Joe Strummer, vida y muerte de un cantante


XAVIER VALIÑO
Ultrasónica




A finales de los años 70, y a lo largo de la década de los 80, The Clash revolucionó el rock & roll y cambió las actitudes de los jóvenes para siempre. The Clash perdura como icono, no solo por su música, sino también como un grupo que representaba algo más que el simple éxito comercial. En un mundo en el que faltan personajes culturales inspiradores, la historia de Joe Strummer es una aventura épica.

Detrás de todo este legado estaba el líder de The Clash, el recientemente desaparecido Joe Strummer, el compositor, la dinamo humano del rock & roll, que aún a día de hoy continua cambiando las actitudes de muchas personas en todo el mundo con una intensidad profética.

Prácticamente por sí mismo, sin ayuda de nadie, Joe Strummer logró traspasar fronteras y conectar, de una manera directa y sincera, con su audiencia. Consiguió establecer una relación personal con millones de personas, superando todas las divisiones geográficas y sociales.

La música de Joe bebía del rock, el folk, el reggae, la cumbia, el bhangra, la música cubana, la música de todo el mundo, a través de la cual se cuestionaba, celebraba y abrazaba todo. Fue esta capacidad suya de entender, destilar y reflexionar sobre diversas temáticas lo que daba a sus letras ese poder universal y, al mismo tiempo, personal. Joe también tenía ideas muy firmes, pero se destilaban en un mar de contradicciones, imprescindibles para lograr entenderle, que abarcaban temas tan dispares como sus modales impecables o su desconfianza instintiva hacia cualquier tipo de jerarquía social.

Gracias a un acceso único y autorizado a los archivos personales de Strummer y a grabaciones increíbles, nunca antes vistas, Julian Temple ha filmado Joe Strummer: The Future Is Unwritten (Joe Strummer: Vida y muerte de un cantante) en el que profundiza en todos los mitos y leyendas que circulan en torno a The Clash y el punk en general, para situar a Joe Strummer en un contexto cultural más amplio.

El film se centra en los camerinos de la gira London Calling (1998 a 2002) de Joe Strummer, que llegó a 40 millones de oyentes de la BBC, y en las hogueras legendarias de Strummerville, a las que el propio Strummer describió como “más importante que toda la música que he escrito”. En él, Joe y sus seres más allegados nos acompañan durante toda la película. Reflejado en las llamas parpadeantes del fuego y la profundidad e intensidad de la banda sonora elegida, la película nos acerca a los lugares y a la gente necesarios para conocerle y entenderle mejor.

En la película, Julian Temple, el primero que apoyó a The Clash desde sus comienzos en 1976, y que años después se transformaría en gran amigo de Strummer, refleja en repetidas ocasiones la importancia de sus letras, extrañamente proféticas, ya que muchas de ellas hablan sobre acontecimientos de la actualidad tales como la guerra en Irak y las consecuencias del calentamiento global.

También vemos al hombre por primera vez, no simplemente a Joe el solista o compositor de The Clash. Tenemos acceso al Joe actor, el director, el pensador, el poeta. Animado e ilustrado gracias a objetos pertenecientes a su legado, que incluye viñetas, dibujos, notas y los objetos que guardaba en las bolsas de plástico que siempre llevaba consigo, todo esto nos permite conocer al verdadero Joe Strummer, a través de sus cosas, su arte, sus experiencias, y sus decisiones. Un hombre al que no afectó la fama, un hombre capaz de cambiar muchas vidas simplemente por su creencia en la gente. Un hombre que insistía en seguir adelante a cualquier precio, aunque eso significase la destrucción, en repetidas ocasiones, de su propio pasado…

Joe Strummer: The Future Is Unwritten cuenta la historia de una vida y la manera en que se vivió. Un mosaico rasgado, crudo y cortado de imágenes icónicas y de grabaciones encontradas, noticias, películas, anuncios de televisión y películas caseras; todo el material que aquí aparece dispone de un sello de autenticidad, la esencia pura de un tiempo y un lugar.

Citando al propio Strummer, se trata de ‘combustión espontánea’ en la pantalla, donde ideas, pistas y homenajes se mueven rápidamente por la narración, combinándose unas con otras, aportando así la mayor luz posible a las diferentes dimensiones de Joe.

