que en 2010 tendrán que adoptar una decisión en cuanto a crear una cooperativa de crédito en el Estado español o unirse con sus aliados Banca Popolare de Italia y la francesa La Nef para iniciar un proceso cooperativo europeo

JUANJO BASTERRA
Gara




El proyecto Fiare de Banca ética tendrá nuevos retos en 2010. El principal, decidir si avanzan en un proyecto conjunto con Banca Popolare Etica, de Italia y la francesa La Nef, para crear una cooperativa de crédito europea. También se extenderán a nivel local para fortalecer el proyecto y estar al pie de la necesidad social. Después de seis años en que la iniciativa echó a andar, Sasia destaca que el proyecto de banca ética no sólo es necesario sino que será una herramienta imprescindible para quienes quieren avanzar hacia la transformación social.

¿Va bien el proyecto Fiare?

Va bien. Es sólido. El proyecto ha cogido fuerza después de seis años del inicio. Cada día estamos más seguros de que el proyecto puede salir adelante. Es bueno porque la articulación estatal está resultando consistente. Hego Euskal Herria sigue siendo una parte importante del proyecto, es una red que tiene una alta densidad respecto de otras redes. Pero el 16 de enero se integra el primer germen de la territorial gallega y más tarde echará a andar la canaria. Estamos generando un entramado organizacional que nos acerca a las más de cuatrocientas asociaciones que nos da un suelo muy sólido. La red de social es ya muy sólida en Hego Euskal Herria, Catalunya, Comunidad Valenciana, Madrid-centro, Andalucía-Extremadura y Castilla León.

¿Por dónde debe ir el proyecto ahora que se consolida la red social de apoyo?

Sabemos que en condiciones económicas desfavorables como las actuales, el objetivo de reunir 5 millones de capital social y 100 millones entre ahorro y préstamo son punto de partida muy razonable para que el proyecto vuele con cierto grado de autonomía. Requiere de una actividad intensa para la recogida de capital social, más territoriales, que traigan volumen y recursos iniciales, pero vemos que esas son las claves para la sostenibilidad de este proyecto.

¿Con qué datos se cierra 2009?

La foto fin de año es de un capital social de 1.250.000 euros, más la suma de ahorro y préstamo estará entre 32 y 33 millones. Objetivo 2010, es conseguir 2,5 y 3 millones de capital social, para añadir al que ya tenemos.. Crecer en financiación más que en ahorro. Porque se está notando que hay más aumento de demanda de necesidades de crédito entre el colectivo que atendemos. Este año vamos a conceder tanta financiación como ahorro recogido. Es muy significativo. Quiero decir que los créditos han aumentado en todo el año y cerraremos con unos 4 millones de concesión este año. Estamos 300.000 euros mensuales para un proceso como el nuestro de articulación social y de alternativa económica es muy importante.

¿Está satisfecho?

Sí. Sólo hemos caminado dos años con actividad, y seis años desde el primer paso. Es poco tiempo, porque estamos hablando de construir un banco, que funcione de forma alternativa. Es un período corto. Estamos contentos. Hemos visto que hay necesidad, demanda y que tiene sentido Fiare, si se construye bien, va a ser un bien social, aunque ya lo está siendo.

¿La crisis genera más demanda de la Banca Etica Fiare?

Sí. Hay un cierre de grifo evidente de las entidades financieras convencionales que muchas veces no está motivado porque el solicitante no sea solvente y no tenga avales, garantías o un bien para hipotecar no; viene motivado porque el solicitante es una ONG o una asociación. Pero simplemente por eso se cierra grifo o no se renuevan créditos. Buena parte nuestras operaciones están realizadas en condiciones que la mayoría de los bancos no admitirían. No todas, hacemos operaciones bancarias estrictas. Lo hacemos así, sin aumentar la morosidad, que en nuestro caso es casi nula.

¿El sistema financiero clásico está en crisis?

Sí. Esta crisis. Fue financiera en su génesis, después ha sido un «tsunami económico». A quienes más afecta son a quienes tienen problemas porque se han quedado en paro, son organizaciones sociales, gente con riesgo de exclusión, etc. La crisis financiera ha demostrado debilidades del sistema muy evidentes. Por ejemplo, el crecimiento desmedido de las actividades especulativas y, por lo tanto, el alejamiento de la intermediación del bien social, que en el sector bancario significa conectar ahorro y préstamo. Pero en cuanto empiezas a utilizar el dinero como mercancía inicias una carrera hacia el riesgo, porque su bien social es muy difícil de mantener. Ha demostrado, no por primera vez, que tiene pies de barro, que en la medida de que puede estar basada en el incremento imparable del mercado inmobiliario se puede sostener, pero si pincha la burbuja como antes lo hicieron las `telecos' y otras, se acabó. Ese ese sistema requiere revisión.