Las hogueras

Para Joe Strummer, la idea de una campfire (una hoguera) era una reunión tranquila de gente en torno a las crecientes llamas mientras la noche avanza. La hoguera era vista como el crisol, la piedra del saber, el Santo Grial; el foro idóneo para intercambiar ideas y opiniones. Un lugar en constante evolución.

La primera hoguera se celebró en el Festival de Glastonbury, donde se mencionó por primera vez la palabra Strummerville. Joe se dedicó a viajar con sus hogueras y su círculo de amistades por todo el mundo para terminar volviendo a Somerset, donde actualmente hay un círculo de piedras para conmemorar sus hogueras

Reflejados en el fuego en Joe Strummer: The Future is Unwritten podemos ver a un gran número de los amigos más íntimos y familiares de Joe. Entre ellos aparece su amigo de la infancia, Dick Evans, con quien fue a la escuela, y sus primos Ian y Alasdair Gillies, artistas, amigos y músicos de sus años de formación. La película nos muestra a sus dos mujeres -Gaby y Lucinda-, a los antiguos y nuevos miembros de The Clash, a actores, músicos, artistas y a otras personas menos famosas, pero que también ocuparon un lugar destacado en su vida.

El compromiso Danone



MÓNICA VARGAS Y VICENTE BOIX
noetmengiselmon.org





¿Sembrando vida o recolectando euros?

Danone, una multinacional con ventas por 14.000 millones de euros anuales [1], aportará 550.000 euros en tres años [2] a JSV, o sea, 183.000 al año, lo que representa un 0,0013% de sus ventas. En el mundo de la cooperación al desarrollo, un proyecto de 183.000 euros es un proyecto diminuto, que en este caso ha sido engrandecido a través de una campaña publicitaria que con toda seguridad resultará mucho más cara que su aportación a JSV, ya que sólo en 2006, Danone gastó 1000 millones de euros en publicidad [3] en todo el mundo, 80 de ellos en España. Hay otra forma de valorar el esfuerzo económico que supone para Danone este proyecto solidario. Nos hemos tomado la molestia de hacer unos cuantos cálculos a partir de los 3 céntimos aproximados que gana por cada yogur, natilla, etc. ¿Saben ustedes cuánto tarda Danone en obtener el dinero necesario para financiar los 183.000 euros?... Pues requerirá vender 6 millones de unidades, lo que logrará en las próximas ¡¡14 horas!! Visto desde otra perspectiva, Danone rentabilizará la inversión humanitaria si incrementa sus ventas un 0,6% en los tres meses de duración de su campaña. [4] Y seguro que lo hará en mucho más, a pesar de la crisis por la que pasan las familias españolas. En Navidad lo dimos todo.

Danone opera en los países empobrecidos, donde como sabemos es fundamental apoyar a los pequeños agricultores. No obstante sus negocios se orientan a comprar la leche necesaria para sus productos a las macrogranjas de sociedades y magnates. La mejor manera de acabar con la agricultura y ganadería familiar, como se viene haciendo en España.

En el ámbito ecológico destacar que el costo energético y ambiental de sus actividades es brutal. En Arabia Saudí es socio de la mayor granja del mundo, donde sus decenas de miles de vacas comen en un solo día la harina de más semillas que las destinadas a los proyectos de África. Granja intensiva al límite, donde una vaca, sin ver nunca el pasto, vive la mitad del tiempo que otra en Galicia, a pesar de ser duchadas a diario con la escasa agua de estos países. Sólo en las distintas fases en el campo y la granja, se requieren decenas de litros de agua por cada futuro yogur. Además Danone proyecta amplias granjas intensivas en países del sur, que requerirán mucha más tierra y semillas para alimentar a las vacas, que las que se podrían destinar para alimentar a humanos en decenas de campañas JSV. En España, Danone no ha garantizado la ausencia de ingredientes transgénicos en los productos de alimentación infantil Nutricia, Milupa, Dumex, Mellin, Cow&Gate y Blédina. En México tampoco ha negado su presencia en varios productos lácteos, según investigaciones de Greenpeace [5]. Que el jurado del premio “Mejor Empresa Alimentaria Española” (organizado por el MAPA), concediera a Danone en 2006 el premio en la modalidad de medio ambiente, es sólo una muestra más de la ceguera y torpeza que reina en el ministerio desde donde se permite la extinción de cientos de miles de agricultores y ganaderos [6].

En América Latina tiene negocios en México, Brasil, Chile, Uruguay, Argentina y recientemente penetró en Colombia a la que ve como puerta de entrada hacia otras naciones como Ecuador, Perú y Bolivia. En Uruguay adquirió -con la brasileña AmBev- la empresa de agua embotellada Salus, produciéndose poco después numerosos despidos [7]. En Brasil obtuvo la Companhia Campineira de Alimentos y dos años después se había reducido la plantilla un 30% [8]. En agosto de 2007, la planta de Danone en Longchamps (Argentina), tuvo que ser temporalmente clausurada debido a los problemas en los acumuladores de amoniaco que situaban en riesgo a empleados y vecinos [9]. En dicho continente, Danone ha invertido mucho capital para acaparar (junto a Nestle, Coca Cola y Pepsi Cola), un recurso tan vital como es el agua. Numerosas organizaciones sociales han criticado duramente su privatización porque en algunos casos se puede anteponer el negocio a las necesidades básicas de la población [10].

Publicidad Danone: El fin justifica los medios

A Danone se le atribuye la violación en numerosas ocasiones del “Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna” [11], que fue aprobado en 1981 por la Organización Mundial de la Salud, para proteger la lactancia materna y garantizar una comercialización adecuada de los sustitutos de la leche materna, biberones, etc. El Código tiene disposiciones en materia de publicidad y etiquetado, que Danone habría violado según la Red Mundial de Grupos pro Alimentación Infantil (IBFAN por sus siglas en inglés). Esta organización trabaja por la reducción de la mortalidad infantil a través de la promoción de la lactancia materna y las prácticas óptimas de alimentación infantil [12].

En 2003, el British Medical Journal reportó que más de 20 productos sucedáneos de la leche materna elaborados por Danone y comercializados en Togo y Burkina Faso, violaban las disposiciones sobre etiquetado del Código. IBFAN reveló varios casos más en diversos países del mundo donde el Código se había quebrantado. Textos enfocados a comparar la leche materna con sus sucedáneos y recomendaciones de ciertos productos a bebés de menos de 6 meses. Incluso IBFAN ha denunciado publicidad tendenciosa y compuesta con mensajes hábilmente hilvanados que subliminalmente desprestigiaban la lactancia materna [13]. Si grave es cualquier violación del Código, lo es más aún cuando se intentan publicitar sucedáneos de la leche materna que habrá que comprar, en países donde las mujeres tienen pocos recursos económicos o donde el agua es escasa o de baja calidad.

Estos casos de publicidad confusa no son aislados. En España, en el año 2004, la organización de consumidores FACUA denunció que Font Vella -el agua del grupo Danone- no procedía del manantial del mismo nombre [14]. En septiembre de 2008, esta organización solicitó a Danone la retirada de su publicidad de natillas al considerarla “engañosa”. El anuncio argumentaba que dos natillas tenían el mismo porcentaje de grasas que un vaso de leche, pero prescindió de otras comparaciones como que “…las dos natillas aportan hasta el cuádruple de hidratos de carbono y casi el doble de calorías.” [15]

Regresando a JSV, hay una peculiaridad que merece ser comentada. El contacto en la web del proyecto no remite a nadie de Danone y sólo a un miembro de Cruz Roja. Sin embargo se indican dos correos electrónicos que pertenecen a dos personas de la multinacional de relaciones públicas Weber Sandwick (WS), lo que hace pensar que JSV podría estar total o parcialmente organizada o gestionada por esta compañía. Según el Observatorio Europeo de las Corporaciones, WS es una de las cinco mayores firmas que actúan como lobby en Bruselas y que son contratadas para presionar a los funcionarios de la UE y asesorar a sus clientes [16].