¿Fiare qué puede hacer?

Es cierto que sobre esto siempre hay dos niveles. Requiere revisión a escala macro, pero Fiare no toca esa escala. Plantear hoy una alternativa formal y completa al sistema capitalista y neoliberal creo que es difícil. Pero es pertinente rescatar el protagonismo de la ciudadanía en las cuestiones económicas. Es necesario activar palancas de transformación, de gérmenes, de alternativas que vayan creciendo hasta donde sea, parece una exigencia de justicia en estos tiempos. Ahí estamos nosotros.

¿Qué objetivos se marca Fiare para 2010?

Es condición imprescindible para garantizar una buena banca ética crear una buena herramienta financiera que ofrezca productos y servicios, pero construyéndola al mismo tiempo que la red social, que es dueña del proyecto que es capaz de mantenerlo y seguir adelante. Hay un tercer elemento que para que se siga generando producción cultural, sensibilización, cambio de valores, se debe alimentar con esta leña esa base social, porque trabajar a contracorriente desgasta. Después de crear redes de organizaciones más territoriales, tenemos que actuar en 2010 hacia abajo creando grupos de implantación local, personas y colectivos que a nivel de pueblo desarrollen esa labor, que mantienen vivo el producto y generan interacción con la herramienta financiera, para captación de proyectos. En Gipuzkoa están funcionando ya.

¿Estar pegados al terreno?

Así es. Se trata de conseguir una intermediación financiera al servicio de la Justicia. Eso lo puede decir cualquiera. Para empezar hay que tener voluntad y hay que saber cuáles son los retos de la Justicia. El estar pegado a la calle te da esas claves diferenciales. Si no es así, podemos caer en la cantidad de barbaridades que se hacen con la intervención microfinanciera en el Sur, que se hace por grandes organizaciones europeas, y por la UE, que envían fondos sin saber cómo gestionar, sin empoderar a las contrapartes. Fiare no quiere hacer así, necesitamos grupos locales que nos digan que ese crédito hay que darlo, porque lo saben ellos, porque están al pie de calle.

¿La ficha bancaria como está?

En 2010 tendremos que tomar la decisión de si nos fusionamos con bases sociales similares, aliadas, con la italiana Banca Popolare Etica, con la la que caminamos juntos desde el inicio del proyecto, y La Nef francesa. Entre las tres analizamos la posibilidad de constituir un proyecto cooperativo europeo de banca ética implantado en esos tres estados, inicialmente. La decisión de fusionarnos o no la tomaríamos en 201o y la ejecutaríamos a inicios de 2011, antes de lo previsto en los planes.

¿Qué supondría esa alianza?

Conduciría a la apertura de oficinas en el Estado español y a que nos dotásemos de productos como cuentas corrientes, banca internet, tarjetas de créditos y cosas por el estilo. 2010 será muy importante, cerraremos las condiciones básicas de sostebibilidad del proyecto y si avanzamos a una cooperativa de crédito a nivel europeo o estatal. la línea que más trabajamos ahora es la integración europea. Es una foto que de partida permitiría en 2011 una cooperativa con 80.000 socios con los tres socios y más de 1.000 millones euros de depósitos. .

¿2010 será problemático?

Sí. Con la crisis ocurre algo doloroso, ya que procesos de inserción social que se han costado sangre sudor y lágrimas no es que se paren, sino que retroceden dos o tres años. Cuando los titulares de la prensa digan que se ha salido de la cris, habrá gente que se ha quedado dos o tres años atrás y tiene que empezar otra vez. Va a ocurrir. Organizaciones frágiles y personas que han estado en paro las veremos que se han ido a la cola del desastre. Ocurrirá en 2010.

«El capitalismo ha fracasado y es injusto»

¿Qué piensa cuando entre sus objetivos se encuentra reunir dos millones de capital social, cantidad que cualquier caja o banco la obtiene cada día?

No hay que confundir el volumen con la densidad, porque son dos variables distintas. Procesos como el nuestro van creciendo por decisiones de muchos ciudadanos, organizaciones, que son actuaciones a contracorriente del modelo actual. El proceso es lento, pero es más sólido y crece con más fortaleza. Es cierto que el mercado nos empuja al consumo, a decidir sin pensar. Si como ciudadanos estamos en manos de quienes controlan el consumo, estamos en manos de aparatajes que de una u otra maneras nos anulan como persona. Proponer alternativas que te solicitan que nades a contracorriente es muy bueno, pero cansa un motón.