WS ya ha sido señalada anteriormente de difundir y orquestar una campaña publicitaria de carácter humanitario para lograr beneficios económicos a un cliente. En el año 2006 hubo cierta controversia en Reino Unido con una iniciativa denominada “Cancer United”, que demandaba la igualdad en el acceso a los nuevos tratamientos contra el cáncer. Según manifestaron varios especialistas, la campaña estaba financiada por la farmacéutica Roche, publicitada por WS y en la secretaría de la misma no había ninguna organización sin ánimo de lucro sino la propia WS. En declaraciones al rotativo “The Guardian”, Michael Coleman, especialista de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, dijo que “Los gobiernos se verán presionados para que aumenten sus presupuestos destinados a los fármacos contra el cáncer con el argumento totalmente espurio de que así se logrará mejorar el índice de supervivencia de los pacientes” . [17] WS mantiene negocios con otras empresas farmacéuticas y biotecnológicas como sanofi-aventis, Bristol-Myers Celgene, Merck Laboratories, Pfizer, CSL Biotherapies, Eli Lilly o Genentech. [18] Algunas de estas transnacionales, junto a otros clientes de WS como McDonald’s o Unilever, han sido amplia y duramente criticadas por muchas organizaciones sociales debido a sus impactos y actuaciones en diferentes ámbitos.

Cuando la solidaridad se transforma en el opio del pueblo

Por regla general, las conciencias “primermundistas” viven perturbadas ante las penurias que sufren los más desfavorecidos. La gran mayoría reconoce que el mundo es injusto y cruel, pero pocos, muy pocos, son los que en mayor o menor medida adquieren un compromiso político, adecuan sus hábitos de consumo y se integran en el activismo social. La gran mayoría, desde la comodidad socialmente creada e institucionalizada, piensa que el mundo no se puede cambiar y muy pocos estarían dispuestos a hacerlo suponiendo que esto conllevara una merma en su nivel de vida. La contradicción salta a la vista: el mundo está podrido, la gente tiene remordimientos pero a la vez, casi nadie está dispuesto a hacer nada.

En este escenario y dentro del mercado solidario, han triunfado las acciones y organizaciones florero, es decir, aquellas que están vacías de cualquier contenido que fomente el espíritu crítico, el compromiso y la lucha por el cambio. Su único eje de actuación es la caridad y el asistencialismo. Mucha gente pensará que es suficiente, que con eso ya se logra un impacto positivo, pero ¿De qué sirven sino se logra mejorar el contexto en el que viven las poblaciones beneficiadas? Ante la crisis de los precios de los alimentos de principios de 2008, que dejó a 100 millones de hambrientos más ¿qué es más lógico? ¿zampar yogures o trabajar por cambiar las causas políticas y comerciales que originaron la crisis?

Mediante campañas publicitarias agresivas hacen creer que apadrinando un niño, pagando una cuota de socio o en este caso, comiendo un yogur, el mundo va a cambiar. Saben cómo manipular el corazoncito de las personas que buscan sosiego espiritual ante la sinrazón y la pobreza. A cambio de dinero, te proporcionan la dosis de valeriana solidaria que relajará la conciencia sin sugerir nada más. De esta manera fomentan la pasividad, adormecen a las masas y perpetúan el sistema y la injusticia. ¿Para qué la lucha y el compromiso, si comiendo un yogur voy a cambiar el mundo aun cuando sé que eso no es así? Porque lo sé ¿verdad?

En el mundo hay miles de agrupaciones sociales que trabajan encomiablemente. Con ellas y desde la utopía por un mundo mejor, la solidaridad se transforma en la ternura de los pueblos. Es obsceno que una empresa poco solidaria utilice la solidaridad. Las ONG’s no deberían callarse. De la misma manera, sería interesante que las organizaciones de consumidores analizaran si es ético que este tipo de empresas financien este tipo de campañas, que de una manera calibrada hurgan en las desgracias de los pobres y en la sensibilidad del consumidor.


Notas

[1] www.rel-uita.org/sectores/lacteos/danone-chile.htm
[2]
www.juntossembramosvida.com/noticiax_detalle.html
[3]http://consint.live.poptech.coop/shared_asp_files/GFSR.asp?NodeID=97490
[4] Danone venderá cerca de 1000 millones de yogures, natillas, etc. en los próximos tres meses.
Requiere 6 millones de estos productos para recuperar la inversión en semillas. Esto es un 0,6% de sus ventas.
[5] www.greenpeace.org/raw/content/espana/reports/gu-a-roja-y-verde.pdf
www.greenpeace.org/raw/content/mexico/prensa/reports/copy-of-gu-a-roja-y-verde-de-a.pdf
[6]www.mapa.es/alimentacion/pags/premios/mejor_empresa/dossier_prensa06.pdf
[7] www.rel-uita.org/old/separatas/planetagua/aguas.htm
[8] www.rel-uita.org/old/conflictividad/2002.htm
[9] www.rel-uita.org/companias/danone/cierran_por_contaminacion.htm
[10]www.sinaltrainal.org/index.php?option=com_content&task=view&id=6&Itemid=33
[11]www.ibfan-alc.org/nuestro_trabajo/archivo/codigo/codigo_internacional_1981.pdf
[12] www.ibfan.org/site2005/Pages/index2.php?iui=2
[13] www.ibfan.org/site2005/abm/paginas/articles/arch_art/302-5.pdf
www.ibfan.org/site2005/abm/paginas/articles/arch_art/302-5.pdf]
[14] www.facua.org/es/noticia.php?Id=1333&IdAmbito=22
[15] www.facua.org/es/noticia.php?Id=3413&IdAmbito=22
[16] www.corporateeurope.org/docs/lobbycracy/lobbyplanet.pdf
[17]
www.elmundosalud.elmundo.es/elmundosalud/2006/10/23/oncologia/
WeberShandwickAnnouncesRevitalisedHealthcareFocus

Toni Romano, Marlowe de Malasaña

Ediciones B reedita algunos títulos míticos con el detective creado por Juan Madrid


ÁLVARO CORTINA
El Mundo




En las novelas negras se presupone que la noche es un incendio donde tintinean los hielos de las copas, donde se extiende líricamente el humo. Pesa sobre los ciudadanos de este género un fraude que es mordaza, secreto urgente, mudo resorte disfrazado entre el disoluto barullo urbano.

Detrás de los factores humanos de la incógnita (pasiones y astucias) está la coartada del poder, que asume la metáfora de lo subterráneo, de la cloaca como reino de los títeres. Aquí está la vocacional directriz social de esta novelística popular, que finalmente se importó a España.

El sabueso, el Bogart a la española, tomó forma y saga cuando el país se iba liberando de su folclore de revista y podía prepararse para ser un poco Chicago. Aún así hay gente que no le gusta el intento, como a muchos no les gusta el rock cantado en español. Pepe Carvalho, de Vázquez Montalbán, Ricardo Méndez de González Ledesma y Toni Romano, de Juan Madrid son las más prestigiosas contribuciones a la reinvención patria.

Recientemente le honra Ediciones B (a través del sello Z) a Juan Madrid con la renovada salida (en diseño renovado de la mítica colección Novela Negra) de parte de su saga (revisada por el autor) de Toni Romano. Y al mismo tiempo que reedita al gran James Ellroy, como vindicando a los de aquí junto a los gigantes.

De los siete títulos de Romano se pueden encontrar 'Un beso de amigo', la primera incursión del autor en la ficción, 'Las apariencias no engañan' y 'Regalo de la casa'.

Deudor de Marlowe

Romano, deudor (y remedo) de Marlowe, cuenta en 'Un beso de amigo' sus andanzas de detective ex policía y ex boxeador. Nada tiene del 'gourmet' Carvalho. Madrileño de puño suelto y careto coriáceo que pulula con las manos en los bolsillos y algunas inquisiciones en la punta de la lengua. Animal tabernario, fuma, bebe y es feo. Es Romano el príncipe de Malasaña, rastrea de la Plaza de Santa Ana al Dos de Mayo, de Libertad a Montera.

Los símiles son, por supuesto (como es tradición entre detectives), la retórica predilecta de Romano: "Se abrió un espacio entre la gente de la misma forma que un cuchillo caliente corta la mantequilla", dice del que se aproxima; si se pone moral: "Más oscuro que las intenciones de Millán Astray en el monte gurugú". Y, cómo no, están los sarcasmos fáciles al barman de turno: "Échale todo lo que esté incluido en el precio. Acuérdate de la carne".