¿Y que los gobiernos apoyen directamente a bancos y cajas con recursos económicos?

Varias cosas. La primera es que nos cuelan con demasiada facilidad razonamientos de índole consecuencial basados en el utilitarismo y que tienen más agujeros que un colador. Las asociaciones sobre las que se construye Fiare estamos acostumbrados a tener contactos con la Administración para proponerles convenios de colaboración, pero te ponen una cantidad de condiciones enormes. Sin embargo, un par de eslóganes en la televisión dichos por un responsable de un banco indicando que hay que salvar esta entidad porque es demasiado grande para quebrar, porque si así ocurre la gente se va a la calle y disminuye el consumo, conectan causa y efecto lo que justifica que aflore dinero que no había antes para terminar con el hambre en el mundo y contra la pobreza, objetivos de Desarrollo del Milenio, por ejemplo. No hay procesos de toma de decisiones basados en la búsqueda del bien común y de la justicia social, sino del más fuerte.

¿Ha fracasado el modelo neoliberal capitalista?

Sí. Es injusto. Ha dado fortunas a unos pocos que no tienen tiempo ni de gastárselas. Y al mismo tiempo seres humanos están muriendo de hambre y, lo que es peor, un niño cada tres segundos. Genera desigualdad. Es obsceno.

Pequeño catecismo para la clase baja – August Strindberg


SRA. CASTRO
Solodelibros




Capitán Swing Libros reúne en Pequeño catecismo para la clase baja, el texto así titulado junto con varios otros que recogen las ideas que el escritor sueco August Strindberg albergaba respecto a algunos de los temas más candentes de su época, como la lucha de clases o la cuestión femenina.

Lúcido e irreverente, Strindberg se muestra además en estos textos como un observador implacable, iconoclasta, sin pelos en la lengua y dispuesto a hacer oír su voz sin prestar atención a las consecuencias, e incluso vanagloriándose de ellas. Strindberg se jacta en algunos de estos textos —que abarcan un periodo de treinta años, aproximadamente desde 1880 a 1910—, de haberse visto obligado a auto exiliarse como consecuencia del clima contrario a su obra y su persona que respiraba en su país, o haberse visto ninguneado como autor por algunos intelectuales suecos.

Entre los escritos que recoge Pequeño catecismo para la clase baja se encuentran un texto que habla sobre lo que entonces se conocía como la cuestión femenina: el prólogo que preparó para su polémica colección de narraciones cortas dedicadas al matrimonio, publicada bajo el título de Giftas (Casarse). Strindberg fue un terrible misógino, pero no hay que perder de vista que su misoginia era fruto de varias experiencias sentimentales desastrosas. De modo que, más que en contra de la mujer, el autor se mostraba en contra del matrimonio.

Más concretamente, Strindberg era contrario al matrimonio burgués, en el que veía una condena para el hombre, obligado a trabajar y servir a una mujer de por vida. Por ello, era partidario de la educación o el sufragio femenino, es decir, de todo aquello que significara mayor igualdad entre sexos; lo que redundaría en una nueva clase de matrimonio, el cual la mujer no viera como un negocio, ni el hombre como una servidumbre.

En contra de la servidumbre se muestra también en los textos dedicados a la lucha de clase, como el que da título a esta recopilación, pero también Barrizal otoñal o Si la clase baja supiese. En estos textos defiende la existencia de una clase productiva, entendida como la que produce cosas necesarias, dotadas del valor que les confiere su utilidad; la cual vive sojuzgada por la clase improductiva, aquella formada por quienes no sólo no crea nada empíricamente útil, sino que explota a la clase productiva.

Para Strindberg la clase improductiva somete a la productiva gracias a la moral, la religión y las leyes, que el autor juzga como ardides inventados para mantener el statu quo por quienes ponen las reglas del juego deseando mantener ventaja, es decir, no perder los privilegios que se han arrogado.

Puede que Strindberg sea excesivo, su carácter rebelde roza en ocasiones lo destructivo. Pero su franqueza sin ambages dota a sus escritos de una fuerza demoledora, que puede resultar incómoda, pero es sobre todo genuina y hasta necesaria. Strindberg apuntaba a los males de su época, resaltándolos, en ocasiones incluso deformándolos bajo la lupa de aumento de su propia opinión. Y si alguna vez peca de jactancioso, casi siempre sorprende por la honradez y valentía con las que juzgó su tiempo.