Es el año 80, y ciertos grupos fachas pegan a los progres con nocturnidad y alevosía a cambio de un dinero que le viene de fuentes interesadas (y veladas). Y hay un desaparecido a quien busca su mujer (aquí entra el protagonista). Hay también, por supuesto, mujeres inasequibles, macarras turbios, amigos turbios (¡ambigüedad, siempre ambigüedad!), amigos muertos y un cliente que o calla cosas o miente lo que no calla.

"Nadie sabe de dónde vienen y hasta sus nombres y apodos son inciertos. Aparecen durante la noche y semejantes a sombras viven en las calles que delimitan extraños mundos que son tan fijos como sus caras o cuerpos. Nadie las ve durante el día, como si la luz les hiciera daño".

Aspectos económicos del ataque

SHIR HERVER
Alternative Information Center




En este artículo, traducido al castellano por Rebelion.org, el autor hace un análisis de los beneficios económicos que Israel obtienen del bloqueo al que tiene sometido a Gaza y del modo en que sus fronteras exigen tasas aduaneras a la ayuda humanitaria internacional enviada para tratar de socorrer a los damnificados por su propia política.


Guerra irracional? Mientras el bombardeo masivo de la Franja de Gaza prosigue por segunda semana, los observadores pueden maravillarse ante la corta memoria de Israel y lo poco que los dirigentes israelíes han aprendido de la guerra de 2006 contra Hezbollah en el Líbano.

Desconcertados testigos especulan sobre cuál pueda ser la razón de la destrucción masiva que Israel causa en Gaza y de la muerte y sufrimiento que provoca. Ciertamente, no se trata de que las autoridades israelíes simplemente sean sádicas. Pero, ¿qué fin podrían conseguir estos ataques?

Desde una perspectiva militar el ataque tiene poco sentido, ya que incluso los mandos militares israelíes reconocen que es poco probable que con él se ponga fin a los disparos de cohetes contra Israel. Sin embargo, los dirigentes militares israelíes apoyan el ataque, porque de lo contrario serían tachados de poco profesionales y de cobardes. Además, la cúpula castrense israelí sale beneficiada de las operaciones militares masivas aunque no tengan éxito en conseguir objetivos a largo plazo, pues la victoria inmediata ayuda a aumentar el prestigio de los comandantes y les allana el camino para que puedan emprender la carrera política una vez concluida la militar.

Desde un punto de vista político las posibilidades de que el ataque israelí consiga derrocar a Hamas son escasas; incluso si los israelíes consiguieran eliminar mediante la violencia a la dirigencia de Hamas es poco probable que la población palestina de Gaza, así como la de Cisjordania, vuelva a apoyar a Fatah, pero sí que busque un liderazgo más radical comprometido con la lucha contra la ocupación israelí. Sin embargo, los ataques cuentan con el apoyo de la mayoría de la opinión pública judía israelí, que declara abiertamente su lealtad a sus líderes, persuadida de que si los «expertos» apoyan la operación entonces ésta debe de estar justificada. Ahora bien, desde una perspectiva económica, la situación es más complicada e interesante. Los medios de comunicación israelíes se han dedicado a difundir la especie, al día de hoy creída por la mayoría del público judío israelí, de que Israel ha estado enviando ayuda humanitaria a la Franja de Gaza. Utilizando una gran variedad de titulares de prensa tales como «Israel permitirá la entrada a Gaza a más camiones», los medios de comunicación han ayudado a ocultar el hecho de que los camiones los pagan las Naciones Unidas y los donantes internacionales, que Israel no concede ninguna ayuda a Gaza y que lo que en realidad ocurre es que Israel obtiene beneficios de esa ayuda.

Israel obtiene beneficios del cerco de Gaza. La continuada ocupación israelí de la Franja de Gaza no sigue ya el clásico esquema colonial. La mano de obra y los recursos palestinos ya no son explotados por empresas israelíes, lo cual no significa sin embargo que la explotación del pueblo palestino por parte de Israel haya terminado.

Israel encontró una forma de explotar a los palestinos cobrando un peaje a los esfuerzos de ayuda humanitaria con destino a Gaza (también a Cisjordania, pero de momento nos concentraremos solamente en al caso gazatí). La población de Gaza es la población del mundo que más depende de la ayuda humanitaria. Sin posibilidad de exportar e importar materias primas, sin la infraestructura necesaria para el desarrollo de la industria local, la Franja de Gaza es incapaz de generar suficientes ingresos a nivel local para sostener a su población y debe depender de la ayuda. El asedio israelí crea así las condiciones necesarias para el envío de ingentes cantidades de ayuda a Gaza.

Esta ayuda debe pasar a través de puertos y aeropuertos israelíes, donde las tasas de aduana(*) y las tarifas de almacenamiento y transporte acaban engordando las arcas de empresas israelíes. Las limitaciones impuestas por Israel al número de camiones autorizados a entrar en Gaza y los prolongados registros y controles por los que deben pasar las mercancías hacen que los costes de transporte y almacenamiento aumenten exponencialmente.

Gran parte de la ayuda llega en forma de productos (alimentos, piensos, gasolina, gas de cocina, medicamentos, etc) que proceden de empresas israelíes. De ese modo, estas empresas han sido capaces de encontrar un mercado cautivo en Gaza, cobrar por adelantado (puesto que los cheques de bancos de la Franja de Gaza no son aceptados en Israel) y aumentar sus ventas.

Lo que es más importante, esta ayuda se financia con moneda extranjera (principalmente euros), pero los productos proceden de empresas israelíes a las que hay que pagar en moneda israelí. El resultado es que ingentes cantidades de moneda extranjera se convierten en el Banco Central de Israel en shekels israelíes con el fin de financiar la ayuda, y el Banco Central de Israel consigue quedarse con la moneda extranjera.

En efecto, el asedio israelí de Gaza ha transformado la industria de la ayuda en una de las más grandes exportaciones israelíes: empresas que normalmente proporcionarían servicios domésticos se han convertido en fuente de divisas extranjeras, lo que contribuye a fortalecimiento general de la economía israelí y ha permitido eliminar el déficit de la balanza comercial israelí casi en su totalidad.

Los túneles y la guerra El partido Hamas en Gaza supo poner algunas piedras en el engranaje de la maquinaria israelí de explotación. Cuando derribó la valla de Rafah a principios de 2008 y, posteriormente, al importar mercancías procedentes de Egipto a través de túneles subterráneos a fin de complementar la dieta de los asediados gazatíes, Hamas ha sido capaz de pasar de contrabando mercancías a la Franja de Gaza sin pagar aduanas a Israel. Las mercancías, que son adquiridas a comerciantes egipcios, se han convertido en un canal extraoficial de importación de bienes al espacio aduanero controlado por Israel, un canal por el que a Israel se escapan las divisas (ya que los gazatíes pagan a los comerciantes egipcios utilizando moneda israelí, que luego cambian por moneda extranjera del Banco Central de Israel). De hecho, la fuente de estos shekels utilizados por los palestinos gazatíes para importar productos era en su mayor parte la comunidad internacional. Esto se debe a que los funcionarios de la Autoridad Palestina siguieron recibiendo sus sueldos de la cuenta bancaria de la Autoridad Palestina en Ramallah, un presupuesto financiado en gran medida por la comunidad internacional. Gaza ha estado socavando el sistema israelí de succión de los beneficios procedentes de la ayuda internacional al transformar el dinero de la ayuda en bienes de consumo libres de impuestos. Dado que Hamas no pagaba aduanas a Israel, la fuga de shekels afectó a la economía israelí más de lo que habría podido pensarse en función del (pequeño) volumen de las importaciones. La amenaza de que esta tendencia se convirtiera en permanente, y tal vez de que pudiera ampliarse a otras áreas de Cisjordania, ha causado una honda preocupación a los altos funcionarios del Banco Central de Israel. Eso podría explicar parcialmente por qué las élites económicas de Israel se han abstenido de criticar el ataque israelí contra Gaza, a pesar del daño económico que causa a la economía israelí.

Eventualmente, sin embargo, el bombardeo de Gaza, e incluso su invasión, podrá restringir el comercio a través de los túneles y reafirmar el control israelí sobre las fronteras económicas, pero no anular la carga económica que la ocupación supone para Israel, y la naturaleza a largo plazo insostenible de la las políticas de Israel.

(*) Israel está oficialmente obligada a transferir a la Autoridad Nacional Palestina las tasas aduaneras con las que grava los productos destinados a los Territorios Ocupados, pero raramente transfiere la totalidad de las sumas